Nervioso y realista

(Foto: Imago7)

Rubén Omar Romano añoraba volver a dirigir. Pasaron poco más de dos años luego de su aventura fallida con Xolos de Tijuana en el Apertura 2015 para regresar a la dirección técnica.

Y era tanto su deseo, que aceptó la oferta de un Atlas en circunstancias adversas al encontrarse en los últimos lugares de la tabla de cocientes, pero también mal diseñado para enfrentar un torneo que anticipaba tantas dificultades.

Luego de perder su segundo partido consecutivo, para un total de siete derrotas por un triunfo y un empate que lo tienen sumergido en el fondo de la tabla general y cada vez más cercano al Veracruz en la tabla de cocientes, el Atlas de Romano no da muchos signos de vida.

El actual técnico rojinegro, que asumió en sustitución de José Guadalupe Cruz a partir de la Fecha 3, cree que su plantel es reducido para tratar de alternar con variantes.

“Definitivamente es un plantel corto pero no puedo poner excusas, sabía lo que había, no depende de mí saber qué está bien o mal. Es lo que hay, lo que había y vamos a seguir trabajando”.

Admite no sentirse bien pese al coraje que mostró el equipo el viernes en circunstancias complicadas al quedarse en inferioridad numérica, tras las expulsiones de Milton Caraglio y Rafael Márquez.

“No me deja nada tranquilo. Perdemos y no me deja nada tranquilo”.

Con casi 20 años como técnico en Primera División, Romano no califica su actual etapa con el Atlas como la peor de su carrera.

“No, tengo muchos (momentos) malos, y difíciles. En todos me sobrepuse. No hay problema”.

Un tema que puntualiza el timonel argentino es que no saldrán de la mala racha a base de garra, coraje y pundonor, sino que deben apostar a tener una buena propuesta futbolística.

“Matarse es una forma de encontrarlo. Hay que ganar en otras cosas más. Trabajo, manejo de pelota, llegada, y hemos encontrado la frustración porque un punto servía por lo anímico, por el esfuerzo”.

Pero también acepta que por el momento apremiante de los Zorros no se pueden dar el lujo de ser vistosos, sino que deben ser más prácticos.

 “Lo tenemos que sacar partido a partido, ahora es el resultado, se puede sacar jugando mejor, pero lo importante es el resultado”.

“Tengo muchos (momentos) malos, y difíciles. En todos me sobrepuse. No hay problema”
Rubén Omar Romano, técnico de Atlas

FV/I