Hay dos estaciones sin operar por cables

Polución. La semana pasada se activó emergencia por el incendio en La Primavera. (Foto: Especial)

Las estaciones de monitoreo atmosférico de Tlaquepaque y Las Pintas se encuentran apagadas y, por lo tanto, no registran datos respecto a la calidad del aire debido a que siguen sometidas a renovación de cableado; la primera no opera desde hace tres semanas y la segunda tiene ya dos meses sin dar información.

La directora de Calidad del Aire de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Adriana Rodríguez Villavicencio, descartó que existan complicaciones en los trabajos, por lo que atribuyó el retraso a que las adecuaciones son mayores y los insumos han demorado en llegar. No obstante, prevé que estén operando antes de mayo, cuando se registran en la ciudad los mayores niveles de ozono en la ciudad.

Tan sólo el año pasado se activó la primera contingencia atmosférica fase dos del sexenio en la estación de Tlaquepaque debido a los altos niveles de ozono que se concentraron en esa zona: los Imeca llegaron a los 216 el 12 de junio. Se trata de un gas que se forma por la combinación de óxidos de nitrógeno con la radiación solar, altamente agresivo con vías respiratorias, por lo cual se espera tener listo el equipo de medición el siguiente mes.

A pesar de que dos de las 10 estaciones de monitoreo atmosférico del gobierno del estado están fuera de operación, los registros con que cuenta el sistema colocan a 2018 como uno de los más precarios en materia de calidad del aire.

De acuerdo con dicho comparativo basado en las normas oficiales mexicanas, en 2018 sólo ha habido nueve días de los 120 transcurridos hasta el 12 de abril con buena calidad del aire; en 2017 eran 53. En contraste, los días con mala calidad del aire se incrementaron, este año van 89 cuando anteriormente fueron 74, y con muy mala calidad han sido cuatro este año y dos el pasado.

Además, los incendios que se han registrado en esta temporada de estiaje también han detonado emergencias atmosféricas por las emisiones extraordinarias pero agudas provenientes de los siniestros; de hecho, la semana pasada se activó la primera emergencia extensiva para toda la metrópoli que duró un día y suspendió clases por el incendio ocurrido en el cerro de San Miguel, en La Primavera.

Debido a los estragos a la salud que genera la exposición tanto aguda como crónica a mala calidad del aire, se recomienda visitar al médico de manera frecuente, máxime cuando hay síntomas de molestia para conocer a detalle el problema generado en el organismo, principalmente en vías respiratorias y cardiovasculares.

Meta

Se espera tener los aparatos listos antes de mayo, cuando se registran mayores niveles de ozono

JJ/I