El niño que venció a Einstein y Hawking

SORPRENDENTE. Arnav Sharma no sabe qué estudiará aún y las mejores escuelas internacionales ya se pelean por él. (Foto: Especial)

Albert Einstein y Stephen Hawking son dos de los físicos y teóricos más grandes que la humanidad haya podido dar. Con sus postulados cambiaron el curso de la historia y la manera en cómo se concibe el universo. Algo que los ha caracterizado es su alto cociente intelectual: ambos 160. Pero parece que esta vez los dos gigantes han sido superados por un niño británico de 11 años de edad cuyo resultado en esta prueba que establece la inteligencia de las personas fue de 162.

Arnav Sharma, británico de origen indio, tiene apenas 11 años de edad y dejó atónita a la comunidad por este prolífico resultado. No es para menos, pues quien obtiene más de 140 puntos es considerado un genio. Solo uno de cada mil habitantes pertenece a esta categoría. De acuerdo con el médico David Weschler, encargado de diseñar en su momento algunos de estos test y escalas de inteligencia, cuando se superan los 145 puntos, comienza a emerger una forma excepcional de pensamiento.

Según reseña el diario británico The Independent, Arnav se presentó al examen sin siquiera haberse preparado para él. “No había practicado para el test, así que no me sentía tampoco muy nervioso. Mi familia se quedó sorprendida y muy feliz cuando les dije el resultado”, cuenta el chico.

Su madre, Meesha Dhamija Sharma, cuenta cómo desde muy pequeño su hijo desarrolló habilidades especiales. “Con tan sólo dos años y medio sabía contar hasta más de 100. Dejé entonces de enseñarle porque cuando te pones a aprender números ya sabes que no hay límites y jamás acabarás”.

Arnav tiene numerosas aficiones, entre ellas, la programación, el bádminton, el piano, la natación, la lectura, el canto y el baile. Con nueve años fue finalista en la competición de jóvenes talentos de tecnología, Tech4good, tras desarrollar un dispositivo capaz de monitorear el asma, utilizando como base del proyecto un microondas, una placa y un sistema de sensores.

Sus conocimientos geográficos son también sobresalientes y es capaz de nombrar las capitales de todos los países del mundo. Con todo, Arnav reconoce que todavía no sabe que quiere ser cuando crezca, si bien piensa que le gustaría estudiar algo relacionado con las Matemáticas, aunque su verdadera inclinación es la danza y el canto. Su familia asegura que le encanta presentarse en concursos locales con sus bailes sacados de las películas de Bollywood.

El resultado que obtuvo Arnav en el test de coeficiente intelectual le permite ingresar como nuevo miembro en Mensa, la principal asociación internacional de superdotados que reúne a mentes privilegiadas de todas partes del mundo sin tener en cuenta diferencias políticas, religiosas o ideológicas. La misión de esta organización, según sus fundadores, es la de “identificar y promover la inteligencia en beneficio de la humanidad”. Solo quienes obtienen un mínimo de 149 puntos pueden formar parte del selecto grupo.

“El examen es muy difícil y no muchas personas lo pasan. De hecho, no se espera que lo superes”, cuenta Arnav al diario británico. El niño se presentó en su centro local con otras seis personas, casi todas ellas adultas, para completar el examen de dos horas y media. “Me gustaría conocer a otros chicos de Mensa porque, seguramente, se parecerán a mí”, confiesa el niño.

Por el momento, las mejores escuelas de Reino Unido como el Eton College y la Westminster School, defensoras de un ambiente competitivo, típico de la educación de élite británica, se disputan a este chico para que estudie en sus aulas.

Eminencias a través de la historia

Albert Einstein (1879-1955) es probablemente el científico más importante de la historia conocido por formular y desarrollar la Teoría de la Relatividad, además de aportar la explicación teórica del movimiento browniano y el efecto fotoeléctrico. Sus aportaciones siguen vigentes en la actualidad e incluso recientemente se ha vendido su Teoría de la Felicidad escrita en una servilleta por 1.32 millones de euros.

Otro de los datos más famosos sobre Einstein es su coeficiente intelectual, de 160 puntos. Algunos genios empatados con él son Darwin, Stephen Hawking o Bill Gates.

Pero en la historia ha habido más personajes que han rebasado ese rango de inteligencia.

Leonardo da Vinci. Con un coeficiente intelectual de 220 se sitúa este polímata florentino del Renacimiento italiano. Fue a la vez pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico, poeta y urbanista.

