Suman 39 muertos por colapso de puente en Génova

Foto: AP

Fiscales italianos centraron su investigación del derrumbe de un puente en Génova en posibles fallas de diseño y pobre mantenimiento, al tiempo que el saldo de muertos por el desastre se elevó a 39 y políticos en el país buscaban a quién culpar.

Los temores de que la parte del Puente Morandi que sigue en pie pudiera derrumbarse también aumentaron. Eso hizo que las autoridades ampliasen su orden de evacuación para incluir a 630 personas que viven cerca del puente carretero que fue separado en dos partes por el derrumbe de su sección central durante una intensa tormenta.

El derrumbe de un tramo de 80 metros del puente Morandi hizo que docenas de autos y tres camiones pesados cayeran al vacío desde una altura de 45 metros mientras muchas familias viajaban por la carretera para el popular Ferragosto, como se conoce en Italia al feriado del 15 de agosto.

El jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli confirmó que 39 personas perdieron la vida y otras 15 resultaron heridas en la tragedia. Entre los fallecidos había tres niños, dijo el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Algunas de las toneladas de concreto que llovieron del puente cayeron sobre un lecho seco, mientras que otros se estrellaron peligrosamente cerca de edificios de apartamentos. Algunos de los residentes se les prohibió temporalmente regresar a sus apartamentos siquiera para recoger documentos esenciales, medicinas y otras pertenencias.

Además de emplear maquinaria pesada, los rescatistas treparon sobre las losas de concreto con perros rastreadores para buscar más sobrevivientes o cadáveres en unas labores que extendieron durante la noche y continuaban el miércoles. Hasta la zona se desplazaron mil efectivos, apuntó Borrelli.

El puente, que databa de 1967, fue considerado entonces un elemento innovador por el uso de concreto en torno a sus cables, pero necesitaba mejoras, especialmente porque soportaba más tránsito del previsto por sus arquitectos. Un experto en esta infraestructura, Antonio Brencich, de la Universidad de Génova, dijo en el pasado que la obra era "un fracaso de la ingeniería”.

Una mujer no identificada que estaba parada debajo de la estructura contó a la televisora estatal RAI que el puente cedió como si se tratase de una montaña de harina.

Expertos en ingeniería destacaron que la corrosión y el clima podrían haber tenido que ver en el colapso del puente de 51 años.

En el Vaticano, el papa Francisco rezó por las víctimas del accidente de Génova y expresó su “cercanía espiritual” con ellas, con los heridos y sus familias y con los cientos de residentes que tuvieron que desalojar sus casas en la zona.

EG