Una vida dedicada a la psicología y su docencia

PREPARADA. Catalina Pérez cuenta con más de 25 años de carrera docente y múltiples diplomados y reconocimientos.

A pesar de que en su juventud no tenía muy clara la carrera que quería estudiar, Martha Catalina Pérez González conoció la psicología y se introdujo en su docencia. Al momento de dar su primera clase, supo que estaba en el lugar correcto.

La ahora directora del Centro de Investigación Psicológica, perteneciente al Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), inició como docente antes de terminar la carrera, lo que la llevó a crecer como profesionista y a ser merecedora de varias distinciones.

Entre ellas se cuentan el Premio Psicología Jalisco 1999, otorgado por el Colegio de Profesionales de la Psicología del Estado de Jalisco; el premio Sigmund Freud; el premio en Ciencias de la Salud, que le fue otorgado en 2003 y varios más obtenidos por su trayectoria académica.

Además de la licenciatura en Psicología, cuenta con diplomados en temas como Psicología Forense, Psicología Jurídica y Criminológica, Intervención en Crisis y en Evaluación Psicológica, Perfilación Criminal y Atención a Víctimas con Perspectiva de Género; además de laborar como docente en Ciencias de la Salud de la Adolescencia y la Juventud, de la Universidad de Guadalajara.

Miembro de más de seis organizaciones psicológicas, con trece puestos a su cargo y 25 años de docencia, Catalina dice amar su profesión gracias a que le ha dado la oportunidad de crecer tanto profesional como personalmente. Asegura que no piensa retirarse hasta que el cuerpo se lo pida, pues para ella sería un honor morir dando clase.

NTR: ¿Cómo inició en el mundo de la docencia?

MCP: Yo inicié mucho antes de terminar mis estudios de licenciatura. Cubría una suplencia en la misma universidad y de ahí empezó ese proceso de prepararme y de ver qué tan complicado podía ser el tomar un curso, llevar a cabo todo un proceso de calificación y revisión de materiales. Supe que no era un trabajo fácil y que debía prepararme continuamente.

NTR: ¿Qué docente considera un ejemplo a seguir?

MCP: Mi mentor es el maestro Francisco Gutiérrez, quien confió en mí desde un inicio y me arropó en el equipo de trabajo. Estar con él como profesional y tener a alguien de su nivel que te explique los pasos alrededor de las áreas, te enriquece.

Le debo esa parte de creer en la gente joven por su ímpetu y energía y creo que hacemos un excelente equipo de trabajo.

NTR: ¿Qué retos se le han presentado estos 25 años?

MCP: Creo que el mayor reto de un docente es el de actualizarse todos los días. En el presente los alumnos tienen tan a la mano información de grandes fuentes que, a pesar de que la universidad maneja la información más reciente, muchas de las veces se cuestionan qué tan cierto es lo que se les dice. Esto me ha hecho exigirme como maestra.

NTR: Además de su trabajo como docente, ¿en qué otras colaboraciones ha participado?

MCP: He colaborado en la edición de artículos relacionados en ramas de la psicología para salir un poco de la investigación nacional. Espero pronto llegar más allá del charquito y ser leída por Europa.

NTR: ¿Qué gratitudes le ha dejado su profesión?

MCP: Amo tanto la docencia. Es la forma en la que retroalimento mi actividad y, además, esto me hace dejar a otros ese amor por la camiseta. Me ilusiona que mis alumnos crezcan y tengan la capacidad de atender, intervenir y hasta dar una entrevista. Verlos crecer y dejar en ellos algo de mí y de mi experiencia es la mejor gratitud que se puede obtener.

Debido a mi carga laboral no tengo una pareja sentimental ni hijos y vivo sola, pero esta profesión me ha llenado totalmente. La amo y disfruto hacerla.

JJ/I