El arte figurativo como lenguaje


“Nos han enseñado mal el realismo”, dijo el autor de las obras que se expondrán a partir de hoy por la noche en el Instituto Cultural Cabañas, una reunión de varias de sus más celebradas series. Para él su obra figurativa no es mejor ni peor que el arte conceptual o el arte abstracto, para él es una simple forma de comunicar sus ideas con el espectador de una manera directa. Hay tantas personas que reconocen fácilmente las influencias de Goya, de Velázquez, de Manet o, incluso de algunos exponentes del renacentismo que es más simple mostrarles un tema a través de ello. Están tan casados con esa clase de expresiones que se preguntan si eso es arte o no y van directo al mensaje.

“Mis procesos y mis ideas pueden ser las mismas que las de Gabriel Orozco, pero con diferentes resultados”, dijo el artista colombiano previo a la inauguración de la exposición Darío Ortiz: Pinturas y dibujos.

Bajo tres núcleos

La exposición está dividida en tres núcleos. El primero de ellos es, según dijo el propio artista, un acercamiento primerizo a su obra, a lo que se puede esperar de lo más reciente de su trabajo pictórico. El realismo, el uso de colores a través de la luz en el óleo y la mezcla de iconos o conceptos en un mismo cuadro.

Resalta al centro de la sala una pieza que habla sobre las teorías respecto al expresionismo abstracto y el arte pop como una medida de los servicios secretos estadounidenses en la década de los 40 y los 50 para desviar las críticas del arte en contra del capitalismo. En medio del cuadro Ortiz hace un autorretrato en el que se encarna con Jackson Pollock, está pintando una de sus famosas obras inclinado sobre el lienzo, con pincel en mano escurriendo pintura azul, a su izquierda en un corto vestido rojo su esposa y representante, Lee Krasner, y un hombre que también podría ser él mismo vestido de traje y sombrero como agente del servicio secreto. A su derecha está Ernesto El Ché Guevara vestido de militar mirando de frente. Detrás de ellos hay un paisaje de Velázquez similar a Las Meninas.

El segundo núcleo aborda algunos de los círculos del infierno que describió Dante, excepto que los cuerpos, y las caras del horror tienen expresiones más contemporáneas. Ésta es la parte de Ortiz que tiene menos que ver con la pintura y más con su papel en el dibujo, el trazo es sólido y algunos de los cuerpos esculpidos parecen volar o estar elevándose, quizá a la muerte.

El tercer núcleo es una selección de cuadros de la serie Retratos del cuerpo, su primera exposición en México y que, como una forma de protesta respecto al conflicto que representan las cirugías estéticas en su natal Colombia, buscó modelos que representaran el cuerpo real. “El cuerpo de ellas a las que les han dicho ‘no, usted no es la mujer para la que hemos hecho la ropa, el mundo’”, dijo el artista. Muchas de las mujeres que hay en estos lienzos esconden la cara o tienen en ella un gesto de tristeza, otras miran con sensualidad y reivindican el estándar de los cuerpos perfectos.

“Creía que el resultado era la obra, el resultado era lo más importante, pero poco a poco aprendí que lo importante es el contenido, el desarrollo de las ideas de lo que quieres decir siempre”
Darío Ortiz, pintor

Conócelo

Darío Ortiz: Pinturas y dibujos podrá visitarse a partir de mañana y permanecerá expuesta hasta el 15 de octubre en el Cabañas. El museo tiene un horario de martes a domingo de 10 a 18 horas. La entrada es de 20 a 70 pesos. Los martes es gratuita

Antes de pintar realismo, Ortiz incursionó un buen tiempo en el arte conceptual y en el performance. “Creía que el resultado era la obra, el resultado era lo más importante”, dijo al respecto, “pero poco a poco aprendí que lo importante es el contenido, el desarrollo de las ideas de lo que quieres decir siempre”.

El arte que es capaz de decir cosas que van más allá de lo verbal, decir lo indecible a donde el verbo no llega. Una parte del arte y contemporáneo y moderno lo volvió escueto porque el público no tenía tiempo, lo más fácil sería hacer un grafiti que diga: “odio al gobierno y ya”, pero a él le interesa algo más profundo

“A mí me enseñaron que los realistas eran los españoles con el rey, el realismo en la historia del arte me lo enseñaron con Gustave Flaubert, porque hacía una pintura social, es un término mal utilizado, forzamos los significados y quizás uno como artista lo que tiene que hacer es ser claro en sus propias definiciones, la gente me puede ver realista o hiperrealista, pero para mí es que soy figurativo y ya”, dijo.

JJ/I