Coachella: 19 años de unir con la música

2019-04-14 17:27:24

Impulso. Rosalia y J Balvin tuvieron su participación juntos, pero la catalana cautivó a la audiencia por sí sola. (Foto: AP)

Este fin de semana fue el primero de dos, de uno de los festivales de música más reconocidos del mundo, tanto por la cantidad de personas que asisten, como por la talla de artistas que se presentan. Durante 19 años Coachella ha logrado evolucionar con las propuestas artísticas e instalaciones que hacen del Empire Polo Club de Indio, California, convertirse en un espacio que acoge a miles y miles de personas que vienen de todo el mundo a entregarse a la música y al arte.

El viernes en punto de las 12 horas Coachella abrió sus puertas, llenando rápidamente el espacio de jóvenes, adultos contemporáneos y familias enteras que caminaban de un lado a otro para elegir su escenario, de entre ocho que ofrece el festival: Coachella Stage, Outdoor Theatre, Mojave, Gobi, Sahara, Sonora, Dolab y Yuma.

A las 15:20 horas Los Tucanes de Tijuana iniciaron su show en el escenario principal, atrayendo a miles de personas, entre ellos varios mexicanos, que le brindaron apoyo a la banda con gritos, aplausos y mucho cariño que se hizo notar con el baile de los asistentes de todas nacionalidades.

La presencia latina siguió con Mon Laferte de nuevo en el escenario principal, quien podría considerarse que logro su cross over al entregarse totalmente a su público: vestida sensualmente de rojo, luciendo un torneado cuerpo y principalmente mostrando agradecimiento y emotividad en cada palabra y nota que regalaba a su público. Sin duda Mon logró cautivar con su potente voz hasta a los que no la conocían.

Por su parte, la catalana Rosalia también se hizo notar en la carpa Mojave, quien con su pasión gitana y voz cautivante le regaló una noche sensual a los presentes, quienes no paraban de corear y gritarle: “¡Te amo, Rosalia!”.

La colaboración sorpresa de la noche fue DJ Snake junto con Selena Gomez, Cardi B y Ozuna, mismos que presentaron su hit Taki Taki en uno de los dos grandes escenarios.

El primer día se vivieron grandes emociones que no le quitaron la sonrisa de sus rostros a los asistentes, pues durante el atardecer y la noche, el cantante Anderson Paak, la sorpresa del rapero Jaden Smith, hijo del actor Will Smith, la banda electrónica Rufus du Sol, entre otros artistas, pusieron su sello y demostraron que la curaduría del festival no se equivoca al elegir a sus artistas invitados.

El actor y cantante Donald Glover, bajo su alter ego Childish Gambino, le regaló a la noche una experiencia bajo las estrellas; luciendo su pecho al descubierto y con fuerza escénica, Gambino cumplió el cierre del primer día.

El sábado, Coachella volvió a recibir a sus invitados. De nuevo a tempranas horas, tanto la rueda de la fortuna, como las decenas de instalaciones artísticas ya mostraban presencia de los festivaleros.

En cuanto a géneros musicales, el segundo día predominaron los electrónicos, rap y urbano, dándole lugar a DJ como Adriatique, Ame, el regreso del dúo Deep Dish, Tale of Us y Stephan Bodzin.

Por su parte, raperos y reggaetones como Wiz Khalifa, J Balvin, Kid Cudi  y shows como los de Aphex Twin y Bob Moses le dieron su sello al atardecer del sábado.

Sin duda dos de las colaboraciones sorpresa del segundo día se las llevaron la banda Chon, quien invitó al saxofonista Kenny G a tocar un solo, y el rapero colombiano J Balvin, quien invito a Rosalia a cantar en conjunto su nuevo sencillo Brillo.

El cierre fue a cargo de la banda australiana Tame Impala, que con visuales psicodélicos acompañó al público al cierre del segundo día.

El domingo, el campo de polo volvió a abrir sus puertas desde medio día, dando lugar a nuevas experiencias y aventuras que le marcan la vida a grupos de amigos y familias que gozan del espacio de entre las montañas de Palm Springs.

El turno de DJ como el israelí Guy Gerber, el holandés Patrice Baumel y el sueco Cirez D, le dieron el gran cierre a la carpa electrónica Yuma, misma que albergaba a las personas que buscaban huir del Sol, ya que contaba con aire acondicionado y Disco balls junto con un tiburón colgante a la mitad del espacio.

La experiencia auditiva de Jon Hopkins y Unknown Mortal Orchestra marcaron el atardecer y la noche del desierto en Coachella.

Por su parte, el escenario principal le dio lugar a artistas como Bad Bunny, el cantante Khalid, el DJ y productor Zedd y no podía falta la cereza de la noche: Ariana Grande, quien cerró el tercer día de Coachella, demostrando que su edad nada tiene que ver con el tamaño de artista que se ha convertido a lo largo de los años; una voz que la ha llevado a pisar los escenarios más importantes del mundo.

Colaboración especial de María Belén López D.

Moda

Como todos los años, Coachella ha sido un marco de referencia con respecto a la moda y este año no fue la excepción. Flecos, sombreros, estampados de tigre, brillos y colores neón destacaron en los vestuarios de las cientos de bloggers y modelos quien se paseaban por el campo de polo

HIGH LIGHTS

Este año, el género femenino le dio un toque especial al festival; brindando diversos proyectos que anteriormente se habían presentado en Coachella, y lograron posicionarse en mejores escenarios, como es el caso de la francesa Christine and the Queens, quien con su fuerza vocal y corporal imprime en sus presentaciones toda una experiencia coreográfica.

Por su parte, la banda Blackpink se convirtió en la primera agrupación femenina de K-pop en presentarse en Coachella.

Otras mujeres que demostraron su fuerza a través de la música y cada una con proyectos distintivos fueron Billie Ellish, Maggie Rogers, Janelle Monae, Sofi Tukker, H.E.R, Charlotte Gainsbourg, la rusa Nina Kraviz, Kacey Musgraves y las djs Amelie Lens y Charlotte de Witte.

Del domingo es importante destacar la actuación de Alice Merton, bastante impactante su performance en cuanto a calidad vocal y banda completa.

EXPERIENCIAS

Este año las instalaciones que marcaron la tendencia del festival fueron basureros decorados de distintos colores y temáticas.

Hippos, o sea actores vestidos de hipopótamos dentro de una instalación de arte, H.I.P.O del colectivo de arte Debo Vabo. Estos hipopótamos intentaban lanzar un cohete sin tener idea de cómo lograrlo (tratando de asemejar un poco lo absurdo de la sociedad en el día a día).

Otra de las instalaciones movibles fue el gigantesco Hombre de la luna que va caminando por todo Coachella.

Las escaleras multicolores en espiral SPECTRA fueron otro de los atractivos más visitados, pues además de contar con aire, se podía visualizar todo Coachella desde una perspectiva colorida y amplia.

Sin duda, otra de las atracciones estelares fue ANTARTICA, un espacio patrocinado por HP, en el cual se entra a un domo para abrir los sentidos; un viaje a través del tiempo y el espacio, una experiencia de 360 grados.

También hubo una tienda de vinilos y múltiples tiendas para comprar artículos del festival, como suvenires, posters, camisetas de tu banda favorita, entre otros.

da/i

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com