De aquí, a la eternidad

(Foto: Imago7)

Eran escasos e ínfimos 90 minutos comparados con una vida futbolística como rojinegro. El cartel electrónico indicaba la salida de Rafael Márquez del campo, cedió el gafete de capitán a Milton Caraglio, se hincó por unos instantes, miró al suelo, se puso de pie y llevó las manos al cielo. Era el adiós de una leyenda en su casa.

El marco fue ideal, pues Atlas se llevó el Clásico Tapatío del Clausura 2018 por marcador de 1-0 gracias a la solitaria anotación de Edyairth Ortega. La celebración fue total.

El destino alcanzó a El Káiser y le llegó el momento de decirle adiós a La Fiel y al Estadio Jalisco 22 años después de su debut como profesional en el aquel lejano 19 de octubre de 1996. La pelota rodó en el duelo de la Jornada 16 del Clausura 2018 y los múltiples pasajes del capitán rojinegro en esta cancha ya eran parte de la nostalgia.

Los Zorros querían vivir una fiesta venciendo a su acérrimo rival en casa y en la despedida de su histórico capitán. En el terreno de juego, un duelo de canteras amenizaba la noche, pues el técnico Matías Almeyda mandó nueve jugadores formados en el Rebaño Sagrado, mientras que el estratega Gerardo Espinoza utilizó a siete elementos de las fuerzas básicas.

Sonó el silbatazo inicial y la pasión de un duelo esta índole hizo vibrar a los aficionados, pero la primera explosión se dio en las gargantas de los seguidores del Atlas cuando apenas en el primer minuto de juego, Milton Caraglio asistió por izquierda a Edyairth Ortega, quien llegó a cerrar la pinza dentro del área para mandar el balón a las redes del Guadalajara.

A pesar de que Chivas recibió un gol de vestidor no quedó noqueado, pues tomó el control durante gran parte del primer tiempo, aunque la Academia estuvo cerca de marcar el segundo tanto. Al 27’, Ángel Zaldívar quedó mano a mano con José Hernández, pero se tardó en definir y le dio oportunidad a Leiton Jiménez de hacer la cobertura para alejar el peligro. Por su parte, al 44’, Cristian Calderón exigió al máximo a Rodolfo Cota con un disparo potente que puso a temblar el orgullo rojiblanco.

El partido estaba abierto y con mucho por escribir. El Pelado ajustó dándole ingreso a José Juan Macías y Jesús Godínez, pero Zaldívar fue el que tuvo una opción clara al 51’ con un cabezazo dentro del área, pero la pelota fue a las manos de Hernández. La respuesta de Atlas no se hizo esperar con otro remate con la testa de Márquez, pero el balón se fue desviado al 56’.

El cronómetro corrió y cada vez más se entonaban al unísono los cantos de La Fiel, que fue amplia mayoría en las gradas, pues el Clásico estaba controlado y la salida de su capitán se acercaba.

Fue en ese minuto 90’ cuando todo terminó al salir de cambio (por Edgar Zaldívar), momento en el que aquel joven de 17 años de edad que se estrenó hace más de dos décadas dijo adiós al Estadio Jalisco a sus 39 años con saldo positivo ante Chivas, el acérrimo rival. Márquez llegó como un joven y se fue como un inmortal del Atlas ante 46 mil 565 espectadores.

ATLAS 1-0 CHIVAS

  • ÁRBITRO: José Alfredo Peñaloza
  • ESTADIO: Jalisco
  • GOLES: 1-0 Ortega (1’)

CAMBIOS

  • ATLAS: Henríquez (80’), Vigón (85’), Zaldívar (90’)
  • CHIVAS: Macías (46’), Godínez (46’), Cervantes (70’)

NUMERALIA

66 Partidos de liga jugó Márquez con Atlas en el Jalisco

7 Goles anotados con los Zorros

2 Etapas de El Káiser como rojinegro (1996-1999 y 2016-2018)

La tribuna se estremece

La noche del 19 de octubre de 1996 Rafael Márquez debutaba a los 17 años. Él tenía muchos sueños en su mente. Pero posiblemente nunca imaginó la trascendencia que tendría con el paso de los años.

En aquel entonces seguramente deseaba dominar sus nervios, no dejarse rebasar por la emoción de jugar por primera vez en un partido del máximo circuito del futbol mexicano. Pasaron más de 20 años para que Márquez pisara por última vez el mismo escenario. En aquel entonces experimentó el nervio de no equivocarse, y ahora el sentimiento era por la nostalgia de tantos recuerdos acumulados.

