Carencia docente frena aprendizaje del inglés en UdeG

2019-07-10 22:08:06

ATRASADOS. Los alumnos de prepa y licenciatura están egresan con un nivel A1 o A2, que refiere al dominio básico, cuando en realidad se exige B1 para prepa y C1 para licenciatura. (Foto: Especial)

El aprendizaje del idioma inglés en los estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) no ha generado buenos resultados, empezando por la falta de docentes con perfil ideal para la enseñanza del idioma, principal factor que ha desatado este problema.

La jefa del Programa Institucional de Lenguas Extranjeras (FLIP, por sus siglas en inglés), Wendy Díaz Pérez, aceptó en entrevista con El Diario NTR que el tema del inglés es preocupante para el Sistema de Educación Media Superior (SEMS) y el nivel superior, en el que los egresados son los más afectados; sin embargo, admitió que este problema tiene como raíz el tema docente.

Actualmente, la casa de estudios cuenta con una plantilla docente para la materia de inglés de 800 maestros: 200 de licenciatura y 600 en bachillerato; tan sólo 40 por ciento cuenta con los perfiles ideales.

Los docentes deben de cumplir con ciertos requisitos, entre los más importantes se tiene el manejo del nivel de inglés que van a enseñar y una formación especializada en pedagogía como maestros de lengua.

 Para preparatoria el nivel de manejo es de B2, que representa intermedio alto, acorde al Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL); para licenciatura es mínimo de C1; es decir, avanzado.

“El gran tema son los profesores; no hay suficientes docentes de inglés en el país para cubrir las necesidades que tenemos y muchas veces no tienen el perfil adecuado para hacerlo (…) aquí hay que trabajar en dos áreas, la generación de más maestros de lengua y que los que se tienen, tengan un perfil adecuado”, explicó la jefa del FLIP.

Ante esta carencia se desata un segundo problema en el tema y es el nivel de inglés con el que egresan los estudiantes; en ambos niveles educativos la mayoría termina con un nivel A1 o A2, que refiere al dominio básico.

El ideal del egreso es que los alumnos de preparatoria cuenten con un B2 como mínimo y para licenciatura un C1.

“Cuando llegan a licenciatura, dependiendo si vienen de una prepa regional o de la zona metropolitana, son diferentes. El B1 en las regiones llega apenas a 5 por ciento de los estudiantes, con la implementación de algunos programas que tenemos, podemos estimar hasta 15 por ciento. En la zona metropolitana llega a 20 por ciento, aproximadamente”, puntualizó y señaló que esto depende de la cantidad de horas que se brindan.

El problema no sólo ha sido aceptado por parte de los académicos de la institución, sino también por los estudiantes, quienes dicen sentirse incompetentes para salir al mundo laboral y conseguir un trabajo que les pida el uso de esta lengua, tal es el caso de Paulina Yanet González, a quien le queda un año para salir de la Licenciatura en Turismo que cursa en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

La alumna explicó que acorde a como se marca en su programa de contenidos de la carrera, tan sólo llevaría inglés hasta el cuarto semestre y a pesar de que ya concluyó sus cursos correspondientes, dijo no dominar el idioma y afirmó está por buscar clases de inglés en una escuela privada, pues las clases no fueron bien llevadas por sus profesores.

González explicó que en su clase hay alrededor de 30 jóvenes de las diferentes carreras que se ofrecen en CUCEA, por lo que no se pueden ver temas o términos en inglés relacionados a su carrera.

Además, consideró que las clases deberían de estar más apegadas a contenidos de su licenciatura, para lo que se deberían de armar grupos más pequeños y únicamente de la carrera; además de incrementar las horas semanales, que van a tan sólo ocho.

ESTRATEGIAS

La búsqueda de aumentar el número de egresados con el manejo ideal de la lengua ha llevado a la UdeG a establecer distintos métodos de enseñanza que se apeguen a esta necesidad y que busca generar notorios resultados para 2020.

La UdeG ha trabajado con tres programas en licenciatura; un cuarto será la nueva estrategia.

FILEX (Programa Formación Internacional por Lenguas Extranjeras, en español) se ofrece normalmente en las regiones y es extracurricular. Abarca un total de 360 a 703 horas en seis semestres y busca llegar a un nivel B1. El segundo se titula JOBS, con 900 horas en seis semestres y que plantea un nivel B2. Actualmente se tiene el egreso de las primeras generaciones y se ha logrado la meta. PALE (Programa de Aprendizaje de Lenguas Extranjeras) es el tercero y consta de 480 horas en cuatro semestres, con un nivel B1.

La nueva estrategia también lleva el nombre de JOBS y se desarrolla con el aprendizaje del idioma en tres semestres (tercero a quinto) para que en el sexto, el estudiante pueda tomar alguna certificación si así lo desea o necesita.

La meta a nivel preparatoria es un curso de aproximadamente 315 horas, que deberían de dar un mínimo de nivel A2, pero sólo 60 por ciento de los alumnos sale con este resultado.

