Márquez se despide del Jalisco con triunfo

(Foto: Imago7)

Eran escasos e ínfimos 90 minutos comparados con una vida futbolística como rojinegro. El cartel electrónico indicaba la salida de Rafael Márquez del campo, cedió el gafete de capitán a Milton Caraglio, se hincó por unos instantes, miró al suelo, se puso de pie y llevó las manos al cielo. Era el adiós de una leyenda en su casa.

El marco fue ideal, pues Atlas se llevó el Clásico Tapatío del Clausura 2018 por marcador de 1-0 gracias a la solitaria anotación de Edyairth Ortega. La celebración fue total.

El destino alcanzó a El Káiser y le llegó el momento de decirle adiós a La Fiel y al Estadio Jalisco 22 años después de su debut como profesional en el aquel lejano 19 de octubre de 1996. La pelota rodó en el duelo de la Jornada 16 del Clausura 2018 y los múltiples pasajes del capitán rojinegro en esta cancha ya eran parte de la nostalgia.

Los Zorros querían vivir una fiesta venciendo a su acérrimo rival en casa y en la despedida de su histórico capitán. En el terreno de juego, un duelo de canteras amenizaba la noche, pues el técnico Matías Almeyda mandó nueve jugadores formados en el Rebaño Sagrado, mientras que el estratega Gerardo Espinoza utilizó a siete elementos de las fuerzas básicas.

Sonó el silbatazo inicial y la pasión de un duelo esta índole hizo vibrar a los aficionados, pero la primera explosión se dio en las gargantas de los seguidores del Atlas cuando apenas en el primer minuto de juego, Milton Caraglio asistió por izquierda a Edyairth Ortega, quien llegó a cerrar la pinza dentro del área para mandar el balón a las redes del Guadalajara.

A pesar de que Chivas recibió un gol de vestidor no quedó noqueado, pues tomó el control durante gran parte del primer tiempo, aunque la Academia estuvo cerca de marcar el segundo tanto. Al 27’, Ángel Zaldívar quedó mano a mano con José Hernández, pero se tardó en definir y le dio oportunidad a Leiton Jiménez de hacer la cobertura para alejar el peligro. Por su parte, al 44’, Cristian Calderón exigió al máximo a Rodolfo Cota con un disparo potente que puso a temblar el orgullo rojiblanco.

El partido estaba abierto y con mucho por escribir. El Peladoajustó dándole ingreso a José Juan Macías y Jesús Godínez, pero Zaldívar fue el que tuvo una opción clara al 51’ con un cabezazo dentro del área, pero la pelota fue a las manos de Hernández. La respuesta de Atlas no se hizo esperar con otro remate con la testa de Márquez, pero el balón se fue desviado al 56’.

El cronómetro corrió y cada vez más se entonaban al unísono los cantos de La Fiel, que fue amplia mayoría en las gradas, pues el Clásico estaba controlado y la salida de su capitán se acercaba.

Fue en ese minuto 90 cuando todo terminó al salir de cambio (por Edgar Zaldívar), momento en el que aquel joven de 17 años de edad que se estrenó hace más de dos décadas dijo adiós al Estadio Jalisco a sus 39 años con saldo positivo ante Chivas, el acérrimo rival. Márquez llegó como un joven y se fue como un inmortal del Atlas ante 46 mil 565 espectadores.

JJ