Felicidad sobre rutas doradas

En los ajetreados tiempos actuales, encontrar la felicidad mental es la joya más preciada de la vida cotidiana. Meditaciones, retiros, yoga, llegaron de oriente a occidente hace medio siglo con esa misión, y aunque siguen totalmente vigentes, hay una vieja actividad que se ha convertido en la nueva moda para curar todos los males y abrir brecha en ese incesante camino a la felicidad: el running, que no es otro cosa más latina que la carrera pedestre.

Dicen los maestros que el amor  sin apegos comenzando por uno y dedicado con trabajo a otros es el néctar de la felicidad y mucho de eso hay en el correr, basta pensar que cuando alguien comienza a enamorarse de la actividad, las personas a su alrededor lo notan de inmediato. Y esto tiene su lógica científicamente comprobada, la actividad física genera endorfinas que nos hacen felices, incluso un día malo puede arreglarse con una sesión corta de running.

Las endorfinas son las culpables de que nuestro lado oscuro desaparezca por un momento cuando estamos corriendo. El ejercicio nos ayuda a sentirnos mejor porque estimula la producción de las mismas, pero también genera otras sensaciones que nos hacen más productivos, así lo explica el escritor japonés Haruki Murakami, un novelista que dedicó uno de sus textos a su pasión por correr en el libro De qué hablo cuando hablo de correr, ahí explica cómo las endorfinas producen en el cerebro sensaciones que nos permiten sentirnos felices, nos alivian de dolores y además permiten una mente más clara, básica y necesaria, como en su caso, para escribir o discernir sobre proyectos personales.

Muchas personas que conozco empezaron a correr porque querían bajar de peso, fue un inicio superficial que se convirtió en una saludable necesidad, correr por amor propio, comenzando por las ganas de sentirse mejor. Es quizá por esto que el atletismo pedestre se ha hecho tan famoso y crece en cantidad y calidad, de corredores y competencias, una muestra es la prestigiada etiqueta de oro IAAF que ya tiene el 21k de Guadalajara.

La vida es un reto y una jungla con peligros y fieras que quieren devorar desde la autoestima, la serenidad y hasta la pasión por vivir. Todos los días luchamos por algo, correr es una forma de entrenarnos y salir ganando, porque este deporte se trata de competir con el más cruel adversario: uno mismo.

@PatyPenia

JJ/I