INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Reducir desigualdad

El Paquete Económico 2022, entregado por el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, en la Cámara de Diputados confirma que el rumbo del país con estabilidad macroeconómica se mantiene. 

La tasa del crecimiento del PIB para el próximo año se estima 4.1 por ciento, con una inflación de 3.4 por ciento, una tasa de interés promedio de 5 por ciento, un tipo de cambio de 20.3 pesos por dólar y un precio de la mezcla mexicana de petróleo de 55.1 dólares por barril. 

Esos son los números de la proyección macro, pero en la microeconomía se busca reducir la brecha de desigualdad, impulsar el mercado interno, detonar la convergencia de desarrollo-bienestar y empleo. 

Como es sabido, el paquete económico contempla la Ley de Ingresos de la Federación, el Proyecto de Presupuesto de Egresos y los Criterios Generales de Política Económica, todos con la misma intencionalidad de mantener la estabilidad y el desarrollo. Por ello se busca simplificar el pago de impuestos, mantener la solidez fiscal y una deuda con trayectoria sostenible. 

No escapó a estos documentos básicos atender las desigualdades ancestrales, muy acentuadas por los daños provocados por la pandemia del Covid-19, así como contribuir al desarrollo económico y social incluyente, y alcanzar un clima favorable para la inversión extranjera y nacional. 

Como ya se había dicho, no se propone la creación de ningún nuevo impuesto, ni el incremento en las tasas de tributación vigentes, aunque sí habrá ajustes a la alza en la misma proporción de la inflación. 

En la parte recaudatoria se estiman ingresos 7.5 por ciento mayores a los del pasado año, por lo que se incluye un nuevo régimen de confianza que busca disminuir los costos de cumplimiento de los pequeños contribuyentes con simplificación administrativa, y cerrar espacios de evasión, elución y defraudación fiscal. 

El paquete económico se presenta sólido y acorde a las necesidades sociales del país. 

AHORROS 

Quiérase o no, los estragos provocados por las inundaciones de los últimos días en varios estados de la República obligarán a ejercer un presupuesto de reconstrucción en un año de contracción en el gasto público. 

El sismo, aun con daños menores, es otro elemento reclamante de gasto público, que tendrá que satisfacerse a la brevedad. Así las cosas con los efectos de los fenómenos naturales, ajenos a los controles rígidos. 

salvadormartinez@visionmx.com

Twitter: @salvador_mtz

jl/I