Se va otro pilar de la literatura

Escritor. Sergio Pitol Demeneghi falleció a consecuencia de afasia progresiva, una enfermedad neurodegenerativa que lo aquejó por varios años. (Foto: Especial)

Después de varios años fuera del ojo público, y con complicaciones en su salud, en su natal Xalapa ayer falleció el escritor mexicano Sergio Pitol a los 85 años, uno de los baluartes principales de las letras mexicanas. Los mexicanos están de luto por perder a una de las figuras más importantes en la literatura del siglo pasado y aun en este.

Ya se le prepara a nivel federal un homenaje en el que participarán escritores y artistas que compartieron con él su amor por las letras y la cultura. Alberto Salamanca, vocero de la Secretaría de Cultura de México, confirmó que el autor murió el jueves alrededor de las nueve de la mañana.

Entre las obras de Pitol, lectores y escritores en redes sociales recordaron El tañido de una flauta, Juegos florales, La vida conyugal y Domar a la divina garza, aunque también dedicó sus esfuerzos literarios al cuento, que fueron publicados en textos como No hay tal lugar y Nocturno de Bujara.

Obtuvo el Premio Cervantes de Literatura en 2005, el Premio Nacional de Literatura de México en 1983 y el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo en 1999, entre otros muchos reconocimientos, algunos que recibió en Guadalajara.

“Dicen diarios y redes que murió Sergio Pitol, pero no es cierto: vive en nuestros ojos lectores”, escribió en su Facebook la escritora Ana Clavel. “Sergio Pitol fue un ser humano extraordinario, un escritor de excepción y un amigo sin par. Lamento mucho la noticia de su muerte y me abruma la tristeza. Nos queda sin embargo el don de su conversación, de su talento y de su inagotable sabiduría a través de sus libros. Descanse en paz. Mis condolencias a sus familiares, amigos –que tuvo muchos, buenos, leales– y lectores”, dijo por su parte el poeta también veracruzano José Homero, quien radica en Guadalajara.

En entrevista con este diario, el escritor mexicano Antonio Ortuño dijo que, a pesar de que la muerte de Pitol no fue sorpresiva (tenía años con problemas de salud, complicaciones de una afasia progresiva), sí es de notar que otro de los grandes escritores mexicanos abandone las filas.

“La constatación de que desaparezca un escritor principalísimo como Pitol siempre será doloroso para sus lectores y para un medio cultural como el mexicano en donde Pitol era sin dudas una de las figuras principales”, dijo.

Ortuño contó que, como muchos, comenzó a leerlo en la adolescencia, “en los libritos que editaba Era y que, desde luego, mi reacción como la de muchos lectores fue de un deslumbre absoluto. Me parecía y me parece todavía que Pitol es un escritor singular en las letras mexicanas, nada de lo que había leído en la literatura mexicana me preparaba para las referencias, el cosmopolitismo y la exquisitez y el sarcasmo de la prosa de Pitol. Esa sensación de leer a alguien único la conservé siempre”.

Domar a la divina garza, que describió como malvado y divertidísimo, El arte de la fuga y El mago de Viena son los títulos que mencionó el autor tapatío como los libros más cercanos que tiene de Pitol por su agudeza y erudición, uno de los elementos que mencionó como de los más importantes de la escritura del fallecido veracruzano.

El poeta Juan Fernando Covarrubias, lector asiduo de Pitol, mencionó que quizá a estas alturas todavía no “aquilatamos todo lo que le aportó a la literatura mexicana”.

El arte de la fuga es un libro inclasificable e híbrido con ensayo, memorias, crónicas y cuentos, es el libro imprescindible para entender quién es Pitol, y El mago de Viena y el Tríptico del Carnaval son también imprescindibles”, contó. “Hay algunas antologías en diversas editoriales, ahí están Los climas y El vals de Mefisto, El tañido de una Flauta son libros ideales para que quienes no lo conocen puedan comenzar a hincarle el diente”.

Entre las características de su literatura y para poner atención Covarrubias señaló que se encuentran ahí vaciadas las muchas lecturas que hizo a lo largo de su vida. “Además del tratamiento de los temas que no se ceñía a un universo regional, digamos, sus temas y sus historias podrían enmarcarse en lo universal, tiene esa característica que le hace muy atractivo para los lectores”.

El poeta tapatío dijo también que será un misterio por resolver las circunstancias de sus últimos años de vida, algo que siguió en silencio para sus lectores y para muchos de sus amigos que le amaron en vida.

__________

FRASES

“Dicen diarios y redes que murió Sergio Pitol, pero no es cierto: vive en nuestros ojos lectores”
Ana Clavel, escritora

“Sergio Pitol fue un ser humano extraordinario, un escritor de excepción y un amigo sin par”
José Homero, poeta

“La constatación de que desaparezca un escritor principalísimo como Pitol siempre será doloroso para sus lectores y para un medio cultural como el mexicano en donde Pitol era sin dudas una de las figuras principales”
Antonio Ortuño, escritor

Salud

Pitol vivía la cuarta etapa de la afasia primaria progresiva no fluente, una enfermedad neurodegenerativa que le diagnosticaron en 2009 y que en el último año le impidió  moverse y hablar

Legado

En más de 50 años de carrera, su obra fue traducida al francés, alemán, italiano, polaco, holandés, húngaro, ruso, portugués, y chino

JJ/I