INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

Cambio de rumbo en Cultura

Cultura Jalisco tiene nueva titular: Lourdes González Pérez, quien llega a una dependencia que desde enero pasado no contaba con una cabeza que estableciera la política cultural del estado. 

Desde finales de enero, cuando Giovana Jaspersen renunció a la Secretaría de Cultura debido a los recortes sufridos por la pandemia de coronavirus, Susana Chávez Brandon estuvo sólo como encargada de despacho. 

El pasado lunes, el gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, anunció en sus redes sociales la llegada a la Secretaría de Cultura de Lourdes González. 

Esta noticia tiene que ser bien vista por la comunidad artística que ahora tendrá la posibilidad de dialogar con una gestora cultural de amplia experiencia y reconocida por su carrera en la producción teatral. 

El perfil de Lourdes González es interesante porque ha formado parte de los funcionarios de Cultura UDG con presupuestos jugosos para el desarrollo de proyectos, pero también ha trabajado desde la independencia y la precariedad del mundo artístico. 

La comunidad cultural con esta designación, claro que está representada por uno de sus miembros. Es la primera ocasión desde al menos tres administraciones que el titular de Cultura realmente forma parte y conoce a la comunidad artística de Guadalajara. 

Y para comprobar lo anterior, me remito a la historia de la dependencia: antes de la llegada de Lourdes estuvo al frente Giovana Jaspersen, a quien pocos conocían, pues su carrera se había formado en Mérida; anteriormente estuvo al frente Myriam Vachez, médico y una mujer emergida del PRI. Y en las administraciones panistas, con Emilio González Márquez, estuvo a cargo de la Cultura Alejandro Cravioto, quien es arquitecto de formación, pero que no estaba vinculado con los creadores del estado; y durante el gobierno de Francisco Ramírez Acuña estuvo al frente Sofía González Luna, quien proponía una visión conservadora de la cultura y alejada de la comunidad. 

Con Lourdes González, la comunidad tiene una representante y, sin duda, veremos una política cultural enfocada en las artes escénicas, la plástica, la recuperación de espacios públicos, la literatura y trabajo comunitario. 

El reto de González será llevar su visión y sus proyectos a los municipios donde existen casas de la cultura en total abandono, que funcionan como pseudobibliotecas, retomar el proyecto de las orquestas infantiles y juveniles que requieren de la compra de instrumentos, docentes y espacios dignos para que los niños en los municipios tengan acceso a la cultura, y la conservación y rescate del patrimonio cultural tangible e intangible. 

Además, Lourdes tiene la oportunidad de mejorar a la Orquesta Filarmónica de Jalisco y darle una vocación muy interesante al Teatro Degollado. Pero para lograr esto tendrá que enfrentar a los sindicatos que saben hacer mucho ruido ante cualquier posible cambio. 

González llega en un momento clave para trabajar con tiempo un proyecto de presupuesto y negociar con el gobernador el respaldo a su propuesta; además, tendrá que conseguir recursos a partir de alianzas con empresas y asociaciones para esta dependencia tan afectada por la pandemia. 

Si González logra implementar su visión de la cultura será muy interesante el tiempo por venir. Esperemos que Lourdes se mantenga cercana a la comunidad cultural y no pierda el piso sobre a quiénes sirve su trabajo y cuáles son realmente las prioridades de la Secretaría de Cultura. 

mtorres@siker.com.mx

jl/I