Roca consigue meritoria oreja

(Foto: Cortesía)

Luego de la poca fortuna que había tenido en la actual Feria de San Isidro, el coleta limeño Andrés Roca Rey logró cosechar ayer la única oreja de la corrida 16 de este serial en Las Ventas de Madrid.

La gran faena se desarrolló ante un deslucido encierro y justo de presentación de la ganadería de Victoriano del Río, toros que en su mayoría fueron protestados por la afición.

Las complicaciones del clima se hicieron presentes apenas se dio muerte al segundo toro de la tarde. Una vez salido el tercero, correspondiente al lote de Roca Rey, la lluvia cayó de fuerte manera para cesar unos minuto después, lo que acabó por desmotivar la faena del primero de la cuenta del limeño, pero resarciendo la labor con el que cerró plaza.

Andrés pechó con un toro de pocas condiciones con el que se mostró firme, valiente y haciendo gala de ese particular toreo. Ejerció poder y logró detalles de mucho lucimiento que conectó en los tendidos, tandas por la diestra fue las que el peruano arrancó a este astado, imponiéndose en su labor y arrancando a su vez los olés de una plaza que entendió la labor y las condiciones del toro.

Se fue tras el acero y dejó entera en sitio, lo que le valió la oreja, la primera y única no sólo de esta tarde, sino de los dos presentaciones en este San Isidro 2018 para la cuenta del perueano.

Perera por su parte tuvo que irse en silencio, y es que pechó al igual que Talavante con toros faltos de fondo de bravura, que ofrecieron más genio que casta y que pronto se les acabó el motor. Ambos coletas estuvieron por encima de los de su lote, y se fueron entre silencios en este cierre de los dos en su última tarde de esta feria.

JJ/I