INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Carteles-denuncias-demandas escritos por mujeres

Las mujeres comenzaron a reunirse en Plaza Universidad, en el Centro Histórico de Guadalajara, antes de comenzar la marcha. En cartulinas, mantas, cartones, plásticos, hojas, escribieron: “No me calmo. Por las que faltan, por las que vienen, por las que están”; “No somos histéricas, somos históricas”; “Si hay que matar o morir en batalla, estaré en el bando de las brujas”; “El machismo también mata mujeres trans”; “Desnuda te incomoda, ¿muerta no?”; “¡Yo marcho con mi hija, para no marchar por ella!”; “Yo marcho con mi mamá para no marchar por ella!”. 

Domingo 8 de marzo de 2020. También están madres con las imágenes de hijas desaparecidas o víctimas de feminicidio. La señora Leticia porta un cartel que informa: “Érika Berenice Cueto Vázquez. Desaparecida el 2 de noviembre de 2014 entre Puerto Vallarta, Jal., y San José del Valle, Nay. Ayúdame a encontrar a Érika encontrandoaerika@gmail.com (+52-1) 322-183-4519”, con la foto sonriente de su joven hija. 

En muros de edificios alrededor de Plaza Universidad se colocan carteles en que las asistentes, antes de partir rumbo a la ex glorieta de Los Niños Héroes, ahora de Los y las desaparecidas, escriben. Uno reza: “¿Cómo eres violentada en la UDG?”, y aparecen nombres de profesores señalados como acosadores de la Prepa 2, del CUCEI, CUCEA, CUCSH, CUAAD, la Prepa 1, el Cuciénega Ocotlán, Prepa 10. Las acusaciones mencionan encubrimientos de la universidad y hostigamientos desde hace décadas por parte de maestros hacia las alumnas. 

La voz de mujeres se lee en pancartas, papeles de cualquier tamaño: “De camino a la escuela quiero estar segura, no ser valiente”; “Lucho hoy para no morir mañana”; “Si ya me condenaron por ser mujer, voy a morir luchando”; “Vivas se las llevaron, vivas las queremos”; “Mexicanos al grito de basta & justicia”; “Ni calladita, ni bonita, ni calmadita, ni tuya, ni de nadie, ni una menos”; “Necesitamos y merecemos libertad y justicia”; “Exigimos que nos escuchen”; “Existo porque resisto”; “Si atacan a una, respondemos todas”. 

En el piso se colocaron cartulinas en las que libremente podían escribir. En uno se leía: “Luchamos por:”, y cada una añadió: “Igualdad de oportunidades”; “Por justicia, seguridad y equidad”; “Mejores condiciones de trabajo”; “Las hijas y los niños”; “Derecho a vivir libre mi sexualidad”; “Poder hablar sin miedo”; “Dejar de tener miedo”; “No tener miedo de salir a la calle”; “Somos muchas y nos tenemos las unas a las otras”; “Poder seguir siendo madre y que no me digan puta”; “México feminicida”. Hay más frases, exigencias, escritas con marcadores rojos, negros, cafés, morados. 

Hay talleres, charlas informativas, actividades diversas en Plaza Universidad antes de la marcha. Los carteles señalan: “Nos quitaron tanto que nos quitaron el miedo” o bien, en un tendedero colgado en plena plaza, cuelgan cartulinas moradas que abordan el tema de Las desapariciones en Jalisco. Ahí se lee, por ejemplo, “En el país, las niñas y niños desaparecidos representan 18 por ciento de todos los desaparecidos del país (61 mil 637 desaparecidos); mientras que en Jalisco, los menores representan 11% de las 8 mil 872 mujeres y hombres que están actualmente desaparecidos”.  

En la marcha, alzan los carteles: “Somos la voz de las que ya no están”; “Sobreviviente, aquí estoy. Vivas y libres”; “Señor presidente, ¿a cuánto el cachito de justicia?”: “¿Has oído: ‘es la cruz que nos tocó cargar? Tú qué crees: ¿venimos a este mundo a andar cargando cruces o a formar y forjar nuestro propio camino?”. Al frente, una manta con familias de desaparecidas y víctimas de feminicidio, demanda: “por una vida digna. Juntas paramos las violencias”. Ayer pararon el país. Días históricos. Construyen nuevos paradigmas. 

sergiorene.dedios@gmail.com

jl/I