Disfrutar el arte en la adversidad

2020-04-05 06:00:00

(Creación. Bef considera que es una oportunidad para generar reflexiones, historias y narrativas desde todos los campos. Foto: Especial)

Para el escritor Bernardo Fernández (Ciudad de México, 1971), sólo la solidaridad y la generosidad que nos ha caracterizado como mexicanos nos permitirá salir triunfantes y hacer frente a la gigantesca incertidumbre que vivimos a causa de la pandemia mundial, una situación totalmente inédita en la historia reciente, en la que debemos estar aislados y lejos de todo, sin entender realmente la dimensión del problema.

El narrador y grafista también conocido como Bef –quien ha colaborado en los fanzines Felina, Hemofilia, Molotov, Número X y Tripodología y merecedor del Premio de Novela Grijalbo, entre otras distinciones– habló con Notimex sobre cómo vive este proceso. Refirió que, aunque habitualmente pasa mucho tiempo solo y en reclusión por la naturaleza de su trabajo, al que define como una actividad solitaria, su rutina también se ha visto interrumpida, ya que no le es posible concentrarse y volcar sus esfuerzos creativos en la escritura como lo haría en otras condiciones.

“Aunque ha sido complicado, no he llegado al desasosiego absoluto, en estos momentos pienso en lo que alguna vez leí en El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, cuando estás en el encierro y los meses parecen muy largos, aunque los días se pasan muy rápido; ahora entendido esta sensación... me parece muy lejano pensar en el día en que esto acabe”.

Pese a ello, considera que ésta también es una oportunidad para generar reflexiones, historias y narrativas desde todos los campos de creación, como una manera para entender y explicar por qué sucedió, qué fue lo que vivimos y cómo fue este encierro, ya que. para todos, esta situación se presenta como un reto muy complejo.

Para el autor de Ojos de lagarto (2009) y Hielo negro (Grijalbo, 2011), éste puede ser también el escenario para construir –desde la ciencia ficción y otros géneros– un universo de posibilidades y generar nuevas preguntas.

Al preguntarle qué está haciendo para que la cuarentena sea más llevadera, señala que la música ha sido un refugio y un consuelo, y que en estos días ha emprendido un viaje con muchas escalas: desde Dmitri Shostakóvich hasta Pérez Prado; en el que ha descubierto el poder curativo e inmenso de un arte que es capaz de contener todas nuestras emociones. Agradeció la existencia de las plataformas digitales y la distribución de contenidos por Internet, lo que nos permite tener acceso a una infinidad de artistas, ofreciéndonos la posibilidad de escuchar su música sin tener que salir de nuestra casa.

Con un aire optimista, refirió que éste es un buen momento para que las personas se conecten con las cosas que les causan placer y disfruten todo aquello que los hace felices: los libros que nos generan asombro, las películas o canciones que los tocan o provocan, es el momento de volver a ellos y disfrutarlos.

Además de ello, señaló que hoy más que nunca es importante que no perdamos el sentido del humor, algo que ha caracterizado a la cultura mexicana en los momentos más difíciles, un alivio y una forma de reacción a situaciones extremas como las que estamos viviendo. Con información de Notimex

FRASE

“Aunque ha sido complicado, no he llegado al desasosiego absoluto, en estos momentos pienso en lo que alguna vez leí en El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, cuando estás en el encierro y los meses parecen muy largos, aunque los días se pasan muy rápido; ahora entendido esta sensación... me parece muy lejano pensar en el día en que esto acabe”: Bef, Historietista

jl/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com