Candidatos inician a la derecha

Miguel Ángel Espinoza Martínez, candidato del PAN a la gubernatura, acudió el viernes pasado a clausurar la escultura Sincretismo, que tanto ha ofendido a un amplio sector de la grey católica jalisciense; Enrique Alfaro Ramírez, aspirante de Movimiento Ciudadano al gobierno del estado y quien autorizó, financió y aplaudió esa escultura, se presentó el sábado ante la Virgen de la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en Talpa de Allende; y Miguel Castro Reynoso, abanderado del PRI al gobierno estatal, se pronunció en Mazamitla “a favor de la vida”.

¿Candidatos inclinados a la derecha? ¿O por qué estos tres aspirantes a gobernar Jalisco decidieron en el arranque de las campañas –aunque en el caso de Alfaro se dijo que fue un acto personal y privado– realizar actos y asumir posturas identificadas con esta geografía política? ¿Qué mensaje pretendieron emitir con actos de simpatía hacia el sector católico, al inicio o antes de arrancar sus campañas de proselitismo? ¿Qué esperan cosechar al final de la campaña al sembrar en su inicio estos gestos a favor del sector católico? ¿Acaso fue mera coincidencia?

Si bien podemos entender la postura del panista Martínez Espinoza por la naturaleza ideológica de su partido y su propia militancia, y aunque se quiso matizar con una crítica generalizada al arte urbano del alfarismo en Guadalajara y un reclamo para que programas de gobierno como éste sean sometidos a consulta ciudadana, tiene un fuerte significado político y electoral apostarse en un punto que ha concentrado a lo largo de muchos meses la irritación, el enojo, el reclamo y la ofensa de decenas de miles de católicos que insisten en que esa obra sea retirada.

La imagen de Miguel Ángel Martínez y demás acompañantes a los pies de la escultura y detrás de una enorme bandera con el emblema del Partido Acción Nacional fue ampliamente difundida en los medios de comunicación y las redes sociales, y por supuesto que se espera tenga un efecto positivo para el candidato del blanquiazul.

Sobre la visita de Alfaro Ramírez a la Virgen de Talpa, aunque se aseguró que fue una actividad personal, o sea, no contemplada como un acto de campaña, alguien de su equipo de colaboradores tuvo la iniciativa de filtrar dicha información que se ventiló en redes días antes y luego a través de un video en redes se registró dicha visita.

¿Qué intención tuvo Enrique Alfaro al realizar dicha caminata? ¿Fue para encomendarse y encomendar su campaña a la Virgen de Talpa? ¿Quiso congraciarse con aquellos católicos que se sienten ofendidos con la escultura Sincretismo y amainar su enojo con el propósito de ganarse algunos de esos votos? ¿Tendrá algún efecto electoral la difusión de dicha actividad, toda vez que si hubiese sido un acto personal y privado no sólo no se hubiese filtrado la información, sino que tampoco se hubiese ventilado el video?

El compromiso de Castro Reynoso signado en Mazamitla respecto a dotar con un seguro de maternidad a aquellas mujeres que carecen de servicios de salud o Seguro Popular para manifestar su postura “a favor de la vida”, ¿es un claro mensaje de cuál es su postura respecto al polémico tema del aborto? Y si es así, ¿por qué eligió ese tema para plantear públicamente su primer compromiso o promesa de campaña?

Así pues, cuando la principal preocupación de los jaliscienses es la aguda inseguridad pública –en todas sus vertientes– que se vive a lo largo y ancho de Jalisco, y particularmente la zona metropolitana, y de la que prácticamente muy pocos no han sido víctimas, tres de los siete candidatos a la gubernatura –los otros cuatro tampoco tocaron el tema– deciden coincidir en asuntos dirigidos concretamente a un sector ideológico con el que se identifica a la entidad: el conservadurismo.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

FV/I