Las seņales del autoritarismo

2019-10-08 23:29:38

El lunes tuve la oportunidad de estar en el Foro Forbes que este año tuvo como tema México somos todos, y como pregunta global a reflexionar: ¿en qué estado de avance está la 4T?

En el primero de los paneles del evento participaron mi socia Rossana Fuentes Berain, Luis de la Calle y Raymundo Riva Palacio, moderados por Jonathán Torres, director editorial de Forbes. La discusión estuvo muy interesante. Rossana puso énfasis en que la 4T necesita también “4I”, es decir, poner atención a la cuarta revolución industrial y qué va a hacer México al respecto. Luis también habló de la necesidad de crear las condiciones para la innovación y la creatividad mexicana, y dejar de hablar de la 4T como si estuviera en el retrovisor, como si ya hubiera pasado… los resultados se deben juzgar al final del sexenio.

Raymundo cerró con las declaraciones más duras: dijo que la clase empresarial es uno de los principales enemigos del presidente, porque no hay más que ver las acciones que está emprendiendo el gobierno respecto a la evasión fiscal, la propiedad privada y el sector de la construcción. Y remató diciendo que López Obrador respeta a quien se le resiste y desprecia a quien se le hinca a la primera, en una crítica clara a la pasividad del colectivo empresarial en este primer año.

Se mencionó también el paradigma de que AMLO se mantenga como un presidente muy popular, aunque algunos de sus métodos empiecen a rayar en el autoritarismo, como el uso del SAT como arma para perseguir a oponentes.

Esto me hizo pensar en un libro que estoy leyendo que se llama How Democracies Die (Cómo mueren las democracias), escrito por Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, profesores de Harvard, para analizar las consecuencias de la presidencia de Donald Trump en la salud de la democracia estadounidense.

Los autores argumentan que las democracias no sólo mueren en aparatosos golpes de Estado, como el bombardeo al Palacio de la Moneda de Pinochet en Chile en 1973. También pueden sufrir muertes lentas en las que líderes electos en las urnas o apoyados por las élites van desmantelando gradualmente las instituciones democráticas, vitoreados por segmentos ruidosos de la población hasta que ya es demasiado tarde. Así fueron los casos de Fujimori y Chávez en los 90, pero también los de Hitler y Mussolini en los 30.

La portada de la última edición de la revista Foreign Affairs con el título “Autocracy Now” (“Autocracia ahora”) habla de un nuevo boom de líderes que se ven a sí mismos como la salvación de sus países, aunque eso implique ir contra el estado de derecho como el caso de Vladimir Putin en Rusia, Viktor Orban en Hungría o Erdogan en Turquía.

Según Levitsky y Ziblatt, Donald Trump claramente sigue esta tendencia y Estados Unidos vivirá con el proceso de impeachment que está sucediendo ahora mismo, lo que quizás es la más grande prueba de fuego para su democracia.

Lo importante para nosotros es trasladar el análisis que ellos hacen a nuestra propia democracia en México. Los autores sugieren poner atención a cuatro señales de autoritarismo: 1) Cambiar las reglas del juego o usarlas selectivamente (ej. Cambiar la ley para reelegirse o usar métodos extraconstitucionales para hacer cambios); 2) Negar la legitimidad de sus oponentes (ej. Llamar criminales a sus rivales, polarizar el discurso); 3) Tolerar o fomentar la violencia (ej. Ser ambiguos ante la violencia de sus simpatizantes); 4) Recortar las libertades de sus oponentes, incluyendo los medios (ej. Usar la autoridad fiscal para perseguir a oponentes, restringir libertad de expresión).

¿La solución que proponen los autores? Fortalecer a los partidos políticos, que son las instituciones democráticas encargadas de filtrar a personas e ideas autoritarias. Los partidos de oposición, particularmente el PRI y el PAN, tendrían que reorganizarse y hacer frente común en las embestidas de Morena que pongan en riesgo a la democracia.

Terminar con la corrupción y con la pobreza es un gran premio por conseguir, pero no si nos cuesta la democracia… como la historia ha demostrado una y otra vez.

@ortegarance

JJ/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com