Robert Downey Jr., un Iron Man de 55 años

2020-04-05 06:00:00

(Oportunidad. Ser uno de los personajes del universo Marvel fue su consagración en esta segunda parte de su vida. Foto: Especial)

Actor camaleónico, que lo mismo se mete en el cuerpo de Chaplin que da vida al detective por antonomasia, Sherlock Holmes, o vuela dentro del traje de Iron Man, Robert Downey Jr. es hoy, con 55 años de edad, uno de los actores mejor pagados de Hollywood.

Robert Downey Jr., quien nació el 4 de abril de 1965, generó ganancias por 66 millones de dólares en 2019, que lo colocan entre los cinco actores mejor pagados del mundo, de acuerdo a la revista Forbes.

Desde que empezó su carrera, el neoyorquino ha estado rodeado de polémica y escándalos.

Desde niño, Downey Jr. estuvo en contacto con las drogas. Hijo del actor y director Robert Downey Sr., con quien tuvo una relación no siempre buena, probó la marihuana a instancias de él, a los 8 años. Cuenta el actor que, entonces, su padre le dio un cigarro de marihuana. Ha dicho, en varias entrevistas, que ésta era una forma de estar cerca de su papá, en una extraña relación.

Hasta antes de que Downey vistiera el sofisticado traje de Iron Man, la vida del actor se debatía entre los escándalos y los juzgados. En 1999 confesó su adicción a las drogas ante un juez que lo acusaba de posesión.

De acuerdo a un reportaje del diario español ABC, el histrión explicó al juez cómo era ser un adicto: “Es como tener un arma cargada, en la boca y el dedo en el gatillo, sabes que en cualquier momento se va a disparar, pero te gusta el sabor del metal del arma”.

Ese acontecimiento marcó un antes y un después en su vida, aunque ya había sido condenado a tres años de libertad condicional y, como él mismo declaró, estuvo de vacaciones en un centro de rehabilitación, luego de que lo arrestaran por conducir a exceso de velocidad en Los Ángeles, además de estar en posesión de armas, marihuana, cocaína, heroína y crack.

Sobreviviente

Y como Hollywood promueve, pero no perdona los excesos, Downey enfrentó el castigo, pues no lo llamaban porque se hizo fama, justificada, de actor problemático, difícil de controlar para los directores.

Sin embargo, sería su némesis Tony Stark, creado por el mítico Stan Lee, quien lo rescataría para enfundarse en el traje de Iron Man y formar parte de The Avengers, del universo del gigante Marvel.

Para el actor, el resurgimiento de su carrera viene luego de varios éxitos, que ya lo habían convertido en un histrión de talento. La interpretación que hizo en Chaplin (1992), dirigida por Richard Attenborough, le valió elogios de la crítica, incluso fue nominado al Oscar como mejor actor, estatuilla que finalmente se llevó Al Pacino.

Luego de varias cintas, es la televisión, en la que había trabajado poco, el medio que le da una popularidad inusitada. La serie Ally McBeal, donde da vida a un abogado que se enamora de la protagónica, le otorgó un Globo de Oro como mejor actor de reparto. En los 21 capítulos en los que participó dio muestra de su capacidad histriónica, sin embargo, tuvo que dejar la serie debido a los problemas que enfrentaba con la justicia por drogas.

Entre Sherlock y Iron Man

En un recuento de la carrera de Downey, la revista Variety publicó un pasaje especial de su vida que se dio hace un lustro, cuando el actor cumplió medio siglo de vida, un momento crucial para él, que en ese momento era pareja de la también actriz Sarah Jessica Parker, ambos asiduos a las fiestas, favoritos de la prensa de espectáculos. La actriz, cansada de los shows que armaba el actor, le dio un ultimátum: o la droga o yo. Él escogió la droga.

Justo cuando enfrentaba el desprestigio en Hollywood y la prensa estaba encima de él, esperando su próximo espectáculo, surgió la oportunidad de su vida: encarnar al empresario millonario y estrafalario Tony Stark/Iron Man.

Para los estudios Marvel, esta era su primera cinta, una apuesta de más de 140 millones de dólares, y tenían que estar seguros de recuperar la inversión, pero sobre todo de que el personaje abriera la puerta a futuros proyectos.

Y acertaron con Robert Downey Jr. Con una actuación impecable, alineado a lo que la empresa productora esperaba, Iron Man (2006) recaudó en su primer fin de semana más de 98 millones de dólares tan sólo en Estados Unidos. Se convirtió en la segunda película más taquillera de esa temporada. Y el actor se volvió la cara de Marvel.

Cuelga el traje

La rentabilidad del histrión dio un giro a su carrera de la mano del Iron Man, pero también de otros proyectos, como la saga de Sherlock Holmes, que lo impulsó aún más. La primera cinta, dirigida por Guy Ritchie, encargado además de convencer a Downey para que trabajara en la producción de Disney, acompañado de Jude Law como el Dr. Watson, también fue un éxito de taquilla.

La buena aceptación del público y la crítica propiciaron una segunda película, Sherlock Holmes: juego de sombras (2011), que refrendó el éxito de la saga.

Sin duda, la franquicia de Iron Man es la que ha colocado a Robert Downey Jr. en los cuernos de la luna. Con 11 años de trabajo en el Universo Cinematográfico Marvel (MCU), y luego del éxito de la trilogía de Iron Man, Disney ha participado también en las cuatro cintas de Los Vengadores y lideró los filmes Capitán América: Civil War y Spider Man: Homecoming.

Con 55 de edad, parece que el actor ya está en el límite para seguir enfundando la armadura de Iron Man. Está en esa etapa de madurez como intérprete que, para muchos críticos, merecería un premio Oscar por toda su impresionante carrera. Con información de Notimex

BIOGRAFÍA

  • Nació en Manhattan, Nueva York, el 4 de abril de 1965
  • Actor, productor y cantante estadounidense
  • Ganador de tres Globos de Oro y un BAFTA
  • 80 películas filmadas
  • 2 veces nominado al Oscar

jl/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com