Revictimiza la UdeG por acoso: activistas

Denuncia. La Universidad no protege a sus estudiantes ni da investigaciones claras en este tipo de casos, aseguran. (Foto: Alfonso Hernández)

La Universidad de Guadalajara (UdeG) ha puesto “en el banquillo de los acusados a las víctimas”, reprocharon activistas y alumnas sobre el caso en el que se investiga presunto acoso sexual por parte de Horacio, ex coordinador de la carrera de Antropología en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

“El acoso y hostigamiento es uno de los pasos que van subiendo de nivel y finalmente acaba con violencia feminicida. Nosotras sí estamos preocupadas. Hablar de acoso y hostigamiento no es hablar de cualquier cosa, esto genera desapariciones, violencia sexual, feminicidio”, advirtió la abogada del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de la Mujer (Cladem) en Jalisco Alejandra Cartagena.

En Jalisco está oficialmente declarada la Alerta de Violencia contra las Mujeres. “Tenemos una situación fuertísima de violencia en el estado y parece que no pasa nada. La Universidad de Guadalajara debería ser el primero en ser el primero en tener cero tolerancia al acoso y al hostigamiento”.

Ven omisiones

Sin tomar en cuenta los protocolos nacionales e internacionales, la Comisión de Responsabilidades de la UdeG, a cargo del abogado general, Francisco Javier Peña Razo, estaría violentando derechos de alumnas y maestras que se han atrevido a denunciar a Horacio, aseveró la representante legal de dos de las jóvenes.

“Están llevando el proceso según les vaya cubriendo sus intereses”, agregó Alejandra Cartagena. Recordó que en rueda de prensa, hace unas semanas, autoridades universitarias aceptaron vínculos de amistad con el acusado.

Además, por la forma en la que la que se ha manejado el caso, se desincentiva la denuncia. Miriam y Nohemí son dos estudiantes que lo hicieron, así como la académica Tanya, a raíz de lo cual han recibido presiones o descalificaciones y en algunas ocasiones se han topado frente a frente con el presunto acosador.

Por su parte, Horacio, tanto en la denuncia penal como en la investigación interna universitaria, recurrió a fotos y publicaciones en redes sociales para descalificarlas por salir a divertirse, por ser feministas o sus actividades generales.

Los casos

“En la Universidad de Guadalajara nos acusan, no nos creen, nos revictimizan y nos vienen a decir que somos unas drogadictas, unas alcohólicas, ya nos ponen en otras ocasiones donde somos las culpables”, comentó Miriam.

Nohemí relató que la semana pasada vivió una situación de posible riesgo, misma que relacionó con la denuncia que interpuso, pero no tiene elementos para aseverarlo, por lo que sólo le queda es estar alerta.

Además de las dos alumnas, la profesora de la carrera de Antropología Tanya Méndez denunció a Horacio por acoso y hostigamiento sexual y laboral.

Cladem apoya el caso en el proceso que se lleva en el Centro de Justicia para las Mujeres.

De la investigación en la UdeG se han dado cuenta por ruedas de prensa o notificaciones de última hora que les llegan a las jóvenes, refirió la abogada.

Señalamientos

  •  A través de un comunicado, Cladem aseguró que en las oficina del abogado de la UdeG “se erigieron en tribunal y situaron a las víctimas en condiciones de contraparte obligadas a recabar pruebas sin que el centro universitario iniciara hasta este momento ninguna investigación que les permitiera allegarse de las pruebas necesarias para dilucidar los hechos denunciados”
  •  Denunciaron además poca sensibilidad y cuidado, especialmente con una de las jóvenes denunciantes “a la que acusan de tener problemas psiquiátricos”, lo que pudiera resultar violatorio a los derechos humanos de la alumna en cuestión, al ventilarse su nombre en los acuerdos que se dictan en el proceso de hostigamiento y acoso

JJ/I