Ante escasez de agua falta voluntad política

2021-04-15 06:00:00

PUBLICACIÓN. Gleason Espíndola presentó ayer el libro Captación y aprovechamiento de agua de lluvia. Una introducción. (Foto: Especial).

En la ciudad de Guadalajara ha faltado voluntad política para atender la escasez de agua, expuso el investigador Arturo Gleason Espíndola, quien añadió que sí hay propuestas ante la problemática; sin embargo, las autoridades no las asumen como propias.

“Hemos visto en los últimos 20 años una apatía, una displicencia hacia una política de agua más sólida que responda a un enfoque de sustentabilidad. Bombear agua, sacarla de los acuíferos, consumirla y tirarla al drenaje, junto con el agua de lluvia, eso no es sustentable y es prácticamente lo que hemos hecho”, lamentó.

Entre las alternativas ante la escasez se encuentra la captación de agua de lluvia para uso no potable, potable y para promover la infiltración, alternativa que quedó plasmada en el libro Captación y aprovechamiento de agua de lluvia. Una introducción, en el cual participaron varios académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y fue coordinado por Gleason Espíndola.

La publicación, presentada ayer, promueve que las construcciones verticales, viviendas unifamiliares y los edificios comerciales implementen sistemas para captar el agua de lluvia y la utilicen, con un tratamiento mínimo, para actividades no potables. Con un tratamiento especializado podría usarse para consumo humano y el sobrante podría infiltrarse en el subsuelo y recargar los mantos acuíferos.

Con esta alternativa, además de comenzar a tener una gestión integral del agua, también se tendrían beneficios económicos, pues los beneficiarios utilizarían en menor medida agua potable distribuida por el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa).

Gleason Espíndola señaló que la ciudad crece sin control y sin orden, lo cual lleva a que se explote el agua tanto superficial como subterránea sin una verdadera política pública de gestión integral. Esto no provoca otra cosa más que se comiencen a agotar las fuentes de abastecimiento. Es por esta razón que debe pensarse, desde la autoridad, en proyectos alternativos como la captación de agua de lluvia.

“(Se promueve) crecer de manera desorganizada, sacando agua sin control de los acuíferos o de las fuentes superficiales, en este caso de (la Presa) Calderón y Chapala. Como hemos estado consumiendo sin ningún tipo de restricción y sin medición, las fuentes están dando señales de alerta. Está el tema de agua subterránea, pensamos que es eterna el agua que está en el subsuelo y se están autorizando muchísimos fraccionamientos en la Zona Metropolitana de Guadalajara, edificios altos, sin tener plena consciencia de cuánta agua nos queda en el subsuelo”.

Además de la captación de agua de lluvia, Gleason y los académicos que participaron en el libro promueven que se reutilice el agua que se obtiene de las plantas de tratamiento. Una mezcla de ambas técnicas reduciría la escasez y la extracción de agua subterránea o superficial.

Sin embargo, para esto falta tener compromiso y voluntad política. En la Ciudad de México, por ejemplo, ya comienza a establecerse un programa, pero a las propias autoridades no les ha quedado clara su funcionalidad. En Jalisco no se ha tomado en cuenta. 

Gleason Espíndola añadió que en estas y las pasadas campañas electorales sobran actores políticos que, por conseguir votos, prometen implementar este tipo de modelos sin conocer sus implicaciones técnicas. 

Por este motivo, llamó a los candidatos a que se adentren al tema y certifiquen sus propuestas relacionadas con el agua para que la población tenga la certeza de que sabrán cómo resolver el problema y no se trata solo de atraer electores.

JB

 
Derechos reservados ® ntrguadalajara.com