Alertan sobre nuevo populismo religioso

2019-04-19 21:52:56

El futuro. Las religiones seguirán siendo un referente con mucha mayor pluralidad, afirma experto. (Foto: Grisel Pajarito)

Bernardo era un adolescente cuando descubrió a Johann Sebastian Bach en la Semana Santa de 1985, cuando el gigante alemán cumplía 300 años de su natalicio y la XEJB, la radiodifusora cultural del gobierno de Jalisco, difundía la obra colosal, sobre todo la de carácter religioso, del kapellmeister de Lepzig. La explicación asombraría a un joven de esta época.

“En mi casa se observaba puntualmente la abstinencia de la Cuaresma y sobre todo en los días santos; era una semana en que no se escuchaba música profana, no se veía televisión, sólo se daban las tres comidas. Vivíamos en la orilla de la ciudad, lo que era el naciente fraccionamiento La Estancia, y estábamos rodeados por descampado. Tuve el desacierto de caer enfermo toda la semana, y negocié con mi madre que me permitiera poner la estación de música clásica porque no me paraba de la cama. Allí descubrí La pasión según san Mateo, las cantatas y el Clave bien temperado”.

Ese mundo, tan cercano en el tiempo, está en vías de desaparecer. Al menos en lo correspondiente a la urbe, que tenía en 1985 poco más de 2 millones de moradores, mientras en 2017 rebasó 5 millones. El camino a la secularización se terminó de pavimentar: esas familias tradicionales eran de por sí ya escasas. Las iglesias evangélicas y para-cristianas comenzaban su auge. La Luz del Mundo ya estaba firmemente afianzada en el oriente de la ciudad y en sus relaciones con el PRI-gobierno.

El desplome de esa era no sólo tiene implicaciones espirituales y culturales; tiene también acentos políticos. Con los cambios de régimen al modelo neoliberal, que comenzaba en esos años, y de nuevo a un Estado nacionalista y benefactor, con el nuevo régimen que asumió en diciembre de 2018, el papel de la religión se ha visto afectado. No sólo la religión institucional pierde su papel central como rector de la vida de los mexicanos, pero el Estado laico está también en crisis.

“En la actualidad estamos viviendo una crisis de los valores de la modernidad; ni la ciencia, ni la democracia ni la tecnología llevaron a cumplir las promesas de un acceso popular a los bienes. Cuando se seculariza es porque la gente no iba a pedir a Dios que lo cure, porque hay medicina; pero vuelve a ser necesario pedir el milagro, invocar, hacer alabanzas, vuelven las limpias, los cultos afros, y todo lo mágico empieza a cobrar mucho sentido en la sociedad. Estamos volviendo a un sentido religioso. Lo vimos en las elecciones pasadas, cuando se convocaban peregrinaciones a la Virgen de Zapopan para tratar de que López Obrador no llegara a la presidencia”, señala la especialista en religiones, Renée de la Torre Castellanos.

NTR - Y el propio presidente lo entendió mejor que nadie.

Renée de la Torre Castellanos - Andrés Manuel está instrumentando la religiosidad, y varias, no solamente la evangélica, para su programa político, mejor que nadie (…) la religión se transforma, lo que se desplaza es el lugar de los valores, hay una nueva manera de entender la religiosidad y magia articuladas a las nuevas aspiraciones de consumo, tecnología, lo medular de la cultura contemporánea.

Rubén Alonso, también especialista en el fenómeno religioso, considera que esto es la emergencia de un populismo religioso que en el viejo Estado mexicano ni se imaginaba, tras el triunfo de la Reforma del siglo XIX y de la revolución de 1910 y sus leyes jacobinas. Ese estado laico está a prueba.

“Las religiones seguirán siendo un referente con mucha mayor pluralidad, hoy lo vemos en los medios y en la política, estamos viviendo la llegada de un populismo religioso, los políticos recurren a esa narrativa en el desarrollo de sus programas, en México, en Nicaragua, en Brasil; no importa si es un movimiento de izquierda o derecha, la religión y lo religioso es un anclaje que les permite más vinculación a las personas ante la necesidad de referentes profundos y con sentido que siempre buscan.

NTR - ¿No considera eso algo peligroso?

Rubén Alonso - Así es, el uso de la narrativa, de los recursos, lo vemos en México desde diciembre de 2018, vemos en Nicaragua un gobierno supuesto de izquierda que se autodefine humanista cristiano; Bolsonaro está firmemente aliado a la extrema derecha evangélica, en Filipinas igual; es populismo religioso porque las religiones dan sentido.

Para el historiador Juan José Doñán, ese frágil equilibrio del laicismo debe ser preservado.

“El incendio de Notre Dame de París, conmueve a creyentes y no creyentes, no sé hasta dónde despertaría estas emociones si la destrucción se da en una mezquita; la religión católica sigue siendo esa iglesia un aglutinador cultural, creamos o no en ella, no olvidemos que es la religión de nuestros mayores. Ese catolicismo da forma a la devoción popular, a las tradiciones, y creo que es incomparable con los protestantismos, no conozco un equivalente desde esa vertiente del cristianismo en estas tierras. Pero es valiosísimo que haya respeto y tolerancia, eso se lo debemos al laicismo”, apunta.

“La modernidad llegó, asordinó lo religioso, pero como el mundo moderno no ha inventado nada para sustituir el vació existencial que han llenado siempre las religiones, esa idea de lo sagrado, que es más vieja incluso que la civilización urbana, tenderá a permanecer […] el laicismo no es enemigo de ninguna religión, su papel es evitar los excesos invasivos de determinado credo, por eso es importante velar y respetar al laicismo para sostener los derechos de las mayorías y las minorías”, puntualiza.

De la dificultad del ateísmo

95.1% de los mexicanos tienen alguna religión

4.9% dicen no ser religiosos.

Razones del desapego religioso: “Todas las religiones son falsas”; “soy un librepensador”;  “soy ateo”; “soy agnóstico”; “en mi familia me educaron así”; “practico ‘la costumbre”; “sólo estudio la Biblia”; “No creo en una autoridad religiosa y tengo mis propias creencias”; “estoy buscando alguna que me convenza”; “soy espiritual, pero no religioso”

Los hacedores de la encuesta concluyen que las más diversas formas de espiritualidad dominan a la mayor parte de las personas que no están en alguna religión

Fuente: Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas, 2017. Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México (RIFREM). www.rifrem.mx

da/i

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com