Jackie Castillo discurre sobre el espacio abandonado

Conexión. La artista, radicada en Los Ángeles, rescata una cantina y prostíbulo, espacio que perteneció a su familia hace dos generaciones. (Foto: Cortesía Jackie Castillo)

Para construir nuevas memorias ante el futuro y recuperar las personales, Jackie Castillo realizará una propuesta performativa sobre un espacio abandonado que cuenta una historia tanto familiar como local relacionada con la explotación y la clase baja.

La artista norteamericana intervendrá un espacio específico en la ciudad para discutir sobre el imaginario tapatío desde el inconsciente colectivo que se percibe en su país de origen.

Esta pieza es autofinanciada, se realiza con el apoyo del Programa de Estímulo a la Creación Artística (PECDA) 2017 en la modalidad de Gestión e investigación, pero desde el proyecto Save the artist, en el que los artistas contemporáneos Mario Wandu y Cuaco Navarro, a manera de sátira, apoyan con su beca a otros proyectos que normalmente no forman parte de los proyectos becados en instituciones gubernamentales ya sea porque los perfiles de los artistas no encajan o los trabajos no forman parte del perfil que éstas buscan.

Con Tonalá 198, como se titula esta pieza, que ya se encuentra en la etapa de producción, Jackie Castillo se apropia de un espacio comercial que cuenta con aproximadamente 65 metros cuadrados que durante la mitad del siglo pasado fue una cantina y un prostíbulo, en la esquina de las calles residenciales Tonalá y Río Seco, en el municipio de Tlaquepaque. Castillo comentó que este espacio tiene una conexión muy personal con su vida: perteneció a su padre y a su abuelo que dirigía la cantina.

“Cuando era una niña recuerdo haber entrado cuando mi padre estaba trabajando en el interior del edificio. El espacio estaba muy dilapidado, la energía era muy pesada, pero recuerdo sobre todo el olor de las habitaciones alrededor de la periferia del espacio, donde las camas eran de piedra. Cuando era una niña no sabía por qué estaban ahí, pero cuando regresé como adulto me di cuenta de que ahí había trabajadoras sexuales, cuando menos, lo que me confirmó la familia”, dijo. “Sentí una conexión tanto con la arquitectura como con la historia de la familia y que un día pertenecería a mí. Pero también la alienación del espacio me impulsó a crear la instalación ahí”.

“Mi práctica está enraizada en el estudio de la asolación y la ansiedad de la clase trabajadora investigando el paisaje suburbano, exponiendo escenas y objetos que llaman a cuestionarnos estos patrones”, comentó la artista.

En la actualidad este baldío se encuentra cerrado y pertenece a un particular desde hace años. El terreno sigue conservando rasgos particulares de su arquitectura tradicional: los cuartos húmedos, un gran patio central y cinco habitaciones hacia la parte trasera con su correspondiente cama de piedra, empotrada al piso donde alguna vez se practicó la prostitución, conviviendo a su vez ahora con ramas altas, tierra, escombros y un cielo parcialmente expuesto.

“Usando el manual de labor de fricción del grafito en el papel, sobre los ladrillos que existen dentro, estoy tratando de reimaginar la arquitectura, construir una estructura que es casi imposible, pero al mismo tiempo usarlos como evidencia de actores transformativos”, contó sobre la pieza a desarrollar. “Tengo todas estas memorias e ideas de lo que pudo haber sido para estas mujeres que nunca conocí, pero también la sensación de dominación y dolor que continúa en los restos arquitectónicos. Es silencioso pero obsesionante. Esta exhibición abre las cerraduras y busca intentar crear un dialogo tanto del pasado y cómo la memoria y no recordar cuando los recuerdos son invisibles, y crear vistas del futuro que no hemos visto todavía”.

Con la performatividad del espacio arquitectónico, Castillo abrirá las puertas del lugar nuevamente al público para experimentar una pieza de instalación que transforma el espacio. La idea, según describe el abstract de la pieza en la página web de Save the artist, es realizar esta pieza de sitio específico en una sola ocasión con público y realizar videoregistro, en las ruinas de la finca. El opening se realizará el 21 de abril y el público podrá disfrutar de la pieza con luz natural de las 12 a las 18 horas. La entrada será gratuita. Además de esta actividad la artista realizará dos visitas guiadas el mismo día a las 14 y 16 horas.

____________
FRASE

“Tengo todas estas memorias e ideas de lo que pudo haber sido para estas mujeres que nunca conocí, pero también la sensación de dominación y dolor que continúa en los restos arquitectónicos”
Jackie Castillo, artista

JJ/I