El adiós de Claudia Delgadillo

Luego de 17 años de militar en el PRI, tiempo en el que fue diputada federal suplente –razón por la que ingresó al partido y dejó de litigar, según confesó al Grupo Reforma en una entrevista publicada el 17 de abril de 2017–, regidora en el Ayuntamiento de Guadalajara, secretaria de Desarrollo Social durante la alcaldía de Aristóteles Sandoval, diputada federal y local, secretaria general, primero, y posteriormente presidente del Comité Municipal tapatío, cargo que ostentaba hasta ayer, Claudia Delgadillo González decidió renunciar a las filas del Revolucionario Institucional.

En su renuncia de cuatro párrafos, dirigida al dirigente estatal Héctor Pizano Ramos, Delgadillo González argumenta que “creo que la institución a la que le he brindado tanto, al día de hoy no está a la altura de los principios que deben regir en cualquier ámbito”, sin precisar cuál es su corresponsabilidad en esto que denuncia al ser, en el momento de su renuncia, la dirigente del partido en la capital.

Sin señalar directa y concretamente al PRI –“te digo, Juan, para que entiendas, Pedro”–, Claudia Delgadillo generaliza en este documento y afirma que “algunos partidos siguen con las viejas prácticas de repartir cuotas y candidaturas únicamente a los amigos cercanos y a los compadrazgos”, considera que la opinión que debe de imperar es la de la militancia y la de la gente, por lo que “desafortunadamente esto se ha perdido y para mí es motivo de sobra para no sentirme identificada con el partido del que tanto aprendí”, no obstante que en ese momento aún era la dirigente priísta en Guadalajara y, por tanto, representante de esa militancia priísta que dice no es escuchada en ese partido que ella comandaba en la capital.

Su carta de renuncia la entregó a las “3:01” horas en la Secretaría de Organización del comité estatal y siete minutos después –a las “3:08” horas– en la oficina de la presidencia. Dos horas después, alrededor de las 17 horas, el candidato de Morena a la gubernatura, Carlos Lomelí Bolaños, subió a sus redes un video en donde acompañado de Claudia Delgadillo anunciaba su integración al partido lopezobradorista y la calificaba como “una mujer de gran talento y mucho trabajo (…), gran referente en Guadalajara”.

A su vez, Delgadillo González anunciaba en ese video que en Morena “hay gran proyecto y en ello vamos a trabajar”, lo que inmediatamente fue interpretado como que se perfila para ser la candidata a la alcaldía de Guadalajara, no obstante que Lomelí Bolaños presentó semanas atrás al empresario Ignacio Celis como su candidato a ese cargo.

Claudia Delgadillo renunció al PRI a pesar de que apenas el 8 de enero pasado afirmó: “No me voy, me quedo”, en una rueda de prensa donde acompañada de Eduardo Almaguer anunció que declinaba a la candidatura por la alcaldía porque fue invitada a ser la coordinadora de campaña de José Antonio Meade en Jalisco, aunque no estuvo presente nadie del CEN, del comité estatal o del equipo del candidato presidencial que avalara e hiciera oficial dicha designación.

Ahí mismo, Delgadillo González afirmó: “En Guadalajara no habrá lugar donde Almaguer no sea arropado por su servidora para poder ganar. La única intención que tenemos los priístas es regresarle a la gente su casa que es el Ayuntamiento de Guadalajara…”.

El 17 de abril de 2017, cuando le preguntaron en aquella entrevista con el diario Reforma si buscaría ser candidata a Guadalajara, respondió: “Ahora solamente tengo un interés: que al PRI le vaya bien en 2018, si soy o no la candidata; quien sea el candidato yo quiero que gane…”.

Esas palabras se las llevó el viento y hoy Claudia Delgadillo es ex priísta y neolopezobradorista, y se encuentra en medio de una polémica sobre si por ley puede o no ser candidata de Morena a la alcaldía.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I