Rinden homenaje a Díaz Morales

(Foto: Archivo)

A 25 años de la muerte del arquitecto Ignacio Díaz Morales, el gobierno de Guadalajara le rindió un homenaje en Plaza Liberación, una de sus obras estrellas que forma parte de la llamada Cruz de Plazas.

Como uno de los fundadores de la escuela de Arquitectura en la Universidad de Guadalajara (UdeG), Díaz Morales dejó un legado propio invaluable pero además fue “padre” y guía de los urbanistas y arquitectos más destacados de la ciudad, apuntó el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Ibarra Pedroza, recalcando que además fue catedrático en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), donde dio clases hasta el año de su fallecimiento, en  1992.

“Le debemos también llegada de grandes arquitectos europeos de la postguerra”, apuntó el primer edil en alusión a que el homenajeado tenía una visión de desarrollo al margen de protagonismos.

La plaza que lleva su nombre, frente al expiatorio; la Cruz de Plazas, que distingue a Guadalajara, le “da personalidad digna de capital Estado y la coloca en el panorama nacional e internacional”; la Plaza Liberación, “espacio de tránsito, recreación, de eventos artísticos y culturales, de suma de apoyos, de manifestación, de protesta, de libertad y es uno de los espacios  más concurridos”; el diseño del Mercado Alcalde; intervenciones en las Nueve Esquinas, la Casa de las Artesanías y obras en el Parque Agua Azul; son algunos de sus legados, así como templos y residencias, enlistó Ibarra Pedroza.

El laureado fue “un hombre visionario, adelantado a su tiempo” y que proyectó a la ciudad como espacio de encuentro y convivencia, considerando las interacciones cotidianas entre sus visitantes, de la mano del talento arquitectónico, agregó el primer edil tapatío.

Al homenaje acudió también el arquitecto Fernando González Gortázar, quien dijo que Díaz Morales fue un excelente maestro, arquitecto,  guía, amigo, compañero y humano. “Él se tomaba las cosas en serio desde el inicio”. Así como exigía a sus alumnos, también él daba el máximo. En su gestión como fundador de la escuela de Arquitectura trajo a especialistas de Italia, Alemania y Francia, para hacer equipo con el talento de experto de México y forjara generaciones altamente preparadas, lo cual dio fruto en corto tiempo, agregó sobre “el genio tutelar de la escuela”.

FV