Entre controversia llega Juan Villoro a sus 61 años

Vigente. Juan Villoro en la presentación a la prensa capitalina de La desobediencia de Marte, al lado de sus protagonistas Joaquín Cosío y José María de Tavira. (Foto: Notimex)

Los difíciles momentos que se viven tras el sismo de magnitud 7.1 en la escala Richter que ocasionó lamentables pérdidas en la Ciudad de México y los estados de Puebla, Morelos y de México, inspiraron al escritor y catedrático mexicano Juan Villoro, quien este 24 de septiembre cumple 61 años de edad, a escribir El puño en alto, texto en el cual expresa su sentir a través de la poesía.

“En un momento tan difícil como éste, en el que se nos escapan las palabras, yo no me considero poeta, simplemente tenía que escribir mi columna en el periódico en el que colaboro y salió una especie de letanía del dolor, pero también del aprecio a la solidaridad”, explicó Villoro en una entrevista.

“Eres del lugar donde recoges la basura. Donde dos rayos caen en el mismo sitio. Porque viste el primero, esperas el segundo. Y aquí sigues. Donde la tierra se abre y la gente se junta…”, inicia el poema que pronto se convirtió en tendencia en redes sociales.

Y continúa: “…Eres la víctima omitida. El edificio se cimbró y no viste pasar la vida ante tus ojos, como sucede en las películas. Te dolió una parte del cuerpo que no sabías que existía: La piel de la memoria, que no traía escenas de tu vida, sino del animal que oye crujir a la materia…”.

En su poema, Villoro no sólo hace referencia al sismo y sus devastadoras consecuencias, también rinde un homenaje a todas aquellas personas que mostraron su solidaridad ante la tragedia: “Los que levantaron el puño para escuchar si alguien vivía y oyeron un murmullo. Los que no dejan de escuchar”.

A ellos les escribió: “…Eres, si acaso, un pordiosero de la historia. El que recoge desperdicios después de la tragedia. El que acomoda ladrillos, junta piedras, encuentra un peine, dos zapatos que no hacen juego, una cartera con fotografías. El que ordena partes sueltas, trozos de trozos, restos, sólo restos. Lo que cabe en las manos…”.

Esa es la manera en que Juan Villoro se manifiesta ante la actual situación, con la sensibilidad que lo caracteriza y desde el lugar en el que siempre ha destacado: las letras. “¿Queda cupo para los héroes en septiembre?”, se cuestiona Villoro, quien nació el 24 de septiembre de 1956 en la Ciudad de México.

Sin embargo, muchas fueron las reacciones desfavorables en torno a poema, especialmente en redes sociales.

Prolífica carrera

Juan Villoro estudió Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Condujo el programa de Radio Educación El lado oscuro de la Luna de 1977 a 1981.

Fue agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental, dentro de la entonces República Democrática Alemana, de 1981 a 1984. Ha ejercido como director del suplemento La Jornada Semanal, de 1995 a 1998, además de impartir talleres de creación y cursos en instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Como redactor ha colaborado en las revistas Cambio, Gaceta del Fondo de Cultura Económica, Universidad de México, Crisis, La Orquesta, La Palabra y el Hombre, Nexos, Vuelta, Siempre!, Proceso y Pauta, de la cual fue jefe de redacción, así como en los periódicos y suplementos La Jornada, Uno más uno, Diorama de la Cultura, El Gallo Ilustrado, Sábado, entre otros.

De 1976 a 1977 fue becario de Bellas Artes en el área de narrativa y del Sistema Nacional de Creadores Artísticos de 1994 a 1996. Además de profesor en la Universidad Autónoma de Madrid, en Yale, Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y Princeton.

“Me gusta el contacto con los jóvenes. Me gusta enseñar. He dado clases en la UNAM, por supuesto; en Yale y en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Yale es una extraordinaria universidad donde hay mucha gente de izquierda. Lo que pasa es que todas las universidades de Estados Unidos se apartan mucho de la realidad. Creo que es uno de sus defectos. La UNAM, por ejemplo, es una universidad muy interesante porque se deja contaminar por la realidad”, señala en una entrevista publicada en cervantesvirtual.com.

En 1991 publicó su primera novela El disparo de Argón, pero su éxito como novelista llegó en 2004 con El testigo, libro con el que obtuvo el Premio Herralde, mientras que con La Alfombra Roja, el imperio del narcotráfico ganó el Premio Rey de España.

Su libro El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica apareció en la Lista de Honor 1993 del IBBY con sede en Suiza por el mejor libro para niños publicado en México. Ese mismo año publicó la traducción de su obra El disparo de Argón con la que  ingresó en la Bestenliste (lista de los 10 mejores libros publicados en Alemania).

Otros reconocimientos que ha obtenido son el Premio Xavier Villaurrutia 1999 por La casa pierde; Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán 2006 en la categoría de periodismo deportivo por Dios es redondo, y Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2012, Premio Crónica 2015 y Premio Excelencia en las Letras José Emilio Pacheco.

El escritor, narrador y periodista Juan Villoro es además maestro de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano y fue miembro del consejo rector del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo que anualmente entrega en Medellín.

En su faceta como dramaturgo destaca su obra de teatro Conferencia sobre la lluvia, la cual se ha presentado con gran éxito en la Ciudad de México, el Estado de México, Puebla, Nuevo León, Coahuila, Guanajuato, Guerrero, Tabasco, Veracruz, Chihuahua, Oaxaca, Yucatán y Zacatecas. Asimismo, en foros de Cuba, Panamá, Colombia, Argentina, Estados Unidos y Bolivia.

Su obra de teatro más reciente es La desobediencia de Marte, dirigida por Antonio Castro e interpretada por Joaquín Cosío y José María de Tavira en el Teatro Helénico de la Ciudad de México, y que tendrá dos funciones dentro del Ciclo Inaugural del Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara el 9 y 10 de noviembre.

FV/I