El Prado renueva el espacio de El Bosco

2020-10-27 06:00:00

(Despejado. En la reapertura, sólo 40 personas a la vez pueden disfrutar de las obras. Foto: Cortesía EFE)

El Museo del Prado reabre la sala dedicada a uno de sus pintores estrellas, el enigmático El Bosco, que permanecía cerrada al público desde el inicio de la pandemia. Las pinturas reaparecen con un nuevo montaje, más despejado, que sólo podrán disfrutar 40 personas a la vez. 

El Bosco es uno de los mayores activos del Prado, sólo superado por Velázquez y Goya. La pinacoteca atesora seis de las 20 obras que se le atribuyen, la más numerosa y la que mejor se conserva del mundo, en gran parte gracias a la obsesión coleccionista de Felipe II por sus enigmáticas y oníricas escenas. 

Todas ellas pueden verse de nuevo en el Museo del Prado, que permanecía cerrado desde marzo. 

Se diseñaron nuevos soportes más ligeros y menos voluminosos para los tres trípticos (El jardín de las delicias, Carro del heno y La adoración de los magos) y se creó una nueva vitrina para la Mesa de los pecados capitales. 

También se instaló una pantalla que muestra detalles de las obras, se cambió la iluminación –especialmente la parte trasera de los trípticos– y se pintaron de verde oscuro las paredes, lo que resalta los vivos colores de las obras. 

Los nuevos soportes parecen sencillos, pero están formados por piezas metálicas completamente desmontables para que los cuadros se muevan lo mínimo en caso de que tengan que ser sustituidas. En su interior se instaló una manta para protegerlos del fuego, el humo, el polvo o el calor en caso de emergencia –se montan en solo 2.5 minutos–. 

“Esta es ahora mismo la sala más moderna del Prado”, recalcó este martes Andrés Úbeda, director adjunto del Prado, durante la presentación de la renovación. 

jl/I

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com