Para esto se ideó la estrategia Connect que abarca un total de 180 horas en los tres años, pero con dos horas extras entre clase del alumno. Inició con un pilotaje de un año en las preparatorias 13, San Martín de Hidalgo y San José del Valle. Además, el programa de TAE también se piloteó en algunas instituciones y con él se busca generar el interés de los estudiantes a través del aprendizaje en diversas materias; es decir, aprender de algún tema en inglés.

“El programa Connect habla del aprendizaje únicamente del inglés y la TAE es aprender en inglés”, diferenció Díaz Pérez.

PREOCUPACIÓN ATRASADA

Augusto Chacón, titular de Jalisco Cómo Vamos, aplaudió el reconocimiento de la casa de estudios ante este problema; sin embargo, mencionó que debió de haberse comenzado con las estrategias mucho antes, pues ahora la carencia de este idioma es un lamentable atraso para el país.

Reconoció que la clave para el éxito es el comienzo por la educación básica y un presupuesto mucho más elevado.

Chacón señaló que sin dinero no se podrá avanzar en los objetivos; además de que los docentes de asignatura también deberían de aprenderlo para impartir sus clases en inglés.

Villanueva reconoce estrategia fallida

El rector de la máxima casa de estudios, Ricardo Villanueva Lomelí reconoció en una entrevista con medios, que la estrategia bajo la que se ha llevado el aprendizaje del inglés ha sido un rotundo fracaso; situación que ha frenado el profesionalismo de los egresados de la UdeG.

“Tenemos que ser autocríticos y darnos cuenta que el inglés como lo hemos tratado de enseñar en este país no está funcionando. El segundo idioma con grupos de 40 personas y tres horas a la semana que es como lo damos en la currícula, no da resultados óptimos. Un segundo idioma debe darse en grupos de menos de 12 personas, intensivo; es decir, 10 horas semanales y con ello se puede llegar al nivel B1, que es el mínimo que pedimos”, reconoció.

Además lamentó la falta de preocupación que se ha tenido en la formación de los docentes, quienes también carecen del nivel esencial, por lo que adelantó, se encuentra en un estudio para el costeo de la bolsa de horas que actualmente representa el inglés, para poder reinvertirlo es una buena estrategia.

Proulex, un éxito al exterior

El Programa Universitario de Lenguas Extranjeras (Proulex) es una empresa de la Universidad de Guadalajara (UdeG) que inició en 1987 con la finalidad de ofrecer cursos de inglés, francés y computación a jóvenes y adultos.

Este programa fue visto por muchos como una estrategia para incrementar los niveles de inglés en los estudiantes de la institución; incluso, cada centro universitario cuenta con una sede y ofrece descuentos a alumnos activos.

A pesar de que Proulex ha tenido impacto en la creación de algunas de las estrategias de enseñanza institucional, la jefa del FLIP, Wendy Díaz Pérez, reconoció que esta empresa está abierta al público en general; sin embargo, su objetivo principal no es dentro de la universidad.

“Como alumno, independientemente de lo que te podemos ofrecer con el presupuesto que tenemos al tomar el idioma con nosotros, si se tiene el presupuesto para cubrir el costo, pueden hacerlo y estudiar aquí. Nosotros sólo ofrecemos nuestros programa y a pesar de que trabajamos con ellos en el tema de JOBS, son dos mundos distintos”, señaló.

Por su parte, Augusto Chacón, líder de Jalisco Cómo Vamos cuestionó los resultados de tan aplaudida estrategia pues, dijo, tan sólo se han preocupado por generar resultados al exterior.

“La UdeG trabajó con Proulex, empresa que a fin de cuentas ha tenido mayores resultados al exterior”, dijo y agregó, se necesita un mayor interés por sus estudiantes que por las empresas de la institución. Daniela Rodriguez

“El gran tema son los profesores; no hay suficientes docentes de inglés en el país para cubrir las necesidades que tenemos y muchas veces no tienen el perfil adecuado para hacerlo (…) aquí hay que trabajar en dos áreas, la generación de más maestros de lengua y que los que se tienen, tengan un perfil adecuado”

Wendy Díaz Pérez, jefa del programa FLIP

“Tenemos que ser autocríticos y darnos cuenta que el inglés como lo hemos tratado de enseñar en este país no está funcionando. Un segundo idioma debe darse en grupos de menos de 12 personas, intensivo; es decir, 10 horas semanales y con ello se puede llegar al nivel B1”

Ricardo Villanueva Lomelí, rector general de la UdeG

“Sí hay profesores que no saben, ya que literalmente llegan, te ponen actividades del libro sin antes haber dado una explicación y si tienes dudas no las responden. La práctica que tenemos es dentro del aula nada más, sí nos ponen a practicar entre nosotros, pero muy poco y realmente vemos lo básico”

Paulina Yanet González, estudiante de CUCEA

PRESUPUESTO APRETADO

Wendy Díaz Pérez reconoció que la universidad sabe de estas carencias y a pesar de que se han planteado estrategias claras, el presupuesto no es prometedor para tener avances rápidos y menos con la baja de más de 40 por ciento, que provocó la reducción de la plantilla docente. El programa de lenguas contaba en 2018 con un presupuesto de 36 millones de pesos; este año se acerca a los 25 millones de pesos

JJ/I

 

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com