INICIO > ARTE
A-  | A  | A+

Mesquida entona la poesía para Catany

Homenaje. Toni Catany, íntimo fue el título que le dio Mesquida a una serie de lecturas en torno a su obra, que fueron del recuento retrospectivo hasta una carta íntima de algo similar a la despedida. (Foto: Humberto Muñiz)

Empezó entonando una canción que retumbó en varios ecos de todo el recinto: el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara recibió la voz del poeta Biel Mesquida, quien interpretó un tema de María del Mar Bonet que él y su amigo, el difunto fotógrafo Toni Catany, cantaban cuando caminaban en la rambla de Barcelona… “o cuando yo conducía el coche para ir a comer a un restaurante sabrosísimo de un huerto de Mallorca”.

Dame la mano amor es el título de la canción catalana. “Para mí los recuerdos están atados en lugares tan diversos y peregrinos como una canción”, contó en una conferencia que dio para hablar sobre la vida y obra de quien será recordado como uno de los más importantes fotógrafos de la historia reciente de España y de Cataluña, y cuya obra se expone ahora en una muestra retrospectiva en tres de las salas del museo a propósito del encuentro con la región en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

Toni Catany, íntimo fue el título que le dio Mesquida a una serie de lecturas en torno a su obra, que fueron del recuento retrospectivo hasta una carta íntima de algo similar a la despedida, biografemas, los llamó él.

“Me gusta la cuna etimológica de las palabras, por ejemplo, busqué el significado de la palabra íntimo, que viene del latín intimus, que tiene que ver con algo interior, la esencia de una cosa que es inherente a su naturaleza… en estos tiempos convulsos que vivimos de ruido y fervor, de sonambulismo ambiental y de esperanza humana y de violencia desatada por los poderes, se ha perdido la noción de lo íntimo”, comenzó.

Su relación con el pintor fue parte importante de este gesto. Hizo, como en las fotografías expuestas, retratos breves y miradas fugaces a las señas particulares de Catany, sus gustos, sus preguntas. Durante el franquismo, que describió como una época miserable de recepción, ambos compartían sus ideas y sus textos.

“Tony terminaba su rememoración con los ojos brillantes”, contó en un fragmento en el que hablaba de los parajes de su infancia llenos de flores donde jugaba con sus amigos a esconderse y a que eran conejos. “Pero nada de esto existe ya”.

“No puedo recordar, el mes, el día y la hora que conocí a Toni Catany, fue en 1964, cuando llegué a Barcelona para estudiar biológicas, y ahí él me abrió la puerta de par en par y me ofreció todos sus conocimientos, sus luchas, sus placeres, sus dolores, sus gentes, sobre todo sus gentes, y en ese caos que yo era descubrí a Toni Catany, aún si no recuerdo ni el cuándo ni el dónde”.

Un creador de puentes de relaciones vivas nuevas y verdaderas, uno que nos relaciona con las personas y con los objetos ajenos, tiene la risa del universo, dijo, “su poética es única e intransferible, singularísima y está hecha con una dedicación apasionada, una delicadeza exacta, un sentido de la proporción, un amor a los detalles, una sensibilidad impactante, una visión de lo invisible”.

Esta fue una de las actividades paralelas que surgieron a partir de la exposición que estará disponible durante toda la edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

__________

FRASES

“Tony terminaba su rememoración con los ojos brillantes”

“Para mí los recuerdos están atados en lugares tan diversos y peregrinos como una canción”
Toni Catany

JJ/I