VIDEO: Nuevo 'rover' buscará microbios en Marte

2020-07-30 06:00:00

(Impresionante. El cohete Atlas V, al que iba acoplado el Perseverance, despegó ayer a las 7:50 hora local desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida). Foto: Especial)

Temblores de tierra, problemas de comunicación y mucha emoción marcaron el lanzamiento del cohete que puso rumbo a Marte al rover Perseverance, que buscará indicios de vida presente y pasada en un planeta al que Estados Unidos quiere enviar seres humanos a partir de 2030. 

El administrador de la NASA, Jim Bridenstine, aseguró en una rueda de prensa posterior al lanzamiento que encontrar vida en Marte "sería el mayor descubrimiento de la humanidad" y "transformaría la forma en la que desarrollamos la exploración espacial". 

"Sería el mayor descubrimiento de la historia, pero creo que también nos permitiría hacer más de lo que nunca hemos hecho porque habría mucho más interés en ir más allá", indicó Bridenstine. 

El cohete Atlas V, al que iba acoplado el Perseverance, despegó este jueves a las 7:50 hora local desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida) y comenzó así la misión Mars 2020 de la NASA, con un coste de unos 2 mil 700 millones de dólares. 

Si todo sale como está previsto, Perseverance, un vehículo movido por energía nuclear y dotado de una nueva generación de dispositivos robóticos espaciales, llegará al cráter Jezero de Marte el próximo 18 de febrero. 

El vehículo, al que le dio su nombre un niño de Virginia, recorrerá mil 609 millones de kilómetros hasta aterrizar en la superficie marciana para completar una misión que durará como mínimo un año en Marte, o lo que es lo mismo 687 días terrícolas. 

UN TERREMOTO DESPIDE AL ROVER 

Minutos antes del despegue un pequeño temblor de intensidad tres se hizo notar en el centro de control de Pasadena (California) que despidió a Perseverance en sus últimos momentos en la Tierra, pero que finalmente no tuvo incidencia alguna. 

Los expertos de la NASA reiteraron la "perfección del despegue" durante la rueda de prensa posterior al lanzamiento que se realizó bajo unas condiciones inmejorables, y aunque hay algunos problemas comunicación para recibir los datos de la nave aseguraron que "es algo habitual" en el espacio profundo. 

"Tenemos suficiente tiempo para recuperar la señal y empezar a interactuar con la nave para realizar las correcciones de trayectoria necesarias durante los próximos días", explicó el gerente adjunto del proyecto, Matt Wallace. 

EL ROVER  

El vehículo, que empezó a construirse hace casi una década, pesa más de una tonelada y cuenta con diversos dispositivos que le permitirán cumplir los objetivos de la misión 2020 Mars Rover. 

Aparte de buscar vida microscópica, transformará el dióxido de carbono en oxígeno para futuras exploraciones con humanos y hará volar la primera aeronave en la fina atmósfera de Marte.  

Perseverance cuenta con un brazo robótico, el helicóptero Ingenuity, veinticinco cámaras y el primer micrófono que permitirá retransmitir los sonidos de Marte, aunque uno de los hitos será la recolección de muestras del suelo marciano que serán enviadas a la Tierra. 

El envío de lo que serán las primeras muestras de Marte forma parte de una segunda misión que comenzará en 2026 con la colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA) y que requerirá hasta tres lanzamientos para que los científicos puedan analizar directamente los sedimentos de otro mundo. 

Algunos de los rover predecesores que Estados Unidos envió a Marte fueron Sojourner, Spirit, Opportunity y Curiosity, este último llegó al planeta en 2012 y fue el que demostró que en algún momento hubo agua sobre la superficie marciana. 

Al igual que su predecesor el vehículo funciona con energía nuclear, concretamente con plutonio y tiene una vida útil de hasta 17 años en total. 

Al espacio durante la pandemia 

La misión, según Jim Bridenstine, "ha sido un gran desafío dadas las circunstancias de la pandemia", que ya se ha cobrado la vida de más de 150 mil personas en los Estados Unidos. 

La alargada sombra del coronavirus estuvo presente a lo largo de todo el lanzamiento en el que se limitó al máximo los trabajadores presentes en las instalaciones de los diferentes centros de control distribuidos en diferentes puntos del país y que celebraron el exitoso despegue con mascarillas, aplausos y choques de manos a distancia. 

Tampoco se vieron a los centenares de apasionados del espacio que normalmente ocupan las instalaciones del Centro Espacial Kennedy para ver el despegue de la misión en directo ya que la NASA decidió cerrarlo al público. 

La agencia aeroespacial estadounidense también quiso rendir tributo a las millones de personas afectadas por la pandemia y los sanitarios del país por lo que instaló una placa en el lateral del vehículo con el globo terráqueo y el báculo de Asclepio, el antiguo símbolo de los griegos vinculado a la curación de los enfermos.  

jl/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com