Deporte y escuelas ‘patito’

Hace no mucho tiempo se hablaba en el ámbito de la educación superior sólo en dos términos, la educación publica vía la Universidad de Guadalajara (UdeG) y la privada, que no era más que la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), la Universidad del Valle de Atemajac (Univa), la Universidad Panamericana (UP), y a inicios de los 90 llegó a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. De hecho se menciona que su campus se inauguró de manera oficial en 1991.

Su aparición prácticamente fue en ese orden apenas en los últimos 50 años, excepto por la UAG, la cual se instauró en 1935, pero ninguna ha tenido escuela de Cultura Física y Deportes (CFD).

Para fines de los años 70 aparece la primera escuela formadora de especialistas en el área de educación física en Jalisco que fue la Escuela Normal de Educación Física, que después se convertiría en la Escuela Superior de Educación Física por parte de la Secretaría de Educación y en 1982 surge la Escuela Superior de Cultura Física y Deportes en la UdeG.

Durante casi tres décadas sólo hubo dos carreras afines (las antes mencionadas) en la ZMG, pero últimamente éstas se han reproducido casi diríamos como aquella vieja película de los Gremlins.

Parecería ser que desde inicios de este nuevo siglo se le ha dado un giro importante económicamente hablando a la formación de cuadros y especialistas en el área de la CFD, y subrayamos económicamente hablando porque no se ve el impacto social en lo general y laboral en lo particular que tenga éste, ya que se sigue contratando gente no especializada en los diversos ámbitos que le confieren; o sea nadie hace nada por ellos, menos los egresados que han llegado a puestos clave.

Generaciones van, vienen, salen, se reciclan y el estatus no cambia, no se modifica, incluso el área sigue manejándose como un resumidero laboral, donde lo que no se quiere se manda para allá.

Parecería ser que licenciaturas en CFD, academia, aulas y dinero van agarrados de la mano, o sea, la CFD sí deja dinero, pero no para todos; entonces posiblemente seguirán apareciendo escuelas patito en el área y lo pior, el posible menoscabo de esta noble y bella carrera profesional.

gustavonunom@terra.com.mx

JJ/I