Renuncian al yugo alfarista

Quizás no extrañe que militantes del PAN, PRI y hasta del PRD renuncien para integrarse a otros partidos como Morena o Movimiento Ciudadano (MC), al advertir que aquéllos no tienen posibilidades de un triunfo electoral y que por ello no quieren “vivir en el error”, fuera del presupuesto, y buscan en sus nuevos partidos tener un espacio dentro de la nómina pública –federal o estatal–, dejando a un lado principios, ideología, congruencia y honestidad.

Sobre lo anterior hay excepciones –las menos–, pero lo que no se entiende es cómo militantes de MC, que se encuentra en los cuernos de la luna, a un paso de obtener el poder, de llegar al gobierno, donde hay para dar y repartir a manos llenas, decidan emigrar, por ejemplo, a Morena. Claro, tontos no son, por eso saben adónde irse.

¿Por qué renunciaron a MC Alberto Uribe, Hugo Rodríguez y ahora la diputada Martha Villanueva, todos ellos con un aparente futuro prometedor en el partido naranja?

Aunque cada uno de ellos tuvo diversas razones para salirse del partido alfarista, una de ellas los hizo coincidir: el ambiente insoportable que se vive dentro de este partido cuando no estás dispuesto a soportar un trato indigno, de poco respeto y de sometimiento, a decir de los renunciantes.

De Hugo Rodríguez y de Alberto Uribe hablamos en su momento cuando salieron de MC, pero el caso de Martha Villanueva no es diferente, y alguna vez me confesó que en su corazón llevaba al PRI, pero que lamentablemente nunca tuvo la oportunidad que esperaba y que sí le dieron en MC para ser candidata por el distrito 9 y llegar al Congreso del Estado donde preside la Comisión de Readaptación Social.

El trabajo, la labor y el esfuerzo de Villanueva como diputada de MC no es menor que en el PRI, pero fue víctima de lo mismo que algunos otros emecistas denuncian: fue ninguneada y desplazada por perfiles cercanos a la cúpula alfarista cuyo único mérito fue ese: la cercanía.

A Martha Villanueva le negaron la posibilidad de ser candidata a diputada federal, no obstante que le indicaron que se registrara como precandidata. Finalmente la postulación fue para Carmen Julia Prudencia, ex colaboradora del diputado Salvador Caro Cabrera en la Policía de Guadalajara como directora de Prevención del Delito, no obstante que tiene su domicilio en Zapopan y carece de trabajo político en el distrito en el que contenderá.

Entonces la colocaron en la posición nueve de la lista de candidatos plurinominales al Congreso del Estado, aunque ella inicialmente pidió no ser considerada para esa posición. Sin embargo, fue utilizada para rellenar el listado en un lugar sin posibilidad de llegar al Palacio Legislativo, pues por encima de ella fueron colocados perfiles sin trabajo político ni mérito partidista como Patricia Martínez, en primer lugar; Mara Robles, quien fue postulada también como candidata de mayoría en el distrito 3, en el tercer lugar; Guillermo Zepeda Lecuona, asesor de la fracción parlamentaria y cuya hermana labora también en la Policía de Guadalajara, en la sexta posición; Melina Alatorre, joven cercana al jefe del gabinete, Hugo Luna, y otro joven cercano al actual alcalde Enrique Ibarra Pedroza, en los lugares siete y ocho de la lista plurinominal.

Ayer, como suele hacerlo, el candidato a la gubernatura de Morena, Carlos Lomelí, presentó en un video a Martha Villanueva como la nueva adquisición del partido lopezobradorista, con lo que se confirmó la versión que se corrió desde el lunes muy temprano.

“No me voy (de MC) porque me vayan a dar (en Morena) una candidatura, sino porque quiero un trato digno y respetuoso, que es lo menos a lo que tenemos derecho”, refirió la hoy legisladora quien como los demás renunciantes se declaran ciudadanos libres… del yugo alfarista.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I