Diseño de escenografías, reconocido en el mundo

Trabajo. La obra 'Three catastrophes that I happily survive' es la obra que le da a Rodrigo Cortés el primer premio en la categoría de Espacio Escénico. (Foto: Cortesía)

La ciudad de Taipéi en Taiwán fue este año la sede del concurso internacional World Stage Design, que se realiza cada cuatro años y que premia a lo mejor del diseño de escenografía.

Este año más de 600 diseñadores concursaron para las 12 categorías y para el principal premio de diseño teatral México ganó en seis de ellas, tres en primer lugar.

David Molina y Josafat Reynoso ganaron bronce y oro respectivamente en la categoría de Escenografía Teatral. Andrea Pacheco ganó el tercer lugar en Diseño de Vestuario, Jesús Hernández ganó el primer lugar en Diseño Espacial. En Diseño Alternativo, en que participan recursos multimedia, Gloria Carrasco ganó el tercer lugar y Rodrigo Cortés ganó el primer lugar en Espacio Escénico con su obra titulada Tres catástrofes que sobreviví felizmente.

En entrevista, Cortés contó que esta clase de eventos es importante por los aprendizajes que el intercambio internacional deja en los creativos de todo el mundo. “Aunque ya era fuerte la presencia de México en esta clase de festivales, pero esta vez fue contundente, seis mexicanos con premios, ahora sí que arrasamos”, dijo, “se ha consolidado como uno de los tres países más fuertes del mundo en diseño de escenografía y vestuario, fue muy elogiado México, nos hicieron comentarios que a pesar de la diversidad de cada proyecto hay algo que los identifica que les gustó más que los demás”.

La obra con la que Rodrigo ganó es una especie de montaje dentro de, sobre todo, espacios con poca luz, derruidos, distantes de los teatros, en los que se puede jugar con el panorama. A través de paisajes sonoros que realizó un colaborador, la idea es que más que los actores, las personas de a pie entren en el espacio para experimentar diversas sensaciones.

Three catastrophes that I happily survive, como se titula en inglés, fue creado en Suiza, donde reside actualmente el artista, y lleva tres escenarios diversos a través de la construcción arquitectónica y motriz que el público puede vivir como Cortés las vivió de cerca: en primer lugar, el temblor de 1985 en la Ciudad de México, en segundo lugar un atentado en un vagón del Metro que explotó en Londres y que el artista estuvo a punto de tomar y en tercer lugar el tsunami en Fukushima, cuando estuvo residiendo en Japón. Éste es el tercer premio internacional que gana la obra.

La carrera de Cortés

La historia de Cortés en el diseño de escenografías comienza en Guadalajara, él estudió arquitectura, pero comenzó a trabajar para el teatro en compañía de directores como Mauricio Cedeño.

“Me di cuenta que hay muchas más libertades de experimentar con el espacio a través de la escenografía que en la arquitectura, hay demasiadas limitaciones, en la escenografía vi la posibilidad de hacer lo que quiera en el espacios y la luz. Es un espacio donde realmente la creatividad puede fluir, porque es un arte colectivo y por ende hay cosas que no controlas pero aprendes a adaptarte y a resolver las cosas: los accidentes creativos son lo mejor de esta labor”.

Su especialidad, sin embargo, es la ópera. Así se profesionalizó en México antes de comenzar a viajar con sus proyectos por todo el mundo.

Sin embargo y aunque los mexicanos destacaron al menos en este premio, hay muy pocas escuelas que enseñen a construir escenografías en México, esto se ha aprendido de boca en boca como un oficio similar a la carpintería.

“El mundo del teatro en México no se ha consolidado, como Broadway, a donde todos quieren ir. Es una cuestión de adaptación a ciertos espacios que nos va llevando hacia lugares que no imaginamos: eso abre la visión creativa y la técnica, tenemos escenógrafos que nos han dejado escuela, pero lo que hace especial a las escenografías en México es que hemos experimentado, hemos aprendido solos y no tenemos límites”.

Ahora, después de este reconocimiento, el artista busca involucrarse en proyectos que tengan que ver con la tecnología aplicada en las escenografías, manipularla a través de la voz, o de las sensaciones, conceptos que tengan que ver con innovar y hacer mucho más dinámica la escena. La innovación es, según dice, el toque que funciona a nivel internacional, sin olvidar que el minimalismo, lo esencial que funcione para los actores y a los cantantes de explotarse al máximo.

“Aunque ya era fuerte la presencia de México en esta clase de festivales, pero esta vez fue contundente, seis mexicanos con premios, ahora sí que arrasamos”
Rodrigo Cortés, diseñador de escenografía

 

JJ/I