INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Al que madruga…

Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta
Pio Baroja

Toda una tragedia –una más– en Jalisco sucedió este fin de semana cuando un torrente, arrastrando objetos de todo tipo, le pasó por encima a San Gabriel al desbordarse el río Apango con las primeras lluvias. Las redes sociales llevaron pronto imágenes en foto y video de los estragos causados por la furia de las aguas que trasladaban a gran velocidad todo lo que encontraban a su paso, desde ramas y árboles enteros hasta piedras y todo tipo de materiales que no alcanzaron a resistir su empuje.

Lo sorprendente fue que la información formal de lo que pasaba allá, incluidas imágenes tomadas y enviadas sobre la marcha, comenzó a fluir enviada por los responsables de comunicación del coordinador para programas sociales del gobierno federal.

Al parecer, el doctor Carlos Lomelí agarró camino tan pronto conoció del problema en San Gabriel y comunidades vecinas e hizo acto de presencia con algunos de sus colaboradores para ver los daños y buscar la manera de apoyar a los muchos pobladores que se irán sumando a la lista de damnificados conforme bajan las aguas y ceda un poco el lodazal.

Llama la atención que del gobernador Enrique Alfaro no hubo noticias sino hasta pasadas las ocho de la noche del domingo. En su cuenta de Twitter, el gobernador informó a los afectados que “no están solos”, agregó que los municipios vecinos, Protección Civil del estado y del gobierno federal “ya están en camino” y aseguró “los mantendré informados en todo momento; sigan las redes oficiales”. Menudo entripado habrá hecho Alfaro cuando se enteró que Lomelí le estaba comiendo el mandado desde horas antes. El que dio la cara por la administración estatal, aunque tardíamente, fue el secretario de Gobierno, Enrique Ibarra Pedroza, a quien pudimos escuchar en entrevistas radiofónicas ayer por la mañana sin datos concretos, con más dudas que respuestas, lo que los deja muy mal parados.

Omisión o negligencia

Como suele ocurrir, tras la tragedia surgen las causas probables para que ocurran semejantes situaciones extraordinarias, fenómenos que no habían sucedido nunca o por lo menos no tan violentos ni con los nefastos resultados como los del fin de semana. Dicen los expertos que conocen la zona que anteriormente el agua producto de las lluvias torrenciales era detenida por los bosques ubicados en las márgenes del río, cuyos árboles han sido objeto de voraz tala clandestina. A la ausencia de éstos se debe la magnitud del torrente.

Las preguntas son obligadas: ¿y las autoridades dónde estaban cuando se hizo el ilegal corte de esos árboles? ¿Son los mismos responsables de aplicar la ley quienes se benefician de la tala ilegal? Tendría el gobernador que pedir una investigación exhaustiva y deslindar las responsabilidades correspondientes para sancionar a los culpables.

Chisme caliente

La historia del supuesto flirteo de la diputada Geraldine Ponce Méndez con el presidente Andrés Manuel López Obrador no le pareció a su señora esposa, Beatriz Gutiérrez, quien al percatarse de la cercanía que había entre la legisladora y su marido se sentó a su lado metiéndose, como se dice popularmente, como señora gorda en asiento de camión. Durante el fin de semana abundaron los memes sobre el tema, para deleite de todos.

Colofón…

Los servicios médicos siguen dando de qué hablar. Un joven empleado, enfermo de una afección en la sangre, ha tenido que gastarse sus ahorros en consultas y estudios particulares porque en el IMSS le daban cita para febrero de 2020 y su dolencia podría ser de esas que, si no se atienden de inmediato, ya no tienen remedio. Haremos reflexión al respecto próximamente.

@BenitoMArteaga

bmacoladeleon@gmail.com

JJ/I