INICIO > OPINION
A-  | A  | A+

La desconfianza a las fiscalías

El caso para esclarecer la muerte de Debanhi Susana Escobar Bazaldúa nos ha enseñado a no confiar en los procesos que llevan a cabo las fiscalías, en este caso la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León. 

Las víctimas indirectas, los padres de Debanhi Susana, han pasado un tormento en la búsqueda de justicia y de verdad. 

El pasado 9 de abril la joven de 18 años desapareció luego de que saliera de una fiesta en el municipio de Escobedo, en Nuevo León. Y su cuerpo fue encontrado el 21 de abril dentro de una cisterna del Motel Nueva Castilla, ubicado en la carretera Monterrey-Laredo. 

Los errores cometidos por la Fiscalía de Nuevo León, la presión de los medios de comunicación por la primicia y la falta de atención a las víctimas se sumaron a una crisis que terminó por romper totalmente la confianza en los procesos de la fiscalía estatal. 

Este lunes, en conferencia de prensa con la presencia de las autoridades estatales y federales, se anunciaron los resultados de la tercera autopsia al cuerpo de Debanhi. 

El subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, comentó este lunes que el tercer peritaje al cuerpo de Debanhi Escobar fue realizado por tres médicos forenses del Instituto de Ciencias Forenses del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) y por el perito forense internacional, acreditado por ONU Mujeres, José Mario Nájera. 

Los resultados de esta nueva necropsia discrepan de las causas de muerte expuestas en la primera y segunda autopsia. 

Mientras la primera y la segunda autopsia determinaban como causa de muerte un golpe o varios golpes en la cabeza, este tercer peritaje establece que la causa de muerte de Debanhi fue la “asfixia por sofocación en su variedad de obstrucción de orificios respiratorios”. 

Lo anterior fue dado a conocer por Felipe Takeshi Medina, director del Instituto de Ciencias Forenses del TSJCDMX. 

Takeshi Medina explicó que el intervalo post mortem con base en los hallazgos macroscópicos, signos cadavéricos, es de tres a cinco días a partir de la localización de la víctima. 

Es decir que la joven estuvo viva entre el 9 y 16 de abril. Es el hallazgo más relevante, y no se había mencionado en los pasados peritajes y pone en la investigación varias preguntas, por ejemplo: dónde estuvo Debanhi esos días y por qué no se le localizó con vida si al parecer sí hubo tiempo. 

La tercera conclusión presentada por Takeshi Medina es que no se encontró ninguna evidencia o hallazgo que indicara abuso sexual. Y, por último, descartó por completo la asfixia por sumersión, es decir, que no se ahogó en la cisterna. 

En la presentación de los resultados, el papá de Debanhi, Mario Escobar, anunció que daría a conocer su opinión sobre esta tercera autopsia en sus redes sociales. 

En su mensaje, el papá de la joven exigió la destitución del coordinador de la Semefo y otros funcionarios. 

“Con estos peritajes, que son diferentes y que tenemos la confianza que va a buscar la verdad, porque es muy diferente la conclusión, ya debe de haber culpables y responsables, como el coordinador de la Semefo, yo no sé si lo hizo por negligencia, por dolo o por omisión, pero tiene que tener consecuencias, ya le solicité al fiscal, exijo que pongan su renuncia inmediatamente”. 

Y sí debería haber varias renuncias en Nuevo León, entre ellas la del fiscal Gustavo Adolfo Guerrero y la de los funcionarios involucrados en este caso. 

Lo único que se pide para Debanhi es justicia para ella y para su familia. 

mtorres@siker.com.mx

jl/I