Sindicatos piden renuncia de Macron

INCONFORMES. Campesinos, policías antidisturbios y trabajadores de carnaval también han llevado a cabo protestas en las últimas semanas. (Foto: AP)

PARÍS. El líder de la ultraizquierda francesa, Jean-Luc Melenchon, reunió ayer en las calles a los votantes descontentos, quienes protestaron contra el plan del presidente Emmanuel Macron de reducir las protecciones a los trabajadores, en medio de un creciente descontento con su visión de una economía más cercana a los intereses empresariales.

Miles de personas se congregaron en la emblemática plaza de la Bastilla para comenzar una marcha por el este de París. Entre ellos había partidarios de Melenchon, defensores del ambiente, activistas anticapitalistas y otros ciudadanos frustrados con el nuevo y joven presidente de Francia. El partido France Desafiante, de Melenchon, dijo que transportó en autobús a los manifestantes de más de 150 ciudades francesas.

Un globo enorme encima de un camión llevaba la leyenda, "¡Macron, renuncia!"

La ira de los manifestantes se centra en los decretos laborales que Macron firmó el viernes. Con ellos redujo la influencia de los sindicatos franceses sobre las normas laborales y facilitó a las empresas el despido de trabajadores. Macron dijo que el cambio es necesario para que Francia pueda competir en la economía global. Los opositores alegan que el mandatario está desmantelando el estilo de vida francés.

Melenchon, quien busca posicionarse como la principal figura de la oposición francesa después de un fuerte cuarto puesto en las elecciones presidenciales de este año, quiere que se cancelen los decretos laborales.

Los manifestantes también están enojados por lo que Melenchon llama la manera "autoritaria" con la que Macron impuso las reformas. El presidente utilizó un procedimiento especial que permite al gobierno cambiar la legislación laboral por decreto, en lugar de pasar por un largo debate en el Parlamento para aprobar un proyecto de ley.

Durante la ceremonia de firma el viernes, Macron dijo que las primeras medidas laborales comenzarán a aplicarse la semana próxima y que todas serán implementadas a finales de año.

Una de las reformas más controvertidas limita las sanciones financieras otorgadas por los tribunales debido a despidos injustificados. Otra facilita la regulación a las empresas de cuándo y por qué pueden despedir a sus trabajadores.

Macron ha tenido que luchar con innumerables críticos en casa. Campesinos, policías antidisturbios y trabajadores de carnaval también han llevado a cabo protestas en las últimas semanas por los cambios en las políticas de trabajo bajo Macron, y los camioneros planean bloqueos de carreteras el lunes.

FV