'El Bronco' sí es un peligro

Sereno, sin inmutarse ni hacer gesto alguno, Jaime Rodríguez El Bronco planteó durante el pasado debate entre candidatos presidenciales lo siguiente: “Tenemos que mocharle la mano al que robe, así de simple (…). Mocharle la mano al que robe al servicio público (…). Eso no es malo”.

De inmediato, la propuesta de El Bronco se viralizó a través de una gran cantidad de ingeniosos memes que siguen circulando en las redes sociales y que a más de uno nos han sacado la risa y hasta la carcajada.

Pero esto es cosa seria. Una propuesta de esta naturaleza, que más que de bravuconada habla de irresponsabilidad, puede tener efectos lamentables y consecuencias que no sabemos hasta dónde puede llegar. Por lo pronto, ayer nos amanecimos con la noticia de que apareció el cuerpo desmembrado de una persona en Acapulco con el siguiente mensaje (textual y con sus faltas de ortografía) en una cartulina: “Ya lo Dijo el Bronco, Cortarles las Manos a los lacrosos que roban aqui está el primero Att Los Enterradores”. Esto es cosa seria.

Ufano de su propuesta que reitera que no fue una ocurrencia, sino un planteamiento pensado y analizado, el gobernador de Nuevo León con licencia presumió anteayer: “Tengo 57 mil 544 whats, puedo asegurar que 95 por ciento de esos mensajes están de acuerdo con la iniciativa…”.

Ayer El Bronco visitó el Mercado de la Cruz en el Centro de Querétaro y entró a una carnicería en la que se escucharon a gritos las siguientes recomendaciones: “¡Escondan los machetes y los cuchillos…!”, “¡Cuidado, que aquí mochan manos!”. Y vemos la fotografía el regiomontano portando un mandil y cortando carne como cualquier otro carnicero.

Las crónicas periodísticas dan cuenta de que una señora se le acercó y le dijo: “Eso de mochar las manos es pura chistosada, es ésa una iniciativa violenta que llevaría a México a un retroceso para la humanidad. No se me hace serio, tampoco chistoso”. Pero El Bronco parece que hará de esta ocurrencia su bandera de campaña a fin de que se olvide al colectivo que hizo trampa para llegar a ser candidato presidencial. Le respondió a la señora: “Déjeme se lo explico: tenemos 40 años de no parar la corrupción del país y nadie se atreve. Yo sí me atrevería si es que gano…”.

¿De veras es posible que sea candidato a presidente de México un hombre que propone la mutilación de quien incurra en actos de corrupción, como mocharle las manos? No creo que eso llegue a suceder aún en la fantasiosa posibilidad de que El Bronco pudiera ganar las elecciones, pues eso no depende de quien llegue a ser presidente. No, lo preocupante es que ande recorriendo el país enarbolando la bandera de cortarle las manos a quien robe.

Y si su propuesta es para que se aplique exclusivamente a quienes son funcionarios públicos, creo que ni eso debe de decir, porque si ya permeó en quienes mutilaron a un hombre en Acapulco, no podemos asegurar que eso no puede ocurrir en diversas partes del país donde los ciudadanos se han hecho o pretendido hacer justicia por propia mano, cansados de que los delincuentes hagan de las suyas sin que las autoridades puedan con ellos.

Recordemos la media docena de personas que amanecieron hace tiempo sin manos, sólo el muñón, en Tlaquepaque por haber robado, y se dijo fue un ajuste de cuentas entre grupos delictivos

Esta propuesta de El Bronco no debería ser tema para saber si es o no la solución al problema de la inseguridad en el país, porque además de que estaríamos hablando de un asunto inviable en nuestro país –reitero, ni aun ganando él–, sí, en cambio, será pretexto para la barbarie de los propios grupos criminales, del delincuente común o de la ciudadanía harta de la inseguridad.

Por lo tanto, no se le puede seguir el juego a un tramposo en un tema que demanda la mayor seriedad.

ES TODO, nos leeremos ENTRE SEMANA.

JJ/I