Obsoletos, los programas académicos para el teatro

2019-04-11 22:14:03

Realidad. El programa de Artes Escénicas del CUAAD, tanto para la expresión teatral como dancística, no se ha actualizado desde hace 13 años. (Foto: Especial)

Para muchos de los que hoy ejercen el teatro en Jalisco y para quienes egresan de las escuelas públicas de artes escénicas a nivel licenciatura, los programas de estudios resultan obsoletos y poco prácticos para enfrentar los retos de la escena contemporánea. 

Actualmente ofrecen esta carrera la Universidad de Guadalajara, el Centro de Educación Artística (Cedart) José Clemente Orozco del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y la Licenciatura en Artes de la Secretaría de Cultura Jalisco.

En una serie de entrevistas realizadas por NTR Guadalajara, profesionales del teatro en Jalisco que estudiaron en escuelas de la ciudad señalaron, entre las características a mejorar en los planes educativos, habilidades como el desarrollo de proyectos, producción, gestió cultural, herramientas pedagógicas, la gestión de recursos y hasta aprender sobre el SAT, les parecen urgentes para las próximas generaciones. La mayoría calificó los programas públicos como anticuados y, por lo tanto, obsoletos.

“Que abarquen otros tipos de lenguaje como la danza, el teatro de títeres y más habilidades para la escena como música y canto. Además de eso, que sean impartidas por profesores capacitados y activos en su área”, mencionó la actriz Andrea García, egresada de la Universidad de Guadalajara.

“La producción y gestión, además de tener alguna herramienta que nos ayude a comprender cómo funcionan las políticas culturales, ya que sólo se dan los conocimientos para ser un intérprete, un artista, pero no de cómo trabajar y vivir de ello”, mencionó por su parte el director de escena Juan Jo Rubio, también egresado de la UdeG.

Para el también director Fernando Sakanassi, de la compañía Teatro Nómada, es importante que los nuevos actores y actrices que se formen desde la escuela deben contar con “rigor artístico, compromiso social, sistematización técnica y prácticas profesionales verdaderas”.

En lo que respecta a la Universidad de Guadalajara, que cuenta con un programa de Artes Escénicas, tanto para la expresión teatral como dancística, que se encuentra en el Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño desde 1995, y que es uno de los más importantes no sólo del estado, sino del país, el programa de estudios no se ha actualizado desde hace 13 años.

En entrevista con NTR, José Francisco de la Torre Cisneros, coordinador de la Licenciatura en Artes Escénicas, contó que el programa actual con el que se gradúan los jóvenes aspirantes a actores, directores y otras especialidades no se actualiza desde 2006 y antes de eso, no se había hecho una como tal.

“El problema es que en un campo como este las necesidades de los programas de estudio siempre van cambiando… el programa en vigencia tiene un concepto académico muy tradicional que a veces no empata con la escena actual”, dijo. “Actualmente estamos en un proceso de acreditación de la carrera en un programa nacional de escuelas de arte y para ello estamos haciendo todo el rediseño curricular. Para que un programa de estudios cambie en la licenciatura, es necesario que se gradué la primera generación del programa inmediatamente anterior”.

A pesar de que actualmente no fluyen los aprendizajes en las aulas en armonía con las demandas del mundo laboral al que se enfrentan los futuros agentes culturales del teatro en Jalisco, el coordinador de la licenciatura señaló que en muchos casos son los profesores quienes aprovechan los programas actuales y sus materias para introducir conocimientos y prácticas de la escena contemporánea, pero una vez que se vea reflejado en papel, las cosas serán diferentes.

Según el funcionario, los protocolos para el cambio de la estructura en el programa ya se encuentran maquinando todo para que el próximo año las nuevas generaciones tengan una nueva forma de aprender a las artes escénicas, este programa se estrenaría también, cuando el CUAAD Artes Plásticas estrene su nueva sede en Belenes.

Aunque no lo parezca, la infraestructura ha sido parte del problema, dado que ahora mismo por ejemplo, el archivo de los estudiantes, y el seguimiento de sus carreras una vez egresados, apenas cabe en un cuarto que usan de archivero en el ex claustro Santa María de Gracia.

Actualmente de esta carrera hay 217 estudiantes en estatus activo en la escuela 135 en estatus egresado, 211 titulados, 246 se dieron de baja en algún momento de la carrera y 55 simplemente desertaron. Esto último, la deserción es, según Cisneros, la principal problemática que buscan combatir.

Variado. La idea de Inart es contar con profesores de perfiles diversos, desde los que se dedican al teatro clásico hasta los que escriben nuevas dramaturgias o se dedican al teatro para jóvenes audiencias.

