INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Quinto Patio

Hoy, como viene sucediendo los últimos 27 años cumplidos este lunes, los tapatíos nos levantamos con un infausto recuerdo: el del estallido del colector intermedio Oriente que segó la vida de 212 personas en el sector Reforma. Parece que ya se ha dicho todo respecto a las causas y la mecánica de la tragedia, pero el testimonio del empresario Oscar Núñez Orozco confirma que en buena medida ocurrió porque nadie lo esperaba. Pese a que era más que lógico que la combinación de residuos de combustible, un sifón que bloqueaba el río San Juan de Dios, agua, calor y una chispa tenía que llevar a un problema mayor. El testimonio reconfirma que la decisión de Carlos Salinas de Gortari fue no culpar al principal responsable de los hechos: Pemex.

Por si usted no lo sabe, el actual secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, Javier Jiménez Espriú, piensa totalmente al revés que nosotros: en un testimonio ofrecido sobre estos hechos a un investigador jalisciense, Jorge Federico Eufracio Jaramillo, el político cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que pretender culpar a Pemex fue el comienzo de una infamia de Salinas de Gortari para encaminar a la empresa a la privatización, 20 años antes de la famosa reforma energética. Parece que la temible mafia del poder no era después de todo tan temible o no le corrían prisas.

***

Más allá de las especulaciones, lo que debe preocuparnos a los tapatíos es nuestra lenta evolución para enfrentar los riesgos. El maestro Luis Valdivia Ornelas, eminencia de la UdeG en temas de desastres, señala que lo único que resolvimos bien fue cuidar que los colectores ya no reciban hidrocarburos, pero en general esta ciudad ha crecido pésimamente y es posiblemente más insegura que hace 20 años en temas como inundaciones, golpes de calor, deslizamientos, contaminación del aire, agrietamientos, lo que nos lleva a plantear: ¿por qué no exigimos a los presidentes municipales y al gobernador que antes de allanar los negocios inmobiliarios de la nueva era de la redensificación se preocupen de que ésta se haga ordenadamente?

Pero mal anda la cosa si reparamos en que no se ha querido invertir en los estudios técnicos fundamentales para saber cómo funciona el subsuelo. Un solo edificio construido con base en datos técnicos certeros sería más que suficiente para justificar una inversión tan importante, concluye el investigador. Así la situación.

***

Lo feo es que a casi tres décadas, las heridas siguen sin cerrar y la justicia sin llegar. Tooooodavía las víctimas siguen esperando, cada vez más cansadas, que se despejen multitud de dudas sobre lo que realmente sucedió ese día y, principalmente, que los responsables enfrenten a la justicia. Luego del invento de la hipótesis del “agujerito” (Morales Lechuga dixit) las explicaciones oficiales de las causas han sido, esas sí, información “basura” (Alfaro dixit).

Por eso, en 2017 propusieron una comisión de la verdad y, aunque la idea fue retomada por el ombudsman Alfonso Hernández Barrón, éste pareció seguir a la conocida canción y dijo que sí, pero nunca dijo cuándo. ¿Por qué al defensor de los derechos humanos de Jalisco le cuesta tanto trabajo llevar al hecho este dicho? ¿Le gustará figurar pero no concretar promesas?, preguntan críticos damnificados.

***

El fatídico 22 de abril de 1992, Guadalajara y Jalisco eran gobernados por políticos del PRI. Desde entonces han pasado por Guadalajara y Jalisco funcionarios surgidos del PRI, PAN y Movimiento Ciudadano (que reúne personajes de los dos primeros). ¿Qué hizo o dejó de hacer cada administración en materia de justicia para las víctimas, tanto los fallecidos como los lesionados? ¿Qué hicieron, incluidos sus diputados, regidores y senadores, en cuanto a fortalecer el ámbito de protección civil para prevenir que ocurra un siniestro de la magnitud que enlutó al sector Reforma? ¿Qué huellas dejó cada partido más allá de cada año llevar coronas o asistir a la misa anual por esa fecha? Se aceptan opiniones, críticas y demás.

qp@ntrguadalajara.com

JJ/I