Monederos de criptomonedas

(Foto: Especial)

Para almacenar criptomonedas necesitas un monedero, es decir, un programa que guarda tus claves cifradas privadas y públicas necesarias para acceder a la cadena de bloques y realizar transacciones.

La clave pública es una especie de dirección de tu monedero y la clave privada se usa para desbloquearlo. Cuando alguien te envía dinero, lo reasigna de su propia cuenta a la tuya (es decir, necesitan tu clave pública). Para ello, el remitente necesita el acceso a su propia clave privada. A su vez, para desbloquear y gastar nuevos fondos se debe introducir la clave privada que se corresponda con tu clave pública.

Cabe recalcar que cuando posees y almacenas criptomonedas en tu monedero no es como si las tuvieras en el bolsillo. El monedero simplemente consta de dos claves y las monedas están en la cadena de bloques. Cuando ocurre una transacción, un nuevo bloque describe que la transacción se ha añadido a la cadena.

Respecto a los monederos, hay varios tipos y cada uno tiene sus pros y contras

Monedero de papel

En su forma más simple, tu cuenta de criptomonedas consta de dos claves, una privada y otra pública, y la forma más sencilla de almacenarlas es apuntarlas en un papel. Esto es lo que se conoce como monedero de papel.

Pero para pagar algo tendrás que crear otro tipo de monedero y transferir fondos del monedero de papel al nuevo. Introducir estas claves tan largas manualmente puede llegar a ser muy costoso y, por ello, se han introducido los códigos QR. Para generar las claves y convertirlas en códigos QR, se usa un software especial.

Monederos calientes

El tipo de monedero más sencillo se llama monedero caliente y se usa para adquirir algunos servicios en línea. Se conoce así porque puedes acceder a tus activos desde donde quieras y con cualquier dispositivo; sólo necesitas una conexión a Internet. Para conseguir uno de estos monederos sólo tienes que registrarte en el sitio web del servicio o instalar algún programa, así accederás a la interfaz para gestionar tus fondos.

Son muy prácticos, pero tienes que confiar al proveedor del servicio todo el dinero de tu cuenta. Por ejemplo, las casas de cambio de criptomonedas proporcionan a sus clientes monederos calientes para cada criptomoneda que se comercializa en el intercambio y los recientes acontecimientos muestran que no es muy inteligente almacenar una gran cantidad en estos monederos (los intercambios resultan muy atractivos para los hackers). Algunos servicios dedicados a los monederos calientes no realizan intercambios y se centran más en la seguridad, sin embargo, siguen basándose en tu confianza.

Algunos de estos proveedores te facilitan tus claves, de esta forma siempre podrás cambiar de monedero. Sin embargo, si no te conceden las claves y le pasara algo al proveedor, es muy probable que pierdas el dinero. Los monederos calientes son una buena idea para guardar pequeñas cantidades de criptomonedas que piensas gastar.

Monederos de escritorio y móviles

Los famosos monederos de escritorio y monederos móviles son locales, pero requieren conexión a Internet. Son una herramienta que se instala en tu ordenador o smartphone y gestiona tus claves públicas o privadas y las transacciones. Los monederos locales suelen estar bien tanto para almacenar criptomonedas como para usarlo como método de pago.

Se distinguen dos tipos: de nodo completo y ligeros. Los primeros almacenan toda la cadena de bloques en la memoria del dispositivo y los segundos, en una tercera parte. En la práctica, los monederos de nodo completo no funcionan en smartphones. Por ejemplo, la cadena de bloques de Bitcoin ocupa en estos momentos unos 200 GB, algo más de lo que puede soportar un smartphone. Los monederos locales son los originales, pero están siendo desbancados por los ligeros y los calientes. Sin embargo, los monederos de nodo completo, que no dependen de terceras partes, suelen ser más seguros que los ligeros.

Monederos fríos

Se trata de un hardware físico similar a una memoria USB que se debe conectar a un ordenador o smartphone para funcionar.

De hecho, una simple memoria USB puede usarse como un monedero frío, pero son preferibles los monederos especializados de hardware que hacen uso de un chip de elemento seguro para gestionar las criptomonedas y mantener tus claves seguras. Son más seguros que los monederos de software porque guardan tus claves en un dispositivo sin conexión. Los monederos fríos almacenan las criptomonedas de forma segura y realizan transacciones. El único inconveniente de los monederos de hardware especializado es que no son gratuitos. ¿Lo bueno? Que no tienes que cargarlo.

Con información de Kaspersky Kab

¿Qué son?

Las criptomonedas son monedas virtuales que pueden ser intercambiadas y operadas como cualquier otra divisa tradicional, pero están fuera del control de los gobiernos e instituciones financieras

Monedas

  • Bitcoin
  • Bitcoin cash
  • Ether
  • Litecoin
  • Ripple
  • Dash

JJ/I