México: crecer implica innovar

2019-07-17 23:22:46

Hace unos días me preguntaron ¿cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrenta una pequeña o mediana empresa (pyme) para poder innovar?

Como en mi trabajo en Mexico Media Lab dedico mucho tiempo a pensar justo en este tema, ya tengo una respuesta preparada. Lo que frena a los pequeños empresarios a practicar la innovación es que tienen muy interiorizado un mito: “No me alcanza con el tiempo y los recursos que tengo para hacer cosas nuevas”.

Y es que visto desde la dimensión del día a día este mito parece verdadero. La pyme cuenta justo con las personas, las herramientas y el capital necesarios para atender el trozo de demanda que consigue arrebatar de sus competidores. El foco diario está en cómo vendo más de lo que ya hago para sobrevivir en la industria en la que estoy.

Pero basta con levantar la vista del día a día y voltear a ver la rapidez con la que el mundo cambia para darnos cuenta de que dedicar nuestros recursos a sobrevivir no es suficiente. Hay que dedicar tiempo y recursos a observar los cambios que se están dando y estudiar cómo adaptar a la empresa a ellos a través de nuevas prácticas o tecnologías. Estos cambios pueden ser nuevas formas en las que los clientes consumen (por ejemplo, el cambio de ir a la tienda a comprar por Internet) o nuevas maneras de organizarse en la empresa para hacer más rápido las cosas (por ejemplo, usando una máquina o una aplicación para colaborar en equipo).

Por eso es un mito decir que no hay recursos. Sí los hay, lo que pasa es que se usan todos para hoy y no hay la voluntad para usar una parte para hoy y otra parte para adelantarse a lo que viene mañana. No se hacen escenarios a futuro para demostrar que los ingresos de hoy desaparecerán mañana si no se invierte una parte en explorar cosas nuevas.

Ayer que escuchaba la comparecencia de Arturo Herrera ante los diputados para su ratificación como secretario de Hacienda, pensé que esto que les pasa a las pymes respecto a la innovación también les pasa a algunos países como el nuestro.

El nuevo secretario Herrera fue muy correcto en decir que su foco estará en mantener las políticas de austeridad: controlar la deuda, evitar el desperdicio del gasto público y generar recursos para financiar proyectos que detonen crecimiento para el país.

Lo que me llevó a hacer la comparación de México con una pyme que se resiste a innovar es cuando citó a Pemex como una de las prioridades más importantes para detonar el crecimiento.

Nuestro gobierno parece vivir en el mismo mito que el de la pequeña empresa que se esfuerza por seguir compitiendo en las mismas batallas de siempre sin darse tiempo para entender cómo el mundo está cambiando a su alrededor.

Mientras otros países invierten agresivamente en energías renovables ante el reto del cambio climático, el nuestro pretende ciegamente retornar a una época de bonanza petrolera.

Mientras otros países dedican una proporción relevante de sus recursos a explorar cómo aprovechar oportunidades tecnológicas como la inteligencia artificial para impulsar su crecimiento, el nuestro invierte cada vez menos recursos en ciencia y tecnología.

Así como el antídoto para que las pymes crezcan es dedicar una parte de su tiempo y recursos a levantar la vista del día a día y explorar cosas nuevas, también el antídoto para que México crezca es ver más allá de los modelos económicos del pasado y hacer apuestas valientes en ámbitos que prometen a futuro… como las energías renovables y la inteligencia artificial.

@ortegarance

JJ/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com