Llevan a escena las otras lecciones de la cristiada

2019-06-17 21:18:51

Recurso. El uso de máscaras es una de las propuestas de este montaje, como dispositivo escénico para metaforizar las acciones. (Foto: Cortesía)

Para volver a los tapatíos la memoria de una herida que sigue abierta, de una manera crítica y sensible, la compañía La Piedra de Sísifo montará ¡Viva Cristo rey!, obra del dramaturgo Jaime Chabaud que ganó del Premio Nacional de Dramaturgia Fernando Calderón, otorgado por el estado de Jalisco hace varios años y que hasta ahora se había montado solo una vez.

Con la dirección de Luis Manuel Aguilar El Mosco y un elenco conformado por actores tapatíos Jesús Hernández, Xésar Tena, Rafael Rosas, Kärlek Ramos, Mario Montaño, Karina Hurtado, Ricardo Niño y Eduardo Villalpando, y los capitalinos, provenientes de la Compañía Nacional de Teatro, Alex Morán y Gabriel Álvarez, la obra busca darle una lectura a este conflicto armado que afectó sobre todo a gran parte de occidente, particularmente a Jalisco.

En la obra, Nécimo Hernández es un campesino devoto que se une a la lucha cristera, mientras León Toral conspira para matar a Obregón, quien delira hablando con una mano que perdió en combate. El clima en el país es de traición y conspiración. Nécimo tendrá que soportar el horror de sostener la fe sin olvidar la supervivencia.

Para el director de esta puesta, la lección más importante que debió dejarnos el movimiento guerrillero tiene que ver con que entre los intereses de la Iglesia y la represión del Estado los únicos que salieron perdiendo fueron los mexicanos que movidos por unos o por otros terminaron sumando 25 mil cadáveres más a la masacre que ya había provocado, años antes, la Revolución.

Luchar contra la desmemoria, sobre todo en un hecho que apenas se aborda en los libros de historia es el objetivo de contar esta historia sin héroes ni villanos, sólo con víctimas.

“Responde justamente a una visión totalmente artística frente a los hechos y enfrentamientos de nuestro país entre 1926 y 1928, la guerra civil que se generó por un desasosiego por parte de los católicos-cristianos frente algunas decisiones del gobierno constitucional, que como todos sabemos dejó muchísimos muertos y una huella muy profunda en este lado del país y que todos tenemos cercana esa experiencia”, dijo Luis Manuel Aguilar.

“Apostamos no a la historia que ya se contó, sino al enfoque que Jaime le ha dado a la guerra cristera y en el que nosotros nos sumamos, un enfoque más humanista en el sentido de que no vemos a los cristeros como unos fanáticos religiosos porque es más complejo que eso y tampoco hacemos homenaje a las decisiones que tuvo el gobierno mexicano en su contra. La institución gubernamental y la iglesia los dos traicionaron a su pueblo”.

El actor Alan Uribe contó desde su perspectiva que una de las enseñanzas que nos dejó la cristera y que no hemos aprendido como mexicanos a lo largo de la historia tiene que ver con cómo el poder tiende a dividir a los ciudadanos para mantenerlos bajo control.

“Es un instrumento de poder donde la clase más vapuleada siempre es la clase baja y es utilizada como carne de cañón de pequeños impulsos y detonadores que se aprovechan de la ilusión y la confianza y la forma de pensar de las personas para mover otros hilos y es ahora lo que tenemos en México, estamos en un país que cada vez está más por alisado en términos ideológicos, aunque ahora no tanto por la religión“, dijo

Sobre los elementos en escena, Xésar Tena, que además conforma parte de la productora que genera la puesta, destacó el uso de máscaras para los personajes, las alegorías al juego de ajedrez, la iluminación y la escenografía, así como el diseño sonoro que hará, dijo a la obra más atractiva para el público jóven.

“Todavía es un tema que vale la pena revisar pensando en hechos recientes como cuando Emilio González Márquez siendo gobernador de Jalisco nos mentó la madre para ofrecer un cheque de la cantidad increíblemente grande para la construcción del templo de los Mártires de Cristo que justo está dedicado a los cristianos que murieron en las circunstancias pero que está lleno de corrupción eso nos tiene que recordar“, dijo.

MODELO DE PRODUCCIÓN

Esta pieza se ha trabajado de manera interinstitucional, según contó en entrevista Lola Bianchin.

A través de un programa llamado en Compañía con la compañía, el financiamiento y la producción se realizarán en conjunto con la Compañía La Piedra de Sísifo, la Coordinación de Artes Escénicas y Literatura de Cultura UDG y la Compañía Nacional de Teatro.

ASISTE

La temporada consta de cuatro primeras funciones el viernes 21 y 28 de junio, 5 y 12 de julio a las 20:30 horas en la Sala 4 del Conjunto Santander de Artes Escénicas. Los boletos tienen un precio de 280 pesos por la entrada general y 230 con descuentos. De venta en taquilla y conjuntosantander.com

JJ/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com