Polos

Menudo lío se armó con el retiro de la obra Presos políticos en la España contemporánea, del artista Santiago Sierra, en Arco, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid. Estaba integrada por 24 fotografías donde incluía a políticos catalanes encarcelados por el reciente proceso independentista en Cataluña. Las autoridades de la feria argumentaron que se retiró la pieza para evitar que un discurso politizado desviara la atención “del conjunto de la feria”, aunque el arte sea un llamado de atención en sí mismo. La feria fue inaugurada por el rey Felipe VI y la situación se dio en medio de un crispado ambiente político donde se acusa al gobierno de haber actuado de forma autoritaria ante la votación por la autonomía catalana.

Esta expresión de censura se sumó, en la misma semana, a la sentencia que se dictó al rapero Valtonyc por las letras de varias canciones subidas a YouTube. Hace un año la Audiencia Nacional Española sentenció al rapero a tres años y medio de cárcel, esta semana, la máxima autoridad española, el Tribunal Supremo la ratificó, el motivo es enaltecimiento del terrorismo.

La situación deja un mal precedente en el caso del rapero César Strawberry, vocalista del grupo Def Con Dos –que este fin de semana está en México–, sentenciado por el Tribunal Supremo a un año de cárcel por tuitear con alusiones al grupo terrorista vasco ETA. El rapero ha anunciado que irá hasta instancias europeas para apelar su sentencia que considera una ofensiva contra la libertad de expresión.

Como resultado de todo esto, el viernes se inició una campaña en redes sociales con el hashtag #EnEspañaSeCensura con el diseño de la etiqueta del Parental Advisory. Explicit Lyrics, que se pone en todos los discos para advertir de canciones fuertes, creado en los años 80 por una asociación que integraba entre otras personas, Tipper Gore, esposa del ahora famoso ambientalista Al Gore.

En tanto se desató la versión mexicana del #TimesUp con las acusaciones de Karla Souza, Sofía Niño de Rivera y Sabina Berman. Souza afirmó que fue violada por un productor y en ese contexto Televisa exhibió a Gustavo Loza y lo responsabilizó sin pruebas ni argumentos. Niño de Rivera consideró acoso de Ricardo Rocha acercamientos en una entrevista y Berman señaló a alguien que no era de acoso para obtener un papel y tuvo que disculparse. El nivel de este tema serio y doloroso, se ha quedado en el chisme, ha denotado los intereses que hay en medio de todos, mucha corrupción. Allá el pleito es en tribunales, acá en medios de intereses ajenos a la verdad. Allá, es el gobierno contra los artistas, acá todos contra todos. Hay niveles. Hagamos otra batalla intestina, estéril e insulsa. El problema de fondo que espere.

@WhoIsFranco

FV/I