#PartidosDenSuDinero

Como si la ley no la hubieran violado una y otra vez. Como si nunca hubieran recurrido a cuanto rescoldo legal ven disponible para hacer y deshacer a su antojo con la millonada que cada año entra a sus arcas.

Ahora, los partidos políticos intentan ampararse en la legalidad ante dos exigencias ciudadanas que surgieron a través del portal Change.org que los pone contra la pared.

La primera iniciativa fue planteada por el regiomontano Alfredo Aguirre; cobró fuerza y dio pie a la campaña #PartidosDenSuDinero. Demanda que el Instituto Nacional Electoral entregue los 6 mil 788 millones de pesos destinados a esos organismos políticos en el presupuesto del próximo año para apoyar a las víctimas y la reconstrucción de las viviendas en las zonas afectadas por el sismo.

El argumento no necesita más: “No es justo destinar tantos recursos de nuestros impuestos a los partidos políticos. Ahorita miles de mexicanos sufren ante esta enorme tragedia. Todos debemos apoyar”, indica la petición que ya reunió 1.5 millones de simpatizantes.

#FuerzaMéxico, #TodosSomosMéxico, #NoEstánSolosMexicanos, actores, intelectuales y activistas se han unido a este planteamiento.

Begoña Hernáiz, de la Ciudad de México, hace otra petición para canalizar los recursos de los partidos políticos a la reconstrucción de zonas afectadas y que cada instituto se haga cargo de una zona para su recuperación.

El reto suena bien: que quede muy clara su capacidad de coordinación y de integración de personas afines u opositoras, para la construcción del bien de todos. Que la ciudadanía pueda comprobar si existe o no capacidad para convocar, gestionar y gobernar. Entonces podrá decidir el voto sobre hechos concretos.

Al escribir estas líneas, Begoña ya casi reunía el millón de simpatizantes.

Pero ante este reclamo ciudadano los partidos intentaron apegarse a lo que dice la ley con el argumento grotesco de que desviar los recursos equivaldría a comprar dádivas como despensas, cobijas o cualquier otro artículo de consumo. ¿Quién está hablando de que le pongan sello partidista? Simplemente se necesita que suelten el dinero y ya.

Ciertamente la legislación vigente impediría a los partidos políticos donar directamente el dinero de las campañas; sin embargo, de acuerdo con consejeros del INE, podría encontrarse alguna ruta legal para acceder a la propuesta de la ciudadanía.

Marco Baños asegura que el INE no se opone, puesto que es una causa noble; Benito Nacif dice que ya están trabajando en una propuesta para que los partidos donen una parte de sus perrogativas con base en una ruta legal.

Si de porcentaje se trata, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, propone que sea 50 por ciento de las prerrogativas lo que se destine a la reconstrucción.

Si hay modo legal, ¿qué falta entonces?: la buena voluntad.

Falta que los partidos renuncien a los recursos, que el INE lo devuelva a Hacienda como remanentes, que ésta los canalice exclusivamente a resolver la tragedia de miles de damnificados en Ciudad de México, Morelos, Estado de México, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Guerrero.

Los dirigentes nacionales del PRI, Morena, PAN y PRD ya se pronunciaron a favor.

Andrés Manuel López Obrador dice que la contienda electoral pasa a segundo término; Ricardo Anaya Cortés pone la condición de que no haya lucro político; Enrique Ochoa Reza sugiere revisar la ruta legal.

A grandes problemas, grandes soluciones. Hay que hacer a un lado obstáculos legaloides, arrojar a los escombros la corrupción para que el dinero llegue adonde debe y, si no hay ruta legal, que se viole la ley y que valga, ahora sí, la impunidad.

mem@ntrguadalajara.com

JJ/I