Quinto Patio

Sin gol-pe-teos, sin a-ta-ques per-so-na-les, sin des-ca-li-fi-ca-cio-nes se realizó ayer el debate ciudadano entre los candidatos a la gubernatura. Sólo faltó el abanderado de Morena, PES y PT, Carlos Lomelí (andaba con El Peje), lo que fue considerado un gesto “desafortunado” y un “desaire” por sus contrincantes. Su silla vacía fue exhibida. Sí asistieron Enrique Alfaro, Miguel Castro, Martha Rosa Araiza, Carlos Orozco, Salvador Cosío y Miguel Ángel Martínez. El formato fue distinto, más relajado, con un foro en círculo, la participación de tres expertos y 24 ciudadanos que, provenientes de los organizadores, pudieron algunos preguntar y ejercer la réplica.

Si bien ocurrieron fallas en el audio, la novedad del formato del debate es que cualquier ciudadano pudo previamente plantear preguntas en redes sociales. ¿Cuál fue la pregunta más votada? Pues bien, como signo de los actuales tiempos violentos, los ciudadanos pusieron un tema que en las primeras semanas no era relevante en las campañas, pero que adquirió relevancia con las marchas de protesta y los terribles casos conocidos: los miles de desaparecidos. La pregunta concreta fue: ¿qué acciones emprenderá para erradicar la tortura y la desaparición forzada y cómo garantizaría a las víctimas que tengan acceso a la justicia?

***

La segunda pregunta más votada le tocaba a Lomelí y pues láááástima Marga… perdón, Carlitos, pues nadie la respondió. El cuestionamiento era cómo le haría para desincentivar en la zona metropolitana el trasporte privado y mejorar medios como la bici. La tercera pregunta, que también evidencia lo que sucede cuando ni candidatos ni partidos ponderan el sentir ciudadano, fue cuáles medidas adoptarían para terminar los feminicidios. Y hubo más cuestionamientos.

A juicio de vecinos del Quinto Patio, las preguntas recibidas en redes sociales fueron de lo más trascedente. Si somos críticos evidenciaron un alejamiento por parte de los políticos, de lo que preocupa a ciudadanos de a pie. Escuchamos respuestas diversas a las preguntas, pero su viabilidad está en veremos. Porque, iren, de rollos sólo nos gustan los de sushi o los de ate de membrillo.

***

A pesar de que llenó el salón en el que habló ante la sociedad civil (ya si no, pues iban adeptos de PRD, PAN y MC), la visita del candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés tuvo tropiezos, como llegar más de una hora tarde a la cita con la prensa jalisciense. Su equipo argumentó que a la prensa nacional se le citó a las 9 horas, mientras que a los jalisquillos los hicieron llegar a las 8.

Además, un grupito de simpatizantes de Movimiento Ciudadano (MC) se manifestó afuera del hotel y exigió a Enrique Alfaro que cumpliera aquello de no hacer alianzas con panistas. Un blanquiazul trató de que los jóvenes se retiraran, pero intervino la Policía tapatía indicándole que no lo podían hacer porque se manifestaban pacíficamente. O sea…

***

Hoy tal vez ocurran milagros en el Congreso del Estado: podrían asistir, ¡todos los diputados! Esta proeza no se ha visto desde hace un mes, porque las campañas enfriaron los ánimos de trabajar de los diputados, pues cumplen al pie de la letra lo que dice la ley de sólo sesionar en pleno una ocasión mensualmente. Ese milagrito ocurriría hoy que hay sesión plenaria y supuestamente nadie puede faltar.

Hasta los diputados que andan de candidatos deberán presentarse. ¿Dejarán sus campañas para cumplir con su obligación? Las leyes que los mismos legisladores aprueban les permiten estar en dos lados al mismo tiempo y asegurar que cumplen su trabajo. ¿Qué tal?

***

Añadamos: citaron a los diputados para cumplir con la petición del gobernador Aristóteles Sandoval de crear el OPD del escudo urbano llamado C5 y de modificar la ley de seguridad para regular el uso de la tecnología. La petición la hizo por escrito el mandatario, pero posiblemente le dio el visto bueno Enrique Alfaro, porque también la defiende MC; significa que si ganara los comicios, ¿así es como quiere que sea el C5?

qp@ntrguadalajara.com

JJ/I