Sacudir a la fiscalía… y al país entero

Aristóteles Sandoval advirtió al personal bajo su cargo que si no encontraban a los estudiantes de cine desaparecidos -Javier, Daniel y Marco- para el 19 de abril “sacudiría a la fiscalía” por no dar resultados.  El plazo llegó, pasó y el gobernador ni sacudió a la fiscalía ni se ha encontrado a los tres estudiantes.

El gobernador asume como un logro haber designado finalmente un fiscal para desaparecidos, pero esa dependencia estuvo cinco meses sin titular y el presupuesto asignado para la búsqueda es apenas de 17 millones de pesos para un año, que contrasta con los casi 68 millones de pesos que tiene presupuestados la fiscalía para “Difusión de logros y resultados”.

La ley general en materia de desaparición de personas que entró en vigor en este año ha establecido en sus transitorios los plazos en los que debiera implementarse el sistema nacional de búsqueda. Por ejemplo, en febrero estarían listas las fiscalías especializadas para desaparecidos en los estados (a la fecha siguen sin establecerse en más de la mitad del país); el 16 de abril debieron crearse las comisiones locales de búsqueda de cada entidad (lo que tampoco ha sucedido); en julio deberá emitirse un protocolo homologado de investigación, los estados deberán armonizar la legislación local en función de la ley federal; también en julio la Comisión Nacional de Búsqueda deberá contar con la tecnología y empezar a operar el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas.

A este momento se han incumplido dos de los compromisos fundamentales para los estados: crear fiscalías especializadas e instalar las comisiones locales de búsqueda, y en el caso de Jalisco aunque se ha designado al fiscal, el presupuesto asignado es insuficiente para encontrar a más de 3 mil 500 jaliscienses que siguen sin ser localizados.

 Habría que recordar a la autoridad los compromisos que se derivan de la legislación federal y que son el garantizar los derechos de las personas desaparecidas hasta su localización, otorgando atención, asistencia, protección, reparación del daño y garantías de no repetición para las víctimas, garantizar a las familias la inclusión en el diseño, implementación, vigilancia y monitoreo en las distintas etapas y acciones de búsqueda así como coadyuvancia en la investigación.

La ley tiene principios que las autoridades deben implementar y seguir como son el de efectividad y exhaustividad que significa asignar todos los recursos materiales y humanos necesarios hasta localizar a una persona. La debida diligencia que se entiende como utilizar todos los medios a su alcance para que las actuaciones sean lo más rápido posible en el marco del respeto a todos los derechos humanos de la víctima y sus familiares. Enfoque diferencial y especializado para atender situaciones de vulnerabilidad derivadas de condición social, identidad de género, religión, edad. Enfoque humanitario que establece una atención centrada en el alivio del sufrimiento, incertidumbre y en las necesidades de respuesta a los familiares.

Otros principios son el de gratuidad en todas las actuaciones, igualdad y no discriminación, preservar el interés superior de la niñez, máxima protección que significa trato digno, seguridad, bienestar físico y psicológico, acompañado de la no revictimización evitando criminalizar a las personas desaparecidas y sus familiares.  Se debe incluir además la perspectiva de género en todas las diligencias que se realicen, actuar bajo el precepto de presunción de vida, garantizar el derecho a la verdad y el de reparación del daño causado.

Las familias dan testimonio de una actuación totalmente contraria de la autoridad a los preceptos recién aprobados, por lo que se hace necesaria una vigilancia social permanente para que se cumpla con la ley otorgándose recursos materiales y humanos suficientes para hacer una búsqueda real. Que el personal esté capacitado y sea sensible al dolor de las familias.

No sólo falta sacudir a la fiscalía de Jalisco sino a las autoridades de todo el país para que hagan un compromiso serio y responsable para la localización de todos los que nos faltan.

carmenchinas@hotmail.com

FV/I