Si en 1996 cuando Rafael Chango Almaraz mencionó su nombre pasó inadvertido, en este 20 de abril de 2018 era distinto. Al salir a la cancha más de 40 mil aficionados rugieron y se estremecieron desde que Márquez comenzó a realizar los ejercicios de calentamiento.

Pero el recinto del mítico Jalisco retumbaría cuando Márquez emergió de los vestidores enfundado en la camiseta rojinegra junto al resto de sus compañeros.

El canto de “¡Rafa! ¡Rafa!” se agigantaba como el hongo de una bomba atómica. Las sensaciones aumentarían al verse en el tifo gigantesco desplegado en la zona de la Barra 51 con su imagen de capitán y mirada de hielo.

En su época los mandones eran Héctor López y Pablo Lavallén, pero ahora era él era el daba las órdenes y los más jóvenes lo seguían fielmente.

Rafa gozó el gol del novato de Edyairth Ortega, pero también padeció las patadas del joven Gurrola, y después estuvo cerca de anotar en su típico remate de cabeza en tiro de esquina.

Márquez disfrutaría cada segundo den sus últimos momentos como rojinegro en el Jalisco, y más cuando al minuto 40 se encendieron en las tribunas los teléfonos celulares como señal del adiós del capitán que se iría entre aplausos ensordecedores.

Fue el final, aunque todavía quede un capítulo más en Pachuca, y quizá en el Mundial en Rusia.

Inspectores toleran reventa en el Jalisco

Pese a que ayer hubo una gran presencia de inspectores del Ayuntamiento de Guadalajara para sancionar a los revendedores, éstos hicieron caso omiso y la reventa de entradas para el Clásico Tapatío estuvo al por mayor.

Desde las 19 horas, justo en contra esquina del estadio, se apreciaban por lo menos tres revendedores ofertando sus boletos en voz no muy alta; bastó caminar por la Calzada Independencia, justo a su cruce por la calle Fidel Velázquez, a las afueras del estadio, para encontrar boletos de todas las zonas, siendo los más baratos los de 400 pesos.

En presencia de autoridades municipales, los revendedores ofrecían ya a grito abierto sus entradas, anunciando “A, B, C  o Preferente, le sobran o le faltan boletos”, esto, a escasos tres metros de las autoridades enfundadas en chaleco café y con un notorio gafete de Ayuntamiento de Guadalajara.

Pero no sólo los inspectores hicieron caso omiso, pues quienes ofertaban los boletos lo hacían también delante de elementos de la Policía de Guadalajara, sin que nadie les dijese nada.

Parte de la misión de los elementos del Ayuntamiento Tapatío fue infraccionar a los automovilistas que dejaban mal estacionados sus autos: línea amarilla, doble fila o invadiendo rampas de discapacitados, pero esto no fue para todos.

NTR constató que a los alrededores del estadio hubo autos en doble fila, incluso invadiendo el paso peatonal en las banquetas, y muchos de éstos, no fueron sancionados.

“El torneo fue un desastre”

El técnico de Chivas, Matías Almeyda admitió que el Clausura 2018 ha sido pésimo para su equipo y definió el desempeño como “un desastre” en el cual él asumió la responsabilidad.

“Me deja muy mal, en realidad el responsable soy yo en las derrotas, haciendo un balance en el torneo, soy el mayor responsable, lo asumo y en realidad el torneo ha sido un desastre; estos partidos nos sirven hacia adelante y nos sirve para ver que hay jugadores nuevos, la realidad es que hoy no se jugó bien, hoy fuimos justos perdedores”, dijo luego de sufrir la derrota ante el Atlas en el Clásico Tapatío.

El Pelado comentó que le dio gusto despedirse de Rafael Márquez.

“Como espectador de futbol me dio placer ver a un grande, que era su último Clásico y creo que es muy respetable como ha jugado y cómo lo ha hecho, ha demostrado amar el futbol y hoy la fiesta era para él, va a tener un buen retiro, un lindo recuerdo”. Omar Fares

______________

FRASES

“(Siento) satisfacción. Fue un partido muy físico, de mucha exigencia, estaba un poco cansado, pero es una experiencia única que nunca voy a olvidar y va a quedar un recuerdo lindo de esta despedida”.
Rafael Márquez, capitán del Atlas

“Era una tristeza que Rafa se fuera como estaban las cosas, pero esto nos da mucha alegría, fue un torneo muy desgastante pero también muy significativo por cómo se va Rafa”
Gerardo Espinoza, técnico del Atlas

“De mis dos goles disfruté más el de mi debut ante Santos porque la asistencia me la dio Rafael Márquez, ahora toca disfrutar y consolidarme”.
Edyairth Ortega, volante del Atlas

JJ/I