________________

CASO INART

Una de las alternativas que han encontrado quienes buscan dedicarse a esta rama de las artes es el Instituto de Arte Escénico, Inart, formado justo por profesionales del teatro pertenecientes a la compañía Colectivo Transeúnte, que motivados por estas lagunas de los planes de estudios profesionales, decidieron crear en 2014 un espacio de formación alternativa, privado, para los jóvenes artistas.

Alejandro León, director de este espacio, en entrevista con NTR dijo que dentro del colectivo, a la hora de hacer castings con talento local, era común ver la poca preparación de los profesionales y lo mucho que distaba lo que observaban en las clases y sus textos con los requerimientos de los montajes en la escena local.

“Hoy los chicos no pueden aprender sólo los textos clásicos que se repasan en las escuelas tradicionales una y otra vez, hoy tienen que aprender herramientas técnicas de la escena, técnicas de gestión y administración, tienen que aprender sobre nuevos públicos, sobre libertad artística, sobre dramaturgia contemporánea, en fin, estar enterado de cómo funciona todo el aparato escénico y lograr un registro actoral amplio para que no se frustre cuando en el teatro no se encuentre lo que le enseñaron en la escuela”, dijo.

La idea clave de Inart es contar con profesores de perfiles diversos, desde los que se dedican al teatro clásico hasta los que escriben nuevas dramaturgias, pasando por quienes se dedican al teatro para jóvenes audiencias, hasta quienes hacen vestuarios e iluminación, si pertenecen a compañías de la ciudad y montan y presentan obras en temporadas, mejor.

“De todos modos hay muchas cosas que no se pueden aprender en las aulas y que no se pueden aprender con una plantilla de profesores de los que apenas un porcentaje muy pequeño hace teatro actualmente, dirige, actúa o produce”, dijo. “Este tipo de aprendizajes requieren mucha práctica y requiere estar yendo al teatro para medir la temperatura del mundo real. Es de suma importancia que haya una diversidad curricular no sólo en técnicas para la enseñanza o la pedagogía, sino en las formas de ver el teatro y de entender cómo hacerlo en nuestros días”.

Pese a todo, hoy en día, Inart no cuenta con la infraestructura necesaria para poder ofrecer títulos de licenciaturas, en este caso sobre todo por el espacio en el que se encuentra cerca de la avenida Chapultepec, en una casa que no puede ser alterada, pero que no cuenta con el espacio que indica la Secretaría de Educación Pública para poder impartir una licenciatura, pero están en proceso para sortear esas dificultades.

Ahora mismo tienen una matrícula de 180 alumnos en varios niveles y apenas han egresado dos generaciones.

La mitad se dedica al aula

El estudio de seguimiento a egresados realizado recientemente (2018) en el CUAAD revela el estatus de los egresados de la Universidad de Guadalajara. Fue de tipo cuantitativo por medio de la aplicación de encuestas telefónicas a egresados de Teatro.

Entre otros datos, este estudio arrojó que en la muestra, casi la mitad de los egresados considera que del uno al 10, la escuela cumplió un cinco de sus expectativas de formación académica. Además más de 60 por ciento mencionó haber cursado materias que tienen que ver poco o nada con su formación.

A la fecha del estudio, 48 por ciento de los egresados no se había titulado y casi 80 por ciento dijo que tomaría otro tipo de capacitaciones para adaptarse a su campo laboral, es decir talleres, posgrados y otro tipo de formación especializada.

En el mercado laboral, más de 80 por ciento de los egresados señala tener más de un trabajo para sostenerse económicamente y sólo 45 por ciento reportó trabajar en algo directamente relacionado con su carrera. La rama laboral más mencionada en este estudio fue la Secretaría de Educación Pública.

Según el estudio de carreras que hizo el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en 2017, el último realizado, en México más de 31 mil personas hasta entonces se dedicaban a las artes escénicas, que contempla música, danza y teatro, 50 por ciento en actividades enfocadas al área educativa. De ellos 30 por ciento, aproximadamente, trabajaba en la informalidad, es decir sin seguridad social ni fondos para el retiro.

El salario mensual promedio de un egresado de artes escénicas –que incluye teatro, danza y producción, entre otras– es de 12 mil 725 pesos; el salario promedio a nivel nacional era en 2017 de 5 mil 783 pesos, lo que la posiciona en el número 18 de las carreras mejor pagadas.

Según el IMCO también en 2017 había 117 universidades en el país que imparten esta carrera, y entonces 14 mi 173 estudiantes la cursaban en ese momento.

La Universidad de Guadalajara estaba en el puesto número cuatro de la escuela con más estudiantes de esa carrera con una matrícula de 446 estudiantes, de los cuales 67 por ciento eran mujeres. Alejandra Carrillo

JJ/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com