En la inspiración no hay lugar para la culpa

2019-07-22 18:39:03

Calidez. Eugenio Caballero guía al espectador por esos detalles que sólo él, en complicidad con Guillermo del Toro, conoce. (Foto: Mónika Pérez Neufeld)

Lo que el espectador observa dentro de la exposición En casa con mis monstruos, albergada actualmente en el Museo de las Artes (Musa) de la Universidad de Guadalajara, fue visto primero a través de los ojos de Eugenio Caballero, reconocido cineasta, director de arte y ahora curador de la exposición más grande sobre y desde la casa de Guillermo del Toro. 

Esta semana, como durante los dos meses que tiene la exhibición abierta, Caballero ha regresado a Guadalajara a impartir él mismo los recorridos guiados que reciben los mil 200 espectadores diarios que agotan con mucha anticipación los boletos para la expo. Estos recorridos son especialmente emotivos porque todas las piezas que están montadas, más de 900, vinieron especialmente a nuestra ciudad a conjugar un diálogo entre dos amigos sobre el terror, la muerte, el cine y, sobre todo, la inspiración. 

No dio muchos detalles, pero en uno de los recorridos que ofreció dijo que aunque estuvieron en contacto todo el tiempo la primera vez que Guillermo del Toro vio las seis salas terminadas fue muy emotivo: así lo describe siempre emocionado por cada una de las salas y las piezas únicas que recabaron para contar esta historia que, asegura, es capaz de inspirar a cualquiera. 

Caballero contó que cuando Guillermo del Toro le llamó para hacer el proyecto en el Musa pensó en los tres ejes, Guillermo como coleccionista, una metáfora de la inspiración que vienen de su conexión personal en su casa de Los Ángeles, la inspirada con su proceso creativo y sus películas con utilería, vestuarios, conceptos, bocetos y cartas de sus proyectos más ambiciosos y por último el diálogo con el arte mexicano y su imaginario, cómo se han tocado ya temas como la muerte, la vida después de la muerte, lo grotesco y lo monstruoso. 

“Además de ser un director maravilloso y que hace un montón de cosas, produce, escribe, está trabajando todo el tiempo, publica información constantemente, está al día de los temas que le interesa, pero además es un coleccionista ávido y a la manera de los viejos gabinetes, reflejan su alma, lo que él es, lo que le interesa, su mundo, sus fantasmas, sus obsesiones”, dijo. “Él dice constantemente que en la inspiración no hay culpa, puede llegar de muchas cosas no necesariamente del arte más puro y más elevado sino también de la cultura popular”.

Contenido. Los recorridos son especialmente emotivos porque todas las piezas que están montadas vinieron especialmente a nuestra ciudad a conjugar un diálogo entre dos amigos. 

____________________

Obras únicas sobre Frankenstein, el puesto de periódicos en el que solía comprar los cómics que lo inspiraron, imágenes de la cultura mexicana popular, El Santo, Lovecraft, Edgar Allan Poe, incluso Juan Rulfo y Mariano Azuela, El Hombre Elefante y las ilustraciones de historias animadas de Disney como La Bella Durmiente o Pinocho conviven con su Laberinto del Fauno, su Cronos, La forma del agua y otros de los muchos personajes de sus películas en un espacio que busca recrear su casa “de una manera cercana y de frente con el espectador, quitándole la solemnidad al museo, confiando en que quien viene y ve va a respetar estas piezas que conviven en esta muestra que habla.  Según el curador el hilo conductor es la mirada de Guillermo, por eso los ojos son un elemento presente todo el tiempo, la mirada de su mundo y su perspectiva, pero en gran sentido el recorrido es también la mirada de Eugenio Caballero al propio Guillermo del Toro y todo lo que han compartido como creadores de varias obras y colaboradores premiados, incluso. 

“Es súper interesante atestiguar todos los procesos creativos que desembocan en los proyectos de Guillermo, la maravilla sus películas en las muchas capas que tiene y la genialidad de su autoría y la meticulosidad que hace en cada una de ellas”, describió. 

“Me gusta mucho el resultado, siento que la gente sale muy contenta y al final lo que es cierto es que el tiempo de la exposición es limitado, no va a estar mucho tiempo por las condiciones de la obra, no es algo que va a viajar, hemos tenido llenos totales y eso es lo más importante para nosotros, es muy bonito escuchar que la gente salga tentada, inspirada. Como las películas que hacemos lo que tratamos es poner parte de nuestra alma ahí, de nuestro proceso creativo, luego queda en las manos de la gente”, dijo.

Para saber

Caballero aseguró también que estará presente en el concierto sinfónico que dará la Orquesta de Zapopan sobre la música de las películas de Del Toro este fin de semana

“Es muy bonito escuchar que la gente salga tentada, inspirada. Como las películas que hacemos lo que tratamos es poner parte de nuestra alma ahí, de nuestro proceso creativo, luego queda en las manos de la gente”

Eugenio Caballero, curador

JJ/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com