Marilyn vos Savant. Su coeficiente era de 228 es el más alto jamás registrado, por lo que fue incorporada al Libro de los Guinnes y recibe el sobrenombre de “la persona más inteligente del mundo”. En su infancia, sus padres abogaron porque tuviese una vida normal, sin mostrar su coeficiente a la opinión pública. Destacó por invertir en acciones y bienes raíces y en la actualidad trabaja como escritora a tiempo completo de novelas, cuentos y artículos para revistas y periódicos, especialmente de sátira política y empleando pseudónimo.

Isaac Newton. Con un coeficiente intelectual entre 190 y 200, el físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés es especialmente conocido por formular la Ley de Gravitación Universal.

Gottfried Wilhelm von Leibniz. Con un coeficiente intelectual de 205, este pensador que vivió a caballo entre los siglos XVII y XVIII es llamado “el último genio universal” habiendo realizado valiosas aportaciones en las áreas de metafísica, epistemología, lógica, filosofía de la religión, así como a la matemática, física, geología, jurisprudencia e historia.

Kim Ung-Yong. Con un coeficiente intelectual de 200, este coreano ex niño prodigio comenzó a hablar a los 6 meses, era capaz de hablar con fluidez al año de edad, y hablaba japonés, coreano, alemán e inglés en su tercer cumpleaños. Con cuatro años de edad, resolvió cálculos integrales y diferenciales. También se dedicó a escribir poesía y a pintar.

Rick Rosner. Ha trabajado como camarero, modelo nudista, portero y stripper, y su CI llega a la cota de 198.

Thomas Wolsey. Con un coeficiente intelectual de 200, Thomas Wolsey fue arzobispo inglés y cardenal de la Iglesia católica romana además de Lord Canciller del Reino de Inglaterra.

William Sidis. Es considerado la persona más inteligente de la historia. A los 18 meses podía leer el New York Times, a los 4 años Williams ya había leído La Odisea y La Ileada de Homero y a los 8 hablaba 9 idiomas: inglés, latín, griego, ruso, hebreo, turco, armenio, francés, y alemán. De la misma manera llegó a crear su propio idioma, al cual llamó Vendergood. Entró a Harvard a los 11 años, a los 16 años se graduó en medicina y entró a estudiar derecho. Antes de morir, era capaz de hablar cerca de 40 idiomas perfectamente y había cursado 7 carreras.

John Stuart Mill. Este filósofo, político y economista inglés representante de la escuela económica clásica y teórico del utilitarismo, planteamiento ético propuesto por su padrino Jeremy Bentham, tiene un coeficiente intelectual estimado de 200.

Christopher Langan. Este científico y filósofo nacido en 1052 en Estados Unidos desarrolló un particular modelo cognitivo–teórico del Universo. Su coeficiente intelectual se sitúa entre 195 y 210. Nacido en el seno de una familia pobre, tuvo trabajos de lo más variopintos: en un bar de Missouri como personal de seguridad o el personaje que pone el orden cuando los cowboys borrachos se pelean.

Christopher Hirata. La NASA comenzó a contar con él a los 16 años. Tiene un coeficiente intelectual de 225 y estudia la aceleración del universo, la lente gravitatoria o la relatividad general. A los 14 años entró a la universidad y obtuvo un doctorado en Astrofísica a los 22 años.

Terence Tao. Al llegar a las dos décadas de vida, Tao había terminado su doctorado en la prestigiosa Universidad de Princeton, donde hoy trabaja como profesor de matemáticas e investigador. Es de las personas más inteligentes del mundo con un 230 de coeficiente intelectual. A los dos años era capaz de sacar cálculos aritméticos básicos y ya a los 9 años estudiaba en la universidad.

Garry Kaspárov. Con permiso de Karpov y Bobby Fisher, el considerado mejor jugador de ajedrez del mundo. Tiene un coeficiente intelectual de 190.

Marie Curie. Con un coeficiente intelectual entre 180 y 200 destaca la famosa química y física francesa, única persona que ganó dos premios Nobel en dos especialidades distintas: Premio Nobel de Física (1903) y Premio Nobel de Química (1911).

James Wood. Ganador de tres premios Emmy y candidato a dos premios Oscar, tiene un CI de 180.

Andrew Wiles. Este matemático ha resuelto el teorema de Fermat considerado por muchos como el problema matemático más difícil del mundo y tiene un CI de 180.

Judith Polgar. Conocida como la niña prodigio del ajedrez, tiene un CI de 170.

Hay nombres que superan el IQ de Kim Ung-Yong, aunque su nombre no esté incluido en el Guiness, como el físico Cristopher Hirata (225 IQ), que a los 14 años trabajaba en Caltech o el investigador Terrence Tao (230 IQ), con más de 200 artículos publicados.

FV/I