Buscan armonizar ley estatal con federal

(Foto: Especial)

Desde octubre del año pasado, como parte de una búsqueda por mejorar las condiciones en que las políticas culturales del estado se manejan, la Comisión de Cultura del Congreso del estado presentó la hace un par de semanas de manera formal la iniciativa de Reforma a la Ley de Fomento a la Cultura de Jalisco.

En resumen, ésta exige una armonización con la Ley General de Cultura y Derechos Culturales a nivel nacional para “ampliar las protecciones y el reconocimiento de los derechos culturales de los mexicanos también en Jalisco”.

Así lo aseguró la presidente de la comisión, María Antonieta Vizcaíno, quien en entrevista contó que estas reformas se plantearon a través de un foro que sucedió el año pasado, en octubre, cuando la diputada Kehila Kú ocupaba el cargo que ahora ella desempeña.

“Surgió precisamente por el número de iniciativas que se encontraban pendientes de dictaminar al momento de iniciar la presente legislatura en materia cultural, pudimos observar que muchas propuestas iban en sentido contrario a otras y unimos las diversas manifestaciones y quejas que se le hicieron a la Comisión de Cultura por parte de la comunidad cultural”, dijo en entrevista.

Por esto mismo, el año pasado se realizó el Foro de Diagnóstico de la Legislación en Materia Cultural del Estado de Jalisco. Ahí participaron, entre otros, Efraín Franco, presidente Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA); María Guadalupe Arredondo Ochoa, coordinadora de Cultura Indígena y Educación de la Comisión Estatal Indígena; Sara Velasco Gutiérrez, la restauradora Karla Jáuregui y el arquitecto José Villaseñor Ramírez, por mencionar sólo a algunos.

Entre las muchas propuestas se aprobaron al menos tres directrices importantes. En la primera de ellas se impone la obligación a los municipios de que sus programas de cultura se elaboren con la participación de la ciudadanía y la comunidad cultural y no sólo de parte de quienes dirigen estos municipios.

Se obliga a las autoridades encargadas a que establezcan las bases de coordinación para la elaboración de programas estatales y municipales con la finalidad de que la política cultural sea eficiente y eficaz y no sólo se procure su coordinación como se establece actualmente.

El cambio más sustancial

Uno de los temas más recurrentes dentro de esta propuesta tiene que ver con la así llamada ciudadanización del CECA, que los Consejeros Ciudadanos elijan a la mayoría de los integrantes del consejo para que verdaderamente se le dé voz a la comunidad cultural, para evitar que sea una cuestión política lo que decida la integración de dicho organismo.

“Hoy tenemos muchos funcionarios elegidos por el gobierno del estado, lo que no garantiza del todo una autonomía dentro del consejo”, dijo por su parte Jorge Ortega, secretario ejecutivo del CECA. “Queremos que los consejeros sean elegidos por la propia comunidad cultural y no pase como ahora que muchos son impuestos y luego no asisten a las reuniones, no toman en serio la toma de decisiones”.

Según este cambio, en lo sucesivo, el interesado en ocupar el cargo de presidente del consejo deberá presentar una carta de intención así como el plan de trabajo que desarrollará en caso de resultar electo.

"Ha sucedido que el consejo  elige presidente en la misma sesión en la que se conocen pues así lo indica la ley, y a causa de esto no tienen el tiempo necesario para elaborar un plan de trabajo y presentarlo ante el pleno, por lo tanto se propone que con anticipación  a esta sesión, exista un manifiesto y pre proyecto por parte de los interesados al cargo de presidente", dijo Ortega

Entre otros aspectos esta reforma otorgaría una función más contundente para el consejo, pues los programas y acciones a realizar por la Secretaría de Cultura se deberán consultar previamente a implementarse con los consejeros, y no que solamente, como se hace ahora, dicho organismo emita su opinión sobre los que le presente ya aprobados la Secretaría de Cultura.

Lo que no se aprueba

Entre las propuestas que no se aprobaron se encuentran temas de educación artística, cuidado del patrimonio material e inmaterial y su reglamento.

Vizcaíno comentó que seguirán presionando para que por lo pronto estas reformas se aprueben y que ante las primeras revisiones considera casi un hecho que sean integradas tal y como están “creemos que en las próximas dos sesiones del Congreso (quedarán)”. Negó que sea posible que estos reacomodos tarden más tiempo en ser una realidad.

Incluyen comunidades indígenas

En lo que concierne a las acciones especiales de fomento a la cultura, se establece en la reforma la obligación a las autoridades estatales y municipales para que se consulte a las comunidades indígenas y se les respete la libre determinación y su autonomía en la implementación de medidas para la preservación, promoción, fortalecimiento, difusión e investigación de la cultura de los pueblos indígenas asentados en el territorio del estado.

Así también se propone declarar de interés público a las manifestaciones musicales, gastronómicas, artesanales, para su preservación y desarrollo.

Por ejemplo, María Guadalupe Arredondo Ochoa, coordinadora de Cultura Indígena y Educación de la Comisión Estatal Indígena, propuso también, en el entendido de que las culturas populares han sido hasta ahora las más ignoradas dentro del desarrollo de los reglamentos de cultura, la elaboración y actualización del registro de las festividades y manifestaciones populares para que se denominen manifestaciones de la cultura popular y se integren dentro del Inventario Estatal de Patrimonio Cultural del Estado de Jalisco, lo que se aprobó. Alejandra Carrillo

CECA

Las reformas al Consejo Estatal de la Cultura y las Artes harían que los consejeros fueran elegidos en un porcentaje mayor por el propio consejo lo que evitaría imposiciones de parte del gobierno estatal: la mayoría de los consejeros que hay ahora forman parte de la Universidad de Guadalajara

No se reformó

Entre las otras propuestas que surgieron en el Foro de Diagnóstico de la Legislación en Materia Cultural del Estado de Jalisco surgieron propuestas como sobre las Bibliotecas públicas: son más de 270 bibliotecas en todo el estado y solo hay una sola persona capacitada para reparar libros, por lo que debería haber más restauradores de libros, por lo menos en cada región. La propuesta la hizo Sara Velzaco Gutiérrez, maestra en letras.

9 puntos serán reformados según esta primera iniciativa

JJ/I