Redactores pidieron no felicitar a Putin

CENSURA. La felicitación del Trump al líder ruso ha sido severamente criticada por legisladores de EU. (Foto: Especial)

WASHINGTON. Materiales informativos preparados para el presidente Donald Trump le recomendaron que se abstuviera de felicitar al presidente ruso Vladimir Putin por su reelección, pero el mandatario estadounidense lo hizo de todos modos, reveló ayer un alto funcionario de su gobierno.

Los ayudantes de Trump que redactaron los materiales informativos para su llamada telefónica del martes por la mañana con Putin incluyeron una sección que decía: "NO FELICITAR" al presidente ruso, agregó el funcionario, quien habló bajo la condición de no ser identificado a fin de poder revelar asuntos internos.

La Casa Blanca dijo en una declaración que es una "infracción castigable con despido y probablemente algo ilegal" filtrar los informes de Trump a la prensa. El mensaje fue reportado por primera vez por el diario The Washington Post.

No quedó claro si Trump leyó los informes preparados para él por su equipo de Seguridad Nacional antes de la llamada. El asesor de Seguridad Nacional H.R. McMaster informó al presidente en persona antes de la llamada en la Casa Blanca.

La felicitación de Trump a su colega ruso le atrajo críticas de miembros de su propio partido, incluso antes de que el Post revelara que sus ayudantes le habían hecho recomendaciones de no hacerlo. Trump también dijo que él y Putin podrían reunirse "en un futuro no muy lejano" para hablar de la carrera armamentista y otros asuntos.

Lo que no discutieron el martes también fue digno de mención: Trump se abstuvo de plantear la intromisión de Rusia en las elecciones estadounidenses o la presunta participación de Moscú en el reciente envenenamiento de un ex espía ruso en Gran Bretaña.

MÁS MUJERES HABLAN

El coro de mujeres que se han decidido a hablar de su supuesto pasado sexual con el presidente Donald Trump se hace cada vez más fuerte.

Los señalamientos sobre las supuestas relaciones sexuales de Trump surgieron en tres frentes, con dos mujeres presionando por casos judiciales y una actriz porno denunciando nuevamente en público al presidente estadounidense.

Hasta ahora Trump ha eludido al creciente movimiento #MeToo sobre denuncias de acoso y abuso sexual, pero los últimos acontecimientos han servido como un nuevo recordatorio de las dudas que existen sobre el pasado del empresario casado tres veces.

Una ex modelo de Playboy, que dice haber tenido un amorío con Trump en 2006, presentó una demanda en California buscando invalidar un acuerdo de confidencialidad para poder hablar de su supuesta relación.

Un juez de la ciudad de Nueva York falló que una demanda por difamación presentada por una ex concursante del programa de televisión The Apprentice puede proseguir mientras Trump está en el cargo. Ella acusó a Trump de un contacto sexual no solicitado.

La actriz porno Stormy Daniels y su abogado continuaron su campaña mediática en contra de Trump mientras buscan invalidar un acuerdo de confidencialidad que ella firmó días antes de las elecciones presidenciales de 2016. Con la demanda ella busca poder hablar abiertamente de su presunta relación con el ahora mandatario.

Trump ha negado sistemáticamente las acusaciones de las tres mujeres.

JJ/I