Sistema de justicia penal deja percepción impune

RECONOCIDO. El ministro y el rector de la UdeG sostienen el doctorado entregado al primero. (Foto: Especial)

El actual sistema de justicia penal sí deja la percepción de impunidad, reconoció el doctor José Ramón Cossío Díaz, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y miembro de la Academia Nacional de Medicina de México, durante su visita a Guadalajara.

“Cuando se elevan tanto los estándares para poder condenar a una persona y no se satisfacen estos, algunas personas se pueden considerar ofendidas, (y pensar) que quienes cometieron un delito no van a ser condenados porque no se hicieron las cosas necesarias para generar las capacidades de quienes ahora tienen que hacer algunos procesos nuevos, (ése) es el primer problema”, señaló.

Al igual que otras voces, el experto indicó que faltó capacitación para diversos actores encargados de aplicar la justicia: “Faltó capacitar policías, agentes del ministerio público, peritos y estamos teniendo un problema”.

El ministro estuvo ayer en Guadalajara para dictar una conferencia relacionada a cuidados paliativos, como parte de la edición 20 del Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM).

No está definida la eutanasia

Por otra parte, Cossío Díaz lamentó que en México no se ha definido la permisividad de la eutanasia, pese a que en otros países hay una abierta discusión sobre la aceptación de ésta.

“(No se ha dialogado) si debiéramos aceptar o no un proceso de eutanasia, ya sea activa, pasiva, hay varias modalidades en esto, para que las personas bajo ciertas condiciones pudieran retirarse de la vida (…) Hoy (muchas personas) no se mueren de una infección, sino de enfermedades crónico-degenerativas, son enfermedades que pueden ser muy costosas, muy dolorosas y eso está generando un problema importante”, comentó.

Y añadió: “Aún no hay nada definido sobre la eutanasia, aunque la ley general de salud dice que se pueden aplicar fármacos para mitigar el dolor, aun cuando se sepa que con esa aplicación puede disminuir el tiempo de vida. Si a una persona se le ponen un conjunto de sustancias repetidamente con esa potencia para quitar el dolor, sí puede llegar a la disminución de su vida”.

Durante la conferencia, el rector añadió que los cuidados paliativos están incluidos en la ley general de salud y precisó que estos son un conjunto de medidas que tienen que darse a las personas con una expectativa de vida no mayor a seis meses.

“(Hay que brindarles) los fármacos adecuados para disminuir el dolor, una ayuda emocional, espiritual si la requieren, y adicionalmente apoyar a sus familiares para que vivan un duelo con motivo de la pérdida inminente de su ser querido”.

Finalmente, lamentó que muchos problemas nacionales que van más allá de un proceso electoral nadie los está poniendo sobre la mesa.

“Pareciera que lo único de este proceso democrático es ver quién gana la elección, quien pierde la elección, pero no se está dando una discusión completa de muchos problemas nacionales, entre ellos cuidados paliativos o justicia penal porque estamos enredados en procesos de descalificación”.

Le entregan honoris causa

No sólo vino al Congreso Internacional Avances en Medicina (CIAM), pues la Universidad de Guadalajara (UdeG) le entregó ayer un doctorado honoris causa a José Ramón Cossío Díaz.

Al otorgarle el reconocimiento, el rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Héctor Raúl Solís Gadea, lo presentó como una de las personas que irradian luz en tiempos de oscuridad.

“En la Universidad de Guadalajara lo reconocemos con absoluta convicción, por eso, hoy se le confiere el grado de doctor honoris causa”, precisó.

El académico resaltó que Cossío Díaz es un ministro académico con un juicio crítico, es decir, con la capacidad para poner en juego una mezcla de conocimientos técnicos del derecho y la comprensión del espíritu de las leyes.

Por su parte, el rector de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, reconoció su labor como ministro: “Durante su gestión como ministro de la Suprema Corte se ha caracterizado por mantener posiciones avanzadas en materia de derechos de tercera generación”.

Tras recibir la medalla y el pergamino con el nombramiento, Cossío Díaz trazó una línea de trabajo para los próximos años, como realizar una reingeniería constitucional, tema que ha platicado con diversas autoridades universitarias para crear espacios comunes de reflexión.

“Quisiera proponer un programa que pudiéramos seguir desarrollando en los próximos años, una idea de una nueva ingeniería constitucional, o si ustedes quieren más abreviadamente, una reingeniería constitucional”, precisó.

El ministro lleva 25 libros escritos. Jessica Pilar Pérez 

"Cuando se elevan tanto los estándares para poder condenar a una persona y no se satisfacen estos, algunas personas se puede considerar ofendidas”
José Ramón Cossío Díaz, ministro de la SCJN

